7 millones de argentinos aún se encuentran en riesgo de contraer Chagas

Esta semana se celebra el Día Internacional de Lucha contra el Chagas, fecha que convoca a profesionales y sociedades médicas, y a la población en general, a reflexionar sobre la importancia de tomar conciencia y promover la intervención de políticas públicas que permitan mejorar la calidad de vida de las 8 millones de personas que aún se encuentran afectadas por esta enfermedad en toda Latinoamérica. Esta cifra es aún más contundente si se piensa en los 100 millones de habitantes en riesgo de padecerla por las condiciones de vivienda, y 2 millones que padecen enfermedad cardíaca por Chagas.

En nuestro país, 7 millones de habitantes están en riesgo de contraerla, mientras que entre 1.600.000 y 2.500.000 se encuentran infectados, y 350.000 pacientes presentan cardiopatía por Chagas.

Es importante recordar que el Chagas es la tercera enfermedad parasitaria que causa miocardiopatía en Latinoamérica, detrás de la malaria y la esquistosomiasis; siendo el corazón, el cerebro, el aparato digestivo y el músculo los principales órganos afectados por el parásito

Cómo se contagia el Chagas

La transmisión del Chagas por la vinchuca predomina en las zonas rurales o selváticas. En zonas urbanas, la principal forma de transmisión es por vía vertical: de madre con Chagas a hijo (a partir del cuarto mes de embarazo) en el 4,5% de los casos; por vía transfusional (en la actualidad muy improbable ya que todos los bancos de sangre realizan los controles correspondientes) en un 1,5% de los casos; por trasplante de órganos de paciente con Chagas a uno sin la enfermedad; y por accidentes de laboratorio (cuando un profesional trabaja con cultivos del parásito).

La desigualdad en salud, una cara de la pobreza que la mayoría desconoce

Otra forma de contagio puede ser la digestiva, generalmente cuando en zonas rurales se consumen animales silvestres con el parásito, al estar crudos o con cocción deficiente el mismo parásito continúa vivo e ingresa al cuerpo humano y se disemina por el organismo.

La infección es causada por un parásito, el Tripanosoma cruzii, y generalmente no da síntomas. Se transmite por diferentes vías: la picadura de la vinchuca infectada con los parásitos, por transfusión de sangre contaminada o por la transmisión de madre a hijo durante el embarazo (transmisión congénita)

Cómo se diagnostica el Chagas

La enfermedad se diagnostica con un simple análisis de sangre. Se realizan dos determinaciones serológicas. Si las dos dan positivas, el paciente tiene enfermedad de Chagas; si una es positiva y otra negativa, el análisis es dudoso y se realiza una nueva determinación serológica (la tercera) que define la presencia o no de la enfermedad. En cambio, si las dos determinaciones son negativas el paciente no la presenta.

A todo niño de madre con Chagas se le efectúa al nacer estudios de sangre para detectar la presencia del parásito. Si no está presente, no se toma ninguna actitud, solo controles periódicos del niño. Si nace con el parásito en sangre, se inicia un tratamiento con una droga que lo elimina de la sangre (la cura se observa en el 90% de los casos).

Síntomas del Chagas

En relación a los síntomas de la enfermedad, en caso de afección cardíaca se puede presentar palpitaciones, mareos, desmayos, síncope (pérdida de conocimiento de origen cardíaco), fatiga, hinchazón de pies (por acumulación de líquido en pulmones y piernas).

En presencia de una afección digestiva, puede manifestarse dificultad para deglutir, regurgitación de la comida, constipación mayor a 10 días.

En caso de afectación de cerebro, se presenta Meningitis o encefalitis (puede tener fiebre, convulsiones, falta de fuerzas en un brazo y la misma pierna – lado derecho o izquierdo).

Cómo prevenir el Chagas

Para prevenir la enfermedad es necesario cumplir con un trípode fundamental: vivienda digna, educación sanitaria y fumigación periódica con control epidemiológico.

}Esto implica, entre algunas acciones: reemplazar los ranchos de paja por casas de material, mantener la limpieza constante de las viviendas, evitar dormir con animales domésticos adentro, remover los gallineros o corrales por lo menos a 12 metros de la casa, cambiar el techo de paja 1 vez al año.

Chagas en la infancia

En la Argentina, más de 1.300 niños nacen con la infección que causa la enfermedad de Chagas, pero sólo el 50% son diagnosticados porque no les realizan los testeos a tiempo y se pierden oportunidades para la cura, según informan desde el Servicio de Parasitología y Enfermedad de Chagas del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, que es un centro colaborador de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud en este y otros temas.

De acuerdo con la ley 26.281 de Prevención y Control de Chagas que rige en la Argentina desde 2007, la prueba para diagnosticar Chagas debe practicarse de manera obligatoria en toda mujer embarazada, en los recién nacidos, en hijos de madres infectadas, hasta el primer año de vida y en el resto de los hijos, menores de 14 años de las mismas madres y, en general, en niños y niñas al cumplir los 6 y 12 años de edad. Forma parte del derecho a la salud para que esas personas puedan acceder a la información y al tratamiento oportuno. Sin embargo, la norma no se cumple, se llega tarde al diagnóstico y muchas veces es tarde para atacar la enfermedad.

Al acceder al diagnóstico de la infección, los chicos pueden curarse. El fármaco para dar tratamiento se llama benznidazol. Recientemente, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica autorizó que se produzcan comprimidos de 12,5 miligramos para niños menores de 2 años.

 

  • Asesoró: Dr. Sergio Auger, Miembro de la Fundación Cardiológica Argentina. Ministerio de Salud. Hospital de Niños R. Gutiérrez

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!