Apto médico: por qué no es un mero trámite y qué debe incluir

Te contamos por qué es importante y qué debe incluir un buen apto médico para hacer actividad física.

En la Ciudad de Buenos Aires existen dos leyes que, junto con las homónimas regionales, ofrecen un marco regulatorio para la práctica de actividad física segura, mediante la obligación de exigir por parte de establecimientos (gimnasios, clubes, sociedades de fomento, etc.) y colegios presentar un certificado de aptitud física con validez de 1 año. Muchos lo sienten un trámite a cumplir, pero es mucho más que una norma que respetar. Está comprobado que la actividad física y el deporte reducen la mortalidad general y cardiovascular, pero aumentan también el riesgo de padecer muerte súbita o desencadenan síntomas cardiovasculares en individuos asintomáticos para esta enfermedad.

Dado que la causa de muerte que prevalece por grupos etarios es diferente, para prevenir un evento mayor (como puede ser la muerte súbita) se hace necesario realizar una evaluación pre participativa de actividad física, lo que comúnmente llamamos apto médico.

El objetivo principal es detectar causas previsibles de muerte súbita durante la actividad física en población general, la aparición de complicaciones devenidas por la práctica de la misma en individuos con enfermedad cardiovascular previa o asintomáticos para enfermedad cardiovascular desconocida

Es importante tener en cuenta que una correcta evaluación preparticipativa no se apoya solamente en los conceptos antes nombrados sino también en otras condiciones, como son los trastornos severos de la conducta alimentaria, las enfermedades que perturban el equilibrio, las miopatías (enfermedades del musculo esquelético), la epilepsia y otras.

También no menos importante es el embarazo, que si bien es una condición fisiológica, puede presentar complicaciones como implantación anómala de la placenta, pre eclampsia/eclampsia (hipertensión durante el embarazo) y otras en las cuales además de la evaluación del clínico o cardiólogo es necesaria la evaluación de un especialista (ej.: obstetra).

Existe un consenso de trabajo emitido por el Colegio Americano de Medicina y Deporte (American College of Sport and Medicine, ACSM), que no solo admite la evaluación preparticipativa para la práctica de actividad física recreativa no competitiva, sino también para deportistas competitivos y deportes especiales.

Los individuos se evalúan teniendo en cuenta la edad, sexo y disciplina a realizar, como así también la condición al inicio de la actividad.

Qué debe incluir un buen apto médico

Actualmente utilizamos para población aparentemente sana menores de 50 años y sin factores de riesgo cardiovascular una evaluación que contiene 3 pasos:

1. Ficha de antecedentes médicos (con carácter de declaración jurada): en esta se asientan no solo los antecedentes médicos previos y actuales, medicación habitual, presencia o no de factores de riesgo sino también los antecedentes heredofamiliares.

2. Examen físico: el mismo es el fruto de la exploración tanto del aparato cardiovascular como del respiratorio. Se focalizado en los antecedentes mencionados por el paciente y se profundiza en función de los mismos.

3. Electrocardiograma: el mismo es de vital importancia porque varias de las patologías que determinan el aumento de riesgo de muerte súbita, simplemente se expresan como alteraciones del mismo, fácilmente reconocibles por el ojo entrenado. A su vez, también puede presentar anormalidades inespecíficas que permiten tomar la decisión de ampliar la evaluación con estudios complementarios.

La prueba ergométrica, si bien no es un estudio que se suele pedir en forma rutinaria, se guarda para aquellos individuos que poseen antecedentes cardiovasculares o múltiples factores de riesgo cardiovascular.

Si bien existen otros estudios como la perfusión miocárdica en reposo y esfuerzo o el Eco stress (Eco cardiograma con apremio físico o farmacológico), sólo se solicitan para evaluar el alcance o gravedad de la enfermedad coronaria.

Por: Dr. Gustavo O. Saccher. Medico Cardiólogo. 

 

Seguí leyendo