Soledad y solitud: dos formas diferentes de estar solo

No hay amor suficiente en este mundo para llenar el vacío de una persona que no se ama a sí misma.
estar solo

Hay una palabra en desuso en el diccionario de la RAE pero muy vigente en el lenguaje cotidiano de otros países. Esa palabra, que nos hace pensar en estar solo, es la palabra solitud, y la RAE la define como “carencia de compañía o lugar desierto”. Trataremos de dedicarle unas palabras a una connotación… más positiva.

Solitud

Analicemos esta frase juntos y pensemos:

“No hay amor suficiente en este mundo para llenar el vacío de una persona que no se ama a sí misma”

Parece que la soledad se percibe como la falta de algo; como lo que plantean esas personas que dicen que están buscando su media naranja. Pero si ya somos seres completos, en todo caso, si encontramos un alma gemela, seremos dos seres completos que se aman. Por eso no es bueno, ni justo ni sano, echar sobre los hombros de otras personas la responsabilidad de nuestra felicidad.

como vivir la soledad

Podés leer: No te aísles: la soledad enferma y es tan mortal como un ACV

Si recordamos nuestra infancia, seguramente la mayoría nos veremos pasando horas y horas jugando mientras nuestros padres trabajaban, la mayor parte del tiempo pasando esas horas solos con nuestros juegos e imaginación.

La solitud es otra cosa. La solitud engancha. La solitud es una agradable sensación de estar a gusto con uno mismo

Al concepto de solitud no le falta esa carencia implícita en la soledad. No es estar solo como algo negativo, más bien todo lo contrario. Hay formas y formas de estar solo, porque sustituir la compañía de una persona por el ruido de la televisión mientras miramos la otra pantalla, la pequeñita del móvil o buscando entreteniemiento en forma de notificaciones, mensajes o pequeñas dosis de nicotina tecnológica, eso no es estar solo.

Podés leer: La felicidad de todos los días: sobre la voluntad de ver positivamente las cosas

El que evita la soledad y necesita estímulos para que no aburrirse, hace pensar en alguine que no quiere levantar la frente para mirarse a los ojos. Quizás la soledad se considere algo negativo porque ayuda a conocernos, pero a veces no nos gusta lo que vemos.

La soledad es un maestro y el esfuerzo continuo de evitarla simplemente nos aleja de lo que somos

Hemos leído por ahí un comentario que decía que hay personas que circulan por la senda de la vida montados en una bicicleta para dos. Están siempre esperando a esa media naranja que pedalee con ellos.

No creemos que la felicidad sea un cubo que haya que llenar, como no tampoco que la soledad sea algo que haya que evitar. Por eso es linda la palabra solitud,  interpretándola como forma de estar solo, sin que falte nada.

Podés leer también: