Acné: una enfermedad que puede prevenirse y tratarse

El acné vulgar es una enfermedad inflamatoria de la piel. Se trata de los conocidos, granos y puntos negros. La cara, el pecho y/o espalda son las zonas más afectadas, y es una padecimiento que tiene grandes consecuencias sobre el bienestar psicológico y la calidad de vida del paciente, en la forma en que percibe su cuerpo y en sus relaciones con otras personas.

Aunque es una enfermedad que se presenta con mayor frecuencia en los adolescentes, el acné puede continuar hasta aproximadamente los 45 años de edad. Y afecta más a las mujeres (12%) que a los hombres (3%).

Muchas veces no se le da a esta patología la importancia que tiene, pero es fundamental consultar al dermatólogo, ya que la prevención y el tratamiento son clave para su erradicación.

 

Seguí leyendo