Estudios demuestran que las mascotas fortalecen las habilidades sociales de un niño con autismo

La gente ama a sus perros, eso es obvio. En 2006, un estudio de Pew Research Center de más de 3.000 adultos encontró que cuando se les preguntaba acerca de sus relaciones cercanas, el 94 por ciento incluía a los perros, el 87 por ciento incluía a las madres, el 84 por ciento incluía a los gatos y el 74 por ciento incluía a los padres. Según el estudio, el 85 por ciento de los propietarios de perros consideran que sus mascotas son una parte de la familia.

Pero ahora, una científica del Centro de Investigación para la Interacción Humano-Animal (ReCHAI) de la Universidad de Missouri de la Facultad de Medicina Veterinaria en los EE.UU. trabajó con 70 familias que tenían niños con autismo para ver cómo la presencia de mascotas en sus vidas afectaba sus habilidades sociales.

Los niños con autismo desarrollan mejor sus habilidades sociales cuando se les permite vivir con una mascota, según ha revelado una reciente investigación y eso no significa hacer una inversión a menudo irreal por las enormes cifras que implican comprar y alimentar a una mascota.

Si un niño con autismo puede vincularse con un animal, y sí, en algunos casos aunque sea con bichos espeluznantes, puede tener un efecto significativo sobre cómo él se relaciona con el mundo que lo rodea.

De hecho, los animales también tienen un efecto probado en los niños con autismo, que a menudo luchan para relacionarse con otras personas. La Asociación Australiana de Perros de Guía incluso tiene su propio Programa de Perros de Ayuda para Chicos con Autismo.

Pero no todo el mundo puede permitirse el lujo de cuidar a un perro, así que ¿qué pasa con algo más pequeño y más adaptable a ciertas condiciones de vida de determinadas familia?

“Cuando comparé las habilidades sociales de los niños con autismo que vivían con perros con aquellos que no lo hacían, los niños con perros parecían tener mayores habilidades sociales”, dijo la investigadora Gretchen Carlisle, autora del estudio, en un comunicado de prensa. “Más significativamente, sin embargo, los datos revelan que los niños con cualquier tipo de mascota en el hogar reportaron tener más probabilidades de tener comportamientos tales como presentarse, pedir información o responder a las preguntas de otras personas. Este tipo de habilidades sociales suelen ser difíciles para los niños con autismo, pero este estudio demostró que la asertividad de los niños era mayor si vivían con una mascota “.

Carlisle describe a las mascotas como “lubricantes sociales” por ejemplo cuando se tiene una en el aula, los niños son más propensos a comprometerse unos con otros a su alrededor.

Basta con pensar en experiencias propias. Recordemos simplemente alguna situación en donde estuvimos parados sin conocer a nadie en medio de un evento y pudimos distraernos o sentirnos más tranquilos cuando un perro o un gato aparecieron rondando el lugar y lo seguimos con la mirada o inclusive nos acercamos para interactuar con él. Si alguien más que tampoco conoce a nadie también hace lo mismo ya puede comenzar a generarse un vínculo entre personas a partir de acercarse a una mascota que los rescató de la soledad.
“Cuando los niños con discapacidades sacan a sus perros de servicio en público, otros niños se detienen y participan”, dice Carlisle. “Los niños con autismo no siempre se involucran fácilmente con los demás, pero si hay una mascota en el hogar que el niño está y un visitante comienza a preguntar por la mascota, es más probable que el niño responda “.

Carlisle examinó a 70 familias que tenían por lo menos un niño con autismo entre las edades de ocho y 18, y que eran pacientes del Centro Thompson de la Universidad de Missouri para Trastornos del Autismo y Neurodesarrollo. Ella encontró que el 67 por ciento de ellos tenía perros, y cerca de 50 por ciento de ellos tenían gatos. Los tipos menos comunes incluían peces, conejos, ratones, ratas, reptiles, aves y animales de granja. Un niño (valiente) incluso tenía una araña.

En el Jornal de Autismo y Trastornos del Desarrollo, Carlisle publicó que los niños autistas que vivían con perros tenían mayor puntuación media en habilidades sociales (medido mediante una evaluación estandarizada llamada la escala de clasificación del sistema de mejora de habilidades sociales) que aquellos que no tenían vínculo con mascotas.

Las capacidades individuales evaluadas incluían habilidades de comunicación, de cooperación, asertividad, asumir responsabilidades, tener empatía por los demás, capacidad de autocontrol y de relacionarse con los demás. Carlisle encontró que aquellos con cualquier tipo de mascota tenían una posibilidad significativamente mayor de asertividad que aquellos que no tenían ninguna.

Los resultados también mostraron que sus habilidades sociales se hicieron más fuertes cuanto más tiempo su familia había poseído un perro, y aquellos que tuvieron un perro siendo más grande clasificaron su relación con ella como más débil que los chicos que consiguieron un perro cuando eran más jóvenes.

“Encontrar que los niños con autismo están más fuertemente ligado a perros más pequeños, y que los padres informan de los fuertes apegos entre sus hijos y otras mascotas, como conejos o gatos, sirve como prueba de que otros tipos de mascotas podrían beneficiar a los niños con autismo” dijo la investigadora en el comunicado de prensa.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo