20 razones para bajar de peso más allá de la estética

La obesidad y el sobrepeso no sólo una incomodidad frente al espejo. Existen muchas enfermedades asociadas al exceso de peso. Tomá conciencia y viví mejor.

Muchas veces, al pensar en la obesidad o en el sobrepeso, caemos en el típico error de pensa sólo en una cuestión estética: vivimos una cultura que asocia el sobrepeso al estar feo, al no gustar, al sentirse mal frente al espejo. Pero el verdadero problema tiene que ver con algo más importante: la salud. Una flamante investigación realizada por la Sociedad Argentina de Nutrición da cuenta de las graves complicaciones que pueden tener estos trastornos en la alimentación para nuestra salud.

La Sociedad Argentina de Nutrición elaboró un informe en el que detalla 20 razones por las cuales es importante bajar de peso. En la investigación se destacan las enfermedades ligadas al sobrepeso y la obesidad, que muchas veces no son tenidas en cuenta.

También puede interesarte: La obesidad y el sobrepeso provocan 12 tipos de cáncer

Es importante destacar que la obesidad no es un problema estético: es una enfermedad que impacta a casi todos los sistemas del organismo y debe ser tratada para que no afecte en la calidad de vida, generando daños mucho mayores. El desarrollo de muchas de estas enfermedades están ligadas al aumento en el riesgo de mortalidad.

Desde hace varios años que los índices de sobrepeso y obesidad en la Argentina vienen aumentando, tanto en los adultos como en los niños y la población más joven. En nuestro país, según la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo realizada en el 2013, 6 de cada 10 adultos tiene algún grado de sobrepeso.

El 60% de la población tiene sobrepeso en Argentina

Nuestro país tiene, además, la segunda tasa más alta de sobrepeso en menores de 5 años de América Latina y el Caribe, con un 9,9% según el Panorama de Seguridad Alimentaria y Nutricional elaborado por la Organización Panamericana de la Salud, en conjunto con la Organización Mundial de la Salud y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

Podés leer: Estrés y sobrepeso: cuál es la relación y qué podemos hacer

Mónica Katz, médica especialista en obesidad y miembro titular de la Sociedad Argentina de Nutrición, subraya que “debemos tener en cuenta que la obesidad es una enfermedad en sí misma y ello conlleva dejar de lado la culpabilidad de las personas que la padecen, ya que no es un problema de falta de voluntad, sino que es una patología ligada al estilo de vida. Su tratamiento es complejo, ya que vivimos en un ambiente obesogénico que favorece el sobrepeso”.

Por otro lado, Ana María Cappelletti, directora de posgrado en obesidad de la Universidad de Favaloro y miembro de la Seguridad Alimentaria y Nutricional, destacó que “mantener un peso saludable contribuye a prevenir el desarrollo de múltiples enfermedades. Sabemos que no es fácil, pero es importante empezar a tomar medidas para cuidar la salud”, ya que “la obesidad no es simplemente un exceso de peso corporal. Es una enfermedad inflamatoria caracterizada por aumento de grasa corporal (tejido adiposo). Las enfermedades asociadas a la obesidad están causadas, precisamente, por este órgano adiposo patológico”, agregó la especialista.

20 razones para bajar de peso

Es por este motivo que diferentes especialistas en el área elaboraron un listado de 20 consecuencias que pueden desatar el sobrepeso y la obesidad.

Algunas de las consecuencias más populares son la diabetes tipo 2, hipertensión, ACV, problemas respiratorios y artrosis, entre otros. “Si bien el riesgo de diabetes tipo 2, trastornos en los lípidos, enfermedades pulmonares e hipertensión arterial resulta altamente incrementado en la obesidad, las otras asociaciones deben ser conocidas y consideradas”, explicó Mónica Katz.

Leé más acerca de la Obesidad mórbida: quiénes pueden operarse y qué técnicas son las más utilizadas

Por su parte, Cappelletti señala que el objetivo del informe es “contribuir a la toma de conciencia respecto de la obesidad, ya que es mucho más que un tema estético, es una enfermedad compleja que merece ser atendida”.

A continuación, las 20 razones por las que es recomendable bajar de peso y evitar la obesidad y el sobrepeso:

Resistencia a la insulina

El aumento de grasa corporal que caracteriza a la obesidad, invade los músculos, el hígado y el páncreas. De esta forma, se agota la capacidad de producir insulina. Es por este motivo que la obesidad es considerada el camino hacia la diabetes.

Diabetes tipo 2

Es la forma más común de diabetes. La característica de esta enfermedad es que la glucosa, azúcar, en sangre es elevada. Esto recibe el nombre de hiperglucemia y genera graves complicaciones que pueden evitarse con el tratamiento correcto.

Dislipemias

La dislipemia es una alteración en los niveles de lípidos, es decir grasas, en la sangre. Los triglicéridos son altos, baja el colesterol bueno y sube el malo.

Todas estas alteraciones se producen a partir del aumento de grasa intraabdominal que se evalúa por la circunferencia de la cintura a nivel del ombligo.

En la mujer si es mayor a 88 cm el riesgo de enfermedad cardiovascular es muy aumentado.

En los hombres, el riesgo existe si supera los 102 cm.

Hipertensión arterial

Junto a la diabetes de tipo 2 y a las dislipemias, la hipertensión arterial es us una de las asociaciones más frecuentes a la obesidad. Recordemos que hipertensión arterial se refiere a presión arterial elevada, es decir mayor a 130/80 mmHg según las guías más recientes.

Enfermedad coronaria – infarto de miocardio

Esta enfermedad consiste en la afectación de las células del corazón (miocardio) debido a la obstrucción de una de las arterias que lo nutren con sangre. Esta obstrucción y el proceso de taponamiento paulatino de las arterias en gran medida son una consecuencia de la obesidad, las alteraciones en los lípidos y la hipertensión arterial.

Accidente Cerebrovascular o ACV

Como resultado de un proceso de alteraciones producidas por la obesidad, es que se genera una reducción o interrupción del suministro de sangre a una parte del cerebro, lo que impide que el tejido cerebral reciba oxígeno y nutrientes. Esto produce daño en las neuronas y en muchos casos, cuando no es letal, problemas irreversibles de todo tipo.

Alzheimer y Parkinson

La evidencia muestra que el deterioro cognitivo –principalmente el deterioro de la memoria- y las enfermedades cerebrales en general, se relacionan con la inflamación que causa la obesidad a nivel de las neuronas.

Leé más: Hallazgo: un problema de salud muy frecuente puede provocar Alzheimer

Depresión y baja autoestima

La baja autoestima que presentan muchas personas con obesidad puede conducir a un estado depresivo. La depresión es también una enfermedad grave, que durante mucho tiempo no se la ha considerado como tal, y ha generado así millones de víctimas en todo el mundo.

Algunos medicamentos que se usan para tratar la depresión pueden producir un aumento de peso aún mayor, por lo que se vuelve un cuadro difícil y por eso es indispensable pedir ayuda.

Ansiedad

Los trastornos de ansiedad y el estrés alteran las vías de regulación de la conducta alimentaria, por lo que resultan, en realidad, causa y consecuencia del aumento de peso.

Problemas psico-sociales

La propia creencia de que la obesidad es culpa de quien la padece y el estigma social de la obesidad parten del desconocimiento de los múltiples determinantes de esta enfermedad.

Tambíén podés leer: La mejor medicina contra el cáncer podría ser el ejercicio físico

Existe una fuerte discriminación hacia las personas con exceso de peso. La peor consecuencia de esta falsa creencia es la búsqueda de tratamientos mágicos o dietas extremas que conducen a más obesidad, ya que la única forma de erradicar el problema es con cambios de hábitos alimenticios y con ayuda psicológica.

Problemas sexuales

Tanto hombres como mujeres pueden verse afectados por problemas sexuales de tipo orgánicos o psicológicos. La obesidad juega un rol importante en la mayoría de estos problemas y está relacionado con la falta de autoestima en uno mismo.

Trastornos de la conducta alimentaria

Ligado a la obesidad hay ligados otros trastornos alimentarios, como es el caso del llamado ¨trastorno por atracones¨ que consiste en atracones de mucha cantidad comida en muy poco tiempo. Este trastorno es menos frecuente en hombres ya que es padecido en 1 cada 2 o 3 mujeres.

Enfermedades pulmonares, trastornos del sueño y apnea obstructiva del sueño

Aunque no siempre están diagnosticados, casi un 80 % de las personas obesas padece algún trastorno del sueño. La obstrucción parcial o completa de la vía aérea durante el sueño se manifiesta con el ronquido y la interrupción de la respiración. Se asocia a trastornos neurocognitivos y en casos extremos provoca somnolencia diurna.

Cansancio y fatiga

La obesidad limita considerablemente las actividades cotidianas y con ello la calidad de vida de las personas que la padecen. Cuanto mayor es la obesidad, mayor es la limitación y peor es la calidad de vida de dicha persona.

cirugía para adelgazar

Leé más: La vida activa fortalece los hábitos saludables

Problemas articulares como artrosis, artritis, gota, entre otros

El peso que soportan las articulaciones de nuestro cuerpo no es infinito. Si se lo sobrecarga, puede causar daños muy severos. Los principales sitios son rodillas, tobillos, caderas y columna lumbar. Además, existe asociación entre las enfermedades reumáticas y la obesidad, ya que ambas son enfermedades inflamatorias, y el aumento del ácido úrico no solo daña las articulaciones sino también el riñón.

Enfermedades del hígado entre las que se encuentran hígado graso, hepatitis no alcohólica y cirrosis

El hígado es uno de los órganos que primero se ve afectado por la alteración del metabolismo de la grasa abdominal asociada a la obesidad. El hígado graso puede evolucionar hasta la cirrosis y el cáncer hepático.

Cálculos de vesícula

Los cálculos en la vesícula suelen ser más frecuentes en mujeres obesas luego de la menopausia, pero también pueden ser consecuencia del adelgazamientos rápido o muy pronunciado tanto en hombres como en mujeres.

Cáncer

Diversos tipos de cáncer están asociados a la obesidad, entre ellos cáncer de colon, útero, mama, riñón, ovarios, páncreas, próstata, esófago, hígado y algunos tipos de linfoma.
Una forma de prevenirlo es mantener un peso adecuado, acorde a nuestro físico, y una alimentación saludable, acorde a nuestras necesidades energéticas, que combine todos los tipos de comidas, sobre todo frutas y verduras, dejando de lado el exceso de procesados.

También puede interesarte: Qué es una dieta alcalina: buen peso y…¿Mejor salud?

Várices – flebitis

Estas afecciones comparten con la obesidad su carácter inflamatorio además del componente mecánico que implica el exceso de peso.

Problemas ginecológicos

La obesidad conlleva a trastornos menstruales o infertilidad. Esto se produce ya que el aumento de grasa corporal en las mujeres afecta los ciclos hormonales y disminuye las posibilidades de fertilización.

También puede producir complicaciones en el embarazo, tanto para la madre como para el bebé. Los hijos de padres obesos tienen alta probabilidad de padecer obesidad.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!