Somos más grandes que la muerte: la última lección de Randy Pausch

Un ingeniero compartió una charla magistral un mes antes de morir. El video, que compartimos, es un canto a la vida, al optimismo, al agradecimiento, que cambiará para siempre tu manera de ver las cosas. Date diez minutos y revisá muchas cosas.

Todos convivimos con el dolor. Lamentablemente, hay dolores inevitables, situaciones dolorosas imposibles de modificar. Sólo si entendemos el dolor como un camino a atravesar podremos encontrarle un sentido. Randy Pausch, un ingeniero estadounidense, compartió lo que sintió y lo que decidió a partir de recibir un diagnóstico terminal. Su testimonio es un canto a la vida.

Dice Randy que un sufrimiento extremo, como saber que un diagnostico nos aleja de la vida para acercarnos a la muerte, no puede ser una lección inútil: deberíamos saber interpretarla como una lección ante el destino que nos toca vivir.

El dolor hay que afrontarlo, sentirlo y recorrerlo. Esquivarlo no sirve, no funciona, no se puede. Y elegir recorrer lo que sigue desde la victimización sólo nos priva de disfrutar lo que sigue

El dolor nos obliga a buscar lo esencial de nosotros mismos. Tal vez el dolor sea una oportunidad para no distraernos del verdadero sentido de la vida. Aceptar una situación terrible como la muerte puede hacer que nos sintamos más grandes incluso que el propio dolor, transformando nuestra manera de interpretarlo y de pensar en él.

Tenemos que dar forma a nuestro dolor, dialogar con él. Somos más grandes que nuestras enfermedades, conflictos o afecciones

Así, cuando nos responsabilizamos ante el dolor y tomamos las riendas, nuestra actitud puede cambiar la dimensión de las cosas hasta convertirlas en tan solo un camino a recorrer.

Decía el escritor Carlos Fuentes que la muerte espera al más valiente y al más rico, al más cobarde y al más pobre y los iguala no ante la conciencia de morir, sino en la ignorancia de la muerte. Sabemos que vendrá, pero no sabemos lo que es. Cambiemos nuestros conceptos, no huyamos de la muerte ni de la enfermedad, no esquivemos… Entreguémonos con humildad y al “sana sana” de los que nos quieren, al abrazo reparador, al amigo que abraza… Hay que seguir y está en cada uno elegir cómo se sigue caminando.

 

 

Te puede interesar:

 

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!