Avión y trombosis: cómo prevenir el riesgoso síndrome de la clase turista

Las causas más frecuentes para desarrollar una trombosis venosa profunda en un viaje aéreo de largo recorrido son la inmovilidad y la deshidratación

Cada día son más las personas que eligen viajar en avión. Según los cardiólogos, la popularización de este transporte ha traído consigo el aumento de una patología: el síndrome de la clase turista o trombosis del viajero. Consiste en la aparición de síntomas derivados de sufrir una trombosis venosa, habitualmente en los miembros inferiores.

Habitualmente se produce debido a que el poco espacio existente en los aviones para mover las piernas enlentece la circulación venosa

Si el viaje es prolongado, la acumulación en las venas de las piernas puede provocar la formación de un coágulo. Se estima que un 3% de los pasajeros sanos que realizan viajes en avión por más de cuatro horas pueden llegar a presentar una trombosis venosa profunda (TVP), lo que se conoce como el “síndrome de la clase turista”.

La TVP consiste en la formación de coágulos o trombos en la circulación venosa profunda de las extremidades inferiores

¿Por qué es más frecuente una trombosis venosa profunda en un viaje largo en avión?

Las causas que prevalecen para desarrollar una TVP en un viaje aéreo de largo recorrido son la inmovilidad y la deshidratación

La trombosis venosa profunda se produce en función de factores predisponentes y de factores desencadenantes. Entre los primeros cabe señalar como más prevalentes las personas que están afectadas de trombofilia, situación por la que se identifican alteraciones en el mecanismo de coagulación, generalmente de tipo congénito y hereditario.

Entre los segundos factores, situaciones que favorecen o propician la lentitud de la sangre en el interior de las venas. La inmovilidad prolongada es un ejemplo de ello.

Medidas para prevenir la trombosis en vuelo

La prevención o profilaxis de la trombosis venosa profunda ha mostrado absoluta efectividad. En el caso del “síndrome de la clase turista”, las compañías aéreas disponen de pautas en el dossier de abordo.

Evitar la inmovilidad prolongada en trayectos superiores a las tres horas, ejercitar diversos movimientos en las extremidades inferiores y, en última instancia, usar medias de compresión para el vuelo suele ser suficiente

Síntoma de sospecha de una trombosis venosa profunda

La hinchazón de la extremidad inferior que no revierte después de un reposo en cama de ocho horas debe alertar sobre la misma

Para evitarlo recomiendan levantarse al menos una vez cada una o dos horas para estirar las piernas, evitar cruzar las extremidades mientras permanecemos sentados y hacer ejercicios de estiramiento y contracción de las extremidades durante el viaje.

¿Qué hacer ante un posible episodio de trombosis venosa profunda?

Ante la sospecha de una TVP, debe consultarse de urgencia. Una exploración Eco-Doppler y una analítica (D-Dimero) son exploraciones que permiten establecer el diagnóstico con un valor predictivo positivo del 98%. Si el diagnóstico se confirma, deberá procederse a la descoagulación con Heparina, con la finalidad tanto de evitar la embolia pulmonar como la progresión de la trombosis venosa profunda.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo