Científicos identifican 6 formas de “sentir asco” y todas son buenas para la salud

A nadie le gusta tener esa desagradable “sensación de asco”, pero si bien esa abrumadora respuesta emocional puede hacernos sentir mal del estómago, resulta que al final de cuentas, es algo bueno.

Eso es porque los científicos piensan que los sentimientos intensos de disgusto y repulsión son una respuesta evolutiva para protegernos de patógenos y otros tipos de amenazas infecciosas, y ahora los investigadores han identificado los seis “dominios” de disgusto más comunes, que, por extraño que parezca, son realmente positivos.

Estudios científicos demuestran que beber vino tinto podría ayudar a controlar la obesidad

“Este tipo de comportamiento de evitar algo desagradable es bien evidente en los animales, lo que nos lleva a creer que es evolutivamente muy antiguo”, explica el investigador del control de enfermedades y “disgustólogo” Val Curtis de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

“Aunque sabíamos que las sensaciones de repugnancia son buenas para nosotros, aquí hemos podido construir sobre eso, mostrando que el disgusto está estructurado, reconociendo y respondiendo a las amenazas de infección para protegernos”.

Para analizar estas formas arquetípicas de disgusto desde una perspectiva de modos de evitar posibles enfermedades, los investigadores encuestaron a más de 2.500 personas, presentándoles una galería de groserías: 75 escenarios repugnantes potencialmente sugestivos de vectores infecciosos, que los participantes tenían que calificar en una escala de “sin disgusto” a “disgusto extremo”.

Un neurocientífico explica cual es la mejor decisión que podés tomar en tu vida

Nada estaba fuera de los límites. Cosas como: accidentalmente tomar prestado el desodorante roll-on de otra persona; notar pequeños puntos rojos en los genitales de tu amante; o alguien tosiendo en tu cara.

Los participantes también tuvieron que calificar la posibilidad de ser lamidos por un perro callejero; compartir una oficina con un compañero de trabajo que tiene una infección de ojo lloroso; aplastar una babosa con los pies descalzos; y estar sentados frente a un hombre vomitando en un avión.

Al analizar las respuestas, el equipo el equipo de investigadores pudo identificar seis categorías comunes de disgusto relacionadas con las enfermedades infecciosas:

  • Higiene: muestras o evidencia física de comportamiento antihigiénico.
  • Animales / insectos: como ratones y mosquitos que representan vectores de enfermedades.
  • Sexo: comportamiento relacionado con actividades sexuales promiscuas.
  • Apariencia atípica: señales de infección en otras personas, incluyendo forma anormal del cuerpo, deformidad, comportamiento como sibilancias o tos, y señales contextuales relacionadas con alto riesgo como la falta de vivienda.
  • Lesiones: estímulos relacionados con signos de infección en la superficie del cuerpo como ampollas, forúnculos o pus.
  • Alimentos: alimentos que muestran signos de deterioro.

Si bien los investigadores esperaban que los resultados correspondieran directamente a diferentes tipos de amenazas de enfermedades, descubrieron que esto solo es así en la medida en que las personas puedan detectar vectores infecciosos a partir de señales obvias en el entorno biológico y social que nos rodea.

“Las personas son personas, después de todo, no microscopios”

“Parece que las señales de enfermedades infecciosas no están categorizadas siguiendo las categorías biomédicas abstractas de riesgo de transmisión de enfermedades reconocidas en la literatura médica… sino más bien como categorías de señales reconocibles sobre qué cosas evitar”, explican los investigadores en su artículo.

Científicos demuestran los efectos nocivos de irse a dormir enojados

“Estos incluyen objetos potencialmente contaminados como fluidos corporales, lesiones infectadas, alimentos en mal estado y animales que transmiten enfermedades, prácticas, como las que corren el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual y personas que muestran signos visibles de enfermedades o falta de higiene”.

Curiosamente, los resultados mostraron que las mujeres (más que los hombres) clasificaron entre las seis categorías de estímulos de enfermedad más repugnantes a los comportamientos sexuales de riesgo y a los animales potencialmente portadores de enfermedades.

Los investigadores también especulan que se pueden encontrar análogos de estas seis categorías de disgusto en otras especies, ya que no solo los humanos han tenido que evolucionar con este tipo de “sistema de detección de patógenos”: o, en otras palabras, las cosas en nuestro entorno que sabemos que es mejor que tocar.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!