Cáncer de mama: la reconstrucción mamaria tras el tratamiento

Después de una mastectomía, es posible hacerse una cirugía estética para volver a crear la mama. Esta cirugía se conoce como reconstrucción mamaria y es un proceso a través del cual se busca restaurar el volumen, la forma y la simetría de la mama.

El objetivo de una cirugía estética después de un cáncer de mama es mejorar la sensación de bienestar y la calidad de vida, minimizando el impacto psicológico, de modo que puedas desarrollar tu vida con la mayor normalidad posible y el menor compromiso de la parte afectiva, social o recreativa.

La reconstrucción puede llevarse a cabo en el mismo momento que se realiza la mastectomía (reconstrucción mamaria inmediata); o bien, puede realizarse posteriormente, en una segunda operación (reconstrucción mamaria diferida).

Es importante saber que la reconstrucción no tiene posibilidades de devolver la sensibilidad a esta zona

La instancia en la cual se concretará este proceso es acordada entre el equipo médico tratante y la paciente. En caso de realizar radioterapia es preferible posponer la reconstrucción hasta 10 a 12 meses después del tratamiento, debido a que la misma puede provocar cambios en el tejido que alteren la forma de la mama reconstruida.

Técnicas de reconstrucción:

Existen varias maneras de reconstruir una mama. Entre las distintas técnicas se encuentran:

  • La utilización de un implante mamario.
  • El empleo de tejidos de otra parte del cuerpo.
  • La combinación de ambos.

La técnica de reconstrucción depende de varios factores:

  • Tus condiciones médicas
  • El estado de la enfermedad
  • Los tratamientos que hayas recibido o debas recibir
  • El estado local de los tejidos
  • La forma y el tamaño de la mama colateral

La reconstrucción con implantes es el método más adecuado y simple cuando la piel es suficiente, conserva la elasticidad y cuando el músculo pectoral mayor está intacto. Consiste en colocar una prótesis mamaria de silicona debajo del músculo, a través de la misma cicatriz de la mastectomía. Su ventaja es que se considera un procedimiento sencillo y no se agregan nuevas cicatrices.

En algunos casos, el tejido no es suficiente para colocar el implante directamente. Entonces se recurre a la colocación, en una primera cirugía, de un expansor debajo del músculo. Éste es un implante siliconado vacío con un mecanismo valvular que permite ir llenándolo gradualmente con solución salina hasta lograr el espacio necesario para colocar luego la prótesis.

En otros casos, luego de una mastectomía, la piel restante puede no ser suficiente como para cubrir adecuadamente un implante, entonces es necesario realizar una reconstrucción mamaria con tejidos de otra parte del cuerpo. Éstas son cirugías más complejas con un tiempo post operatorio de mayor duración.

Complicaciones

Si bien los riesgos y complicaciones luego de esta cirugía no suelen ser muy frecuentes o graves, en algunas ocasiones pueden presentarse. Éstas pueden ser, como en toda cirugía, las hemorragias y las infecciones.

En caso de utilizar implantes, también hay que considerar el riesgo posterior de ruptura de la prótesis y la contractura capsular, que consiste en la formación de una cubierta de tejido fibroso alrededor del implante, que altera la forma y consistencia de la mama. En ambos casos se plantea el reemplazo del implante por otro nuevo.

Las mamas juegan un rol fundamental en la imagen corporal, la autoestima y la sexualidad de una mujer. Si bien algunas mujeres deciden no realizarse este tipo de cirugía, y en su lugar utilizar una prótesis suelta en la ropa interior o no utilizar nada, es importante saber que la reconstrucción mamaria es un procedimiento seguro y recomendado luego de las cirugías para el tratamiento del cáncer de mama.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!