Qué comer antes, durante y después del tratamiento del cáncer

Tanto durante el tratamiento como en la recuperación es vital tener una buena nutrición que te aporte nutrientes y evite la pérdida de peso. Aquellas personas que se nutren bien tienen una mejor calidad de vida y un mejor pronóstico.

Para muchos pacientes, los efectos del cáncer y de su tratamiento, pueden afectar drásticamente la manera de alimentarse a causa de la cirugía, la quimioterapia, la radioterapia o los otros procedimientos. Asimismo, se pueden ver afectados los sentidos del gusto, el olfato, el apetito y la capacidad para alimentarse y absorber correctamente los nutrientes. Te contamos qué comer y qué evitar antes, durante y después del tratamiento oncológico.

Esto puede derivar en una malnutrición, que genera cansancio y debilidad, lo que equivale a un sistema inmune debilitado, con menos capacidad de soportar el tratamiento. Por el contrario, una buena alimentación ayudará a afrontar mejor el tratamiento, los efectos secundarios y a reponerte más rápido.

Una buena nutrición ayuda a:

  • Mejorar el sistema inmune y su habilidad para combatir infecciones.
  • Reducir los efectos secundarios de los tratamientos.
  • Reparar los tejidos dañados del cuerpo y las heridas (esencial después de la cirugía, la radioterapia, la quimioterapia u otro tratamiento médico).
  • Mantener un peso saludable y los músculos.
  • Prevenir la deficiencia de nutrientes.
  • Recuperar fuerza.
  • Maximizar la calidad de vida.

Beber líquidos 

Para mantenerte saludable durante el tratamiento oncológico se deben beber cerca de dos litros de agua por día. La forma de darte cuenta si tenes una buena hidratación es con el color de la orina, ya que debe ser amarilla clara. En caso de que no sea así, y sea un amarillo fuerte, deberás tomar más líquidos.

También existe la posibilidad de que haya una notable reducción en la saliva. Lo que es clave para combatir las caries que suelen aparecer durante el tratamiento. De ser así se debe cortar con las bebidas azucaradas, tales como los jugos de frutas comerciales, bebidas de soja y, en especial, gaseosas.

Qué comer durante el tratamiento

Alimentarse con los 5 grupos de comidas es elemental. Ya que todos los tipos de alimentos cumplen un rol diferente en el proceso de recuperación del cáncer.

Entrenosotras

Grupo sustancias grasas

Fuente de energía y ácidos grasos esenciales. Incluí 2 a 4 porciones diarias, prefiriendo palta, aceites, frutas secas y semillas. Una porción es 1 cucharada de frutas secas, aceites o semillas o ½ palta.

Grupo proteínas

Fuente de proteínas de excelente calidad, hierro y vitaminas B. Elegí carnes magras, pollo sin piel, huevo, pescados y mariscos. Consumí una vez al día entre 150 y 200 gr.

Grupo lácteos

Fuente de proteínas, calcio y vitamina D. Preferí siempre las versiones descremadas. Incluí de 3 a 4 porciones diarias. Una porción es 1 taza de leche, 1 yogur de 200 gr. o una porción de queso de 30 gr.

Grupo verduras y frutas

Fuente de fibra, hidratos de carbono, vitaminas, minerales y fitonutrientes. Incluí entre 5 y 7 porciones por día de verduras y frutas de varios colores. Una porción es una taza o una unidad de 100 gr. aprox.

Grupos almidones

Fuente de fibra, hidratos de carbono (principal fuente de energía), vitaminas del grupo B y minerales. Preferí panes, fideos y cereales en sus versiones integrales, legumbres, papa, batata y choclo. Una porción son 2 rebanadas de pan, 1 taza de fideos cocidos, ¾ tazas de legumbres cocidas o ½ taza de cereales cocidos.

Efectos secundarios del tratamiento

En el tratamiento para la cura del cáncer existen algunos otros síntomas que suelen aparecer cuando la nutrición del paciente no es buena, estos pueden ser:

  • Pérdida de apetito
  • Llagas y dolor en la boca
  • Sequedad en la boca
  • Dificultad para masticar
  • Náuseas y/o vómitos
  • Diarrea
  • Constipación
  • Dolor
  • Depresión y ansiedad

Receta alternativa para el desayuno

Ingredientes:

  • 2 ½ cucharadas de avena tradicional
  • 1 taza de leche o agua
  • 1 cucharada colmada de pasas sin semillas
  • 1 cucharadita de azúcar, opcional
  • ½ cucharadita de canela, opcional
  • 1 cucharadita de miel, opcional

Preparación:

Cocinar en agua o leche la avena, cuando comience a hervir, agregar las pasas y continuar la cocción tres minutos más sin dejar de revolver. Para aligerar la preparación incorporar un poco más de leche y servirla espolvoreada de azúcar y canela o con una cucharadita de miel.

 

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!