Los Reyes Magos: qué hacer antes las primeras preguntas

La llegada de los Reyes Magos es un acontecimiento esperado por toda la familia. Los padres, junto con sus pequeños hijos, preparan a la noche el pastito, agua y comida para los camellos, en los cuales vendrán los tres Reyes Magos y a la mañana siguiente, los chicos se encontrarán con los regalos que les dejaron.

Pero, qué sucede cuando los chicos preguntan, ¿los Reyes, son los padres? Cuando el niño pregunta, es importante responder siempre desde la verdad y no dar respuestas evasivas, o con términos que el pequeño todavía no puede entender. Es importante saber que lo que no se debe hacer es mentir para que el niño continúe sosteniendo la ilusión. Ya que cuando los chicos preguntan, es porque vieron o se dieron cuenta de algo.

Paso a paso

El desarrollo evolutivo del niño nos muestra que hasta los 5 años existe el predomino del pensamiento mágico y de las fantasías, donde convive y juega con los “personajes” del momento y donde también están Papá Noel y los Reyes Magos.

A los 6 años, con el inicio de la escolaridad y la interacción con otros chicos, va a generar el cuestionamiento y la pregunta sobre la existencia o no de los Reyes Magos. Este es un buen momento para poder charlar sobre lo que el niño ya sabe o sospecha y busca confirmar.

Entre los 7 y 8 años se inicia el pensamiento abstracto. Por lo tanto, el chico dispone de mayores recursos para poder afrontar y procesar la idea de que los reyes magos son los padres.

No es frecuente que los preadolescentes sigan con la creencia. Si así fuera, los padres no deberían reforzarle dicho pensamiento ingenuo, para evitar las burlas de sus compañeros y amigos.

Lo más común es que muchos chicos puedan ponerse mal cuando se enteran que los Reyes Magos son los padres. Pero por lo general, el malestar aparece por la renuncia a la fantasía y a la historia sobre estos personajes.

 

Fuente: Lic. Santiago Gómez, director de Decidir Vivir Mejor y del Centro de Psicología Cognitiva.

 

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo