Método Marie Kondo para ordenar la vida y los vínculos

Alejandro Schujman y Laura Escobar, discípula de la experta japonesa, dan las claves para llevar el orden al mundo interior. Conocé de qué se trata.
apego y crianza

Delicias de la vida cotidiana

—¡Mírame a los ojos ¡dejá ese teléfono de una vez! ¿Mañana quién se ocupa de llevar a los chicos a inglés? Yo quedé en tomar un café con Nati, hace un año que no la veo, mi mejor amiga, y lo único que pido es que una sola tarde la dediques a tus hijos.

— ¿Y ahora me avisás? ¿En serio querés que cambie agenda de trabajo la noche anterior?.

—¡Te avisé antes! Pero no me escuchás, como siempre. Laburo a la par tuya, vos tenés todas las semanas el encuentro de los jueves con tus amigos. ¿Y yo?.

—Calmate, esperá ¡calmate! ¡Chicos ustedes arriba! Sabés que no me gusta discutir delante de ellos. ¿Vos te pensás que sos la única que está pasada de rosca? ¡Yo no doy más! Tres millones de quilombos tengo encima, un día te van a llamar y te van a decir que tuve un ACV.

pelea discusion

Podés leer: Conflictos familiares: por qué se producen los alejamientos

Suena el teléfono, atiende el padre y baja el tono abruptamente.

—Mamá ahora es imposible hablar, no puedo, estamos cenando. Te digo que no puedo hablar, te llamo más tarde. No me pasa nada, estoy bien, estoy bien.

Se oyen ruidos de Whatsapp y tele prendida de fondo, ladra el perro.

—Chicos, a la pieza ustedes y de paso ordenen todo que es un quilombo. ¡Maca, la compu al baño no! ¡Juani, el equipo de gimnasia mojado en el sillón!.

Una vocecita de niña interrumpe la discusión.

—¡Ma, la carpeta de historia la había dejado arriba de tu cama y no está más!

—¡Mamá -interrumpe un niño- ¡Maca no tiro la cadena del baño!

—No puedo más, no puedo más —solloza la madre.

Y sigue la escena, pequeñas delicias de la vida cotidiana… Reconstrucción del relato de una mujer de 35 años muy estresada. Cualquier parecido con la realidad no es pura coincidencia.

familia peleas

También podés leer: Peleas de pareja: consejos para tener una discusión saludable y no una guerra

Vivimos una vida desordenada

Así vivimos, así transcurren nuestros días. Y nosotros, los protagonistas, no la pasamos nada bien. Lunes pedimos viernes, marzo pedimos diciembre. Después nos sorprende que el tiempo vuele, que la vida se diluya sin que podamos percibir que y como sucedió.

“El tiempo, el implacable, el que pasó” dice la canción, y vemos como espectadores la película de nuestras propias vidas. Como si no fuéramos dueños de ellas.

Estamos repletos de mandatos y creencias que nos condicionan en el día a día, que nos sumergen en una sensación de displacer y lejanía respecto a la felicidad.

No estamos con nosotros lo que precisamos, vivimos la vida desordenada, apresuradamente, pero al mismo tiempo destinamos tiempo valioso a cuestiones que, en apariencia urgentes, taponan lo esencial. Vivimos como si alguien cruel y avaro administrara nuestro tiempo. Y no tenemos, calma, orden, tiempo para estar tranquilos y en eje.

Nuestro tiempo pasa más en reuniones de consorcio interminables con vecinos que no quisiéramos ver que con los amigos más queridos. Discusiones de pareja con los hijos como espectadores. Las pantallas como testigos de la cena familiar. El propio cuerpo esperando un momento para la vida saludable atrás de tantas obligaciones y pendientes.

La lista de lo por hacer es mucho más extensa de lo que podemos manejar. El boletín de calificaciones y el orden de la pieza son temas de tapa en los vínculos con los hijos.

dejar de gritar a los hijos

También te puede interesar: Por qué deberías dejar de gritarle a tus hijos

Todo patas arriba, todo al revés, la vida como un cambalache que miramos, una vez más lo digo, como si fuera de otro.

“A guardar a guardar cada cosa en su lugar”

La japonesa Marie Kondo escribe en el 2011 su best seller “La magia del Orden”, método, filosofía que nos brinda la posibilidad de re-ordenar no sólo nuestros objetos, sino también nuestro mundo interior.

Tuve un encuentro fortuito con una discípulo de la creadora del método y nos hemos embarcado en un lindísimo proyecto de combinar herramientas de la psicología con las de la magia del orden. “El adentro es espejo del afuera” es la frase de cabecera de nuestro “espectáculo”.

Laura Escobar, creadora de Ordenizarte nos cuenta: “la propuesta del método KonMari es ordenar definitivamente el exterior, quedándonos solamente con aquellas cosas que nos dan felicidad, para de esta forma comenzar a ordenarnos en nuestro interior. El desorden nos distrae de lo importante, lo esencial, y al eliminarlo por completo, no nos queda más opción que mirar hacia adentro, a nosotros mismos y a las relaciones con los otros.

metodo marie kondo

Podés leer: Método Konmari: mucho más que ordenar tu casa

“El método propone mantener solamente aquellos objetos que nos dan felicidad y que se ajusten al estilo de vida que queremos tener hoy, sin el resguardo de tener acumuladas montañas de cosas por las dudas. Estudios realizados en Estados Unidos comprueban que sus habitantes desperdician un promedio de 55 minutos por día en la búsqueda de “objetos perdidos”, al año son cerca de 14 días invertidos en esto. Todo ese tiempo malgastado es el que luego nos falta en otras áreas de nuestra vida.”

Los monitores son grandes distractores, y grandes consumidores de tiempo. Leí un estudio que decía que en una vida promedio podemos pasar 10 años mirando pantallas. Es mucho, sin duda es mucho. En este mismo instante, para poder enfocar en esta nota que escribo tengo el celular en modo avión y todos las aplicaciones cerradas porque no podría enfocar en lo que escribo si tuviera distintas notificaciones que me invaden.

Prosigue Laura: “Si no es ahora, ¿cuándo? Me encanta está frase, porque por un lado nos motiva, pero por otro, nos hace pensar en todas las excusas que nos ponemos para no avanzar. Cuando me mude, cuando cambie de trabajo, cuando los chicos vayan al colegio, cuando terminen el colegio, cuando, cuando… Y ese día nunca llega”.

Es que cuando todo es importante, nada lo es. El tiempo son decisiones, podemos invertir en lo que queremos o en lo que sentimos que podemos.

como ordenar la casa

Leé también: 7 consejos para ordenar tu casa y tu vida, según Marie Kondo

Podemos echar culpas aquí y allá, podemos seguir caminando por esta vida pensando que algún día. Ponemos excusas poco creativas para justificar nuestros desatinos: “Vos viste como es …” “El tiempo no alcanza”, “Ya voy a tener momentos para mí, ahora me tengo que ocupar de trabajar y de los chicos”. Y el tiempo pasa y los vínculos son empobrecidos y las elecciones que tomamos no son las que queremos:

  • ¿Vemos a la gente más querida todo lo que nos gustaría?
  • ¿Compartimos con ellos momentos libres de preocupaciones y tareas?
  • ¿Dedicamos tiempo a nosotros mismos haciendo actividades que nos dan placer más allá de las obligaciones?

Estamos tomados por nuestro caos:

  • Temores.
  • Viejos fracasos.
  • Mandatos y pesadillas diurnas.
  • Enjambre de preocupaciones.
  • Sufrimos nosotros y nuestro entorno.

Las ideas, como los objetos, se acumulan en nuestras mentes y nos confunden, nos acorralan. Podemos hacer distinto, podemos hacer algo diferente.

Oscar Wilde decía “este no es el ensayo, esta es la obra”. Y de eso se trata.

Parar, hacer, anular el “cuando…” , respirar hondo, y tomar decisiones saludables, hacer un uso de nuestra libertad más acorde a nuestro deseo. Propongo, sugiero, pido que cada uno intente ordenar de manera diferente las piezas de nuestra vida para que algo nuevo suceda y entonces:

  • Pongamos en palabras las cosas que queremos que sean distintas.
  • Formulemos aquellas acciones que podemos realizar que dependen exclusivamente de nosotros y no de factores externos.
  • Llevemoslas a la práctica.

Como por arte de magia, pero no es magia sino causalidad, se los puedo asegurar, las cosas en nuestra vida comenzarán a ser diferentes.

Leé más: Meditación mindfulness: el arte de recuperar la calma

Laura Escobar nos invita a “ordenar y organizar nuestros espacios, para poder hacer lugar a lo verdaderamente importante que queda tapado tras la montaña del desorden que nos distrae”. Pienso, digo, hago, ordeno. Mis vínculos, mi casa, mi cuerpo.. luego existo. Difícil pero no imposible.

Los invito entonces a que intenten, solo intenten, desde el cuero, desde el cuore. ¡Suerte en la tarea!

  • Alejandro Schujman es psicólogo especializado en familias. Autor de Generación Ni-Ni, Es no porque yo lo digo y Herramientas para padres. El 9/6 presenta junto a Laura Escobar “Ordenando vínculos” en el Teatro Picadero.

frases de jorge bucay sobre la vida

Podés leer: 3 consejos para ordenar tu cerebro y ser más eficiente

Seguí leyendo:

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!