Las 4 claves del buen amor, según el budismo

El budismo entiende el amor como compasión, como sentir con otro, y como un generador de alegría.

Las ideas sobre el amor cambian en las diferentes culturas y tambiénn varía mucho en función de la experiencia personal. Lo que uno recibió desde que nació tiene mucho que ver con aquello que entendemos por sentimiento amoroso.

La mirada del budismo sobre el amor es muy diferente a la versión de amor romántico que concibe el mundo moderno en Occidente. La visión budista del mundo como samsara, como un ciclo ilusorio de muerte y renacimiento, promueve que uno se mantenga desapegado, consciente de la impermanencia de todo fenómeno o estado de la mente y cuerpo. Pero esto no significa que para el budismo el amor no sea importante. Muy por el contrario.

El amor es entendido como compasión, esto es un-sentir-con, una forma de piedad que se extiende en la meditación y en los actos cotidianos para el beneficio de todos. Es más: según el maestro tibetano Thinley Norbu Rinpoche, el amor es dar energía a alguien más.

Podés leer: Chakras: qué son y sus verdaderas funciones en tu vida

El amor según el budismo

El budismo tiene una concepción del amor muy interesante y profunda. Según Thich Nhat Hanh, activista, autor y monje budista, describe al “verdadero amor” como aquel que “es capaz de generar alegría tanto para uno mismo como para la otra persona”.

Para el Budismo, si existe la bondad, el gozo, la compasión y la libertad, existe también el amor de verdad. Estas cualidades son innatas, dice, son innatas, están presente en todos los seres humanos, pero hay que practicarlas para desarrollarlas.

La energía positiva del amor

El amor que hace sufrir, para el budismo, no es amor verdadero. El amor debe hacernos sentir más felices y más seguros. El amor es una reverencia, una comunión. Y, aunque une y funde, también motiva al vuelo, a ser libres, a vivir gozosamente la vida sin miedos ni angustias.

El amor es una reverencia, una comunión. Y, aunque une y funde, también motiva al vuelo, a ser libres, a vivir gozosamente la vida sin miedos ni angustias

Según Thinley Norbu, “existen muchos método para incrementar la energía positiva, pero el más poderoso es crear amor y fe, los cuales surgen de la energía de sabiduría original. Si conectamos a través de la fe con la vasta y profunda continuidad de la mente, las cualidades internas, suaves y luminosas de la energía de sabiduría pueden florecer. La esencia del amor es la compasión de los seres sublimes que siempre dan energía”.

En el contexto budista se dice que la intención de amor “debe ser la misma que la de la fe: llevar a la iluminación, lo cual nos libera del sufrimiento del amor mundano superficial”.

qué es el amor para el budismo

Podés leer: Los cuatro elementos del amor verdadero según el budismo

Los 4 elementos del amor, según el budismo

1. La bondad

La bondad en el amor es la inclinación natural a hacer el bien ante todo. De acuerdo al Buda, la bondad es el elemento esencial del amor e implica compartir la alegría del corazón, la que a su vez nos provee con la capacidad de hacer feliz al otro.

Para ser bondadosos con nuestros seres queridos, el Buda recomienda observarlos de cerca pues allí radica nuestra capacidad para comprenderlos realmente. Observar al otro no es una acción física, con los ojos, sino una acción del alma y del corazón..

La comprensión de quién es el otro, que nace de estar atentos y presentes en todo momento (y receptivos a sus necesidades), nos lleva al amor de verdad.

Dice el Buda que no se puede amar a alguien si no se le comprende. Eso es bondad en el amor

2. La compasión 

No hay sufrimiento en el amor verdadero pero para no sufrir, y no hacer sufrir a la pareja, se debe entender la naturaleza del sufrimiento. La compasión nos ayuda a que la persona amada sufra menos.

Si la compasión hacia el otro – u otros – no nace fácilmente, el budismo propone la práctica de la meditación para desarrollar esta facultad al igual que un honesto deseo de cambiar y crecer para mantener una relación de pareja estable.

Para cultivar la compasión es necesario observar al otro, cultivar la conexión con el ser amado al estar presente y atento a sus necesidades

3. El gozo y la alegría

Si no hay alegría no hay amor de verdad. Esta alegría debe ser pura y profunda, de corazón, y no una actuación forzada o manipulación para no perder al otro. El amor verdadero, según el budismo, llena de gozo y alegría el corazón de ambos amantes – sin excepciones, sin excusas. Si esto no es así, el amor no es de verdad ni es sano.

Esto es algo sencillo. Si gozas y haces gozar, amas. Si sufres o haces sufrir, no.

Podés leer: Cómo es la meditación budista que ayudó a los chicos a transitar el encierro en Tailandia

4.Inclusión, ecuanimidad y libertad

Se debe amar de tal manera que el otro se sienta libre y esa libertad incluye un sentido de pertenencia a la pareja y estar a salvo con ella en todo momento. Esta libertad en el amor, dice el Buda, nace de la inclusión y la conexión, de entender que todos somos uno y esto mismo aplica a la pareja.

Si el vínculo es verdadero y fuerte, es a su vez flexible para dejar al otro ser y hacer

La libertad del amor no es dañina ni peligrosa, ya que acompaña a los otros elementos del amor: la bondad, la compasión y el gozo.

El amor de verdad también trasciende a la pareja. El amor verdadero nos hace amar a todo y todos lo que nos rodean. El amor verdadero se multiplica.

Podés leer: 10 beneficios del Palo Santo, la “madera sagrada”

Te puede interesar:

 

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!