Cómo cuidar la piel durante el tratamiento contra el cáncer

La doctora Andrea Santos Muñoz, especialista en dermatología, responde todas las dudas que surgen cuando nos toca atravesar un tratamiento oncológico. La piel, el pelo, las cejas, la depilación y muchas otras dudas, en manos de una experta.

Afortunadamente, nuevos tratamientos hicieron que el cáncer, en la mayoría de los casos, se haya transformado en una enfermedad crónica; por esto es importante brindarle a los pacientes pautas para el cuidado de su estética, consejos profesionales que, junto con los tratamientos propios de la enfermedad, mejorarán notablemente la calidad de vida.

La piel es el órgano mas grande del cuerpo y tiene múltiples funciones: mecánicas, de protección y de defensa (inmunológicas), y suele afectarse tanto por el cáncer como por la radioterapia y la quimioterapia. Es fundamental cuidar la piel antes, durante y después de los tratamientos para que la misma esté sana.

Existen problemas dermatológicos que son frecuentes en los pacientes con cáncer: lesiones en mucosas como la boca, lesiones en manos y pies, alteraciones de las uñas, cambios en la piel del cuerpo y de la cara, aparición de manchas y alteraciones en el pelo con disminución, pérdida o alteración de la apariencia del mismo.

Muchos de estos cambios se relacionan con determinadas drogas usadas durante el tratamiento con quimioterapia y suelen ser bastante específicos. A determinada droga determinada manifestación en piel. Es importante que el oncólogo, en el momento de comenzar el tratamiento, informe acerca de los eventos adversos esperables.

luzca bien sientase mejor

Podés ver: Lucir bien, sentirse mejor: por qué verse bien ayuda en la lucha contra el cáncer

La mayoría de estos cambios son transitorios: sequedad, erupciones, manchas o irritaciones y existen medidas para disminuir las molestias que ocasionan.

A continuación, enumeramos algunas de las alteraciones más frecuentes y la forma de prevenirlas o tratarlas. Es fundamental estar siempre en contacto con el médico tratante para consultar antes de cualquier tratamiento.

Cómo cuido la piel si estoy haciendo quimioterapia

  • Es imprescindible una buena higiene e hidratación facial y corporal ya que la piel está muy sensibilizada.
  • Rostro, cuello y escote: Limpiar y demaquillar cuidadosamente la piel dos veces al día, mañana y noche, con productos cosméticos suaves y que no irriten.
    Limpiadores y tónicos, libres de alcohol, a base de extractos botánicos naturales de manzanilla, avena, hamamelis o té verde son buenos ya que mantienen en equilibrio el pH natural cutáneo, a la vez que otorgan un efecto calmante y descongestivo.
  • Cuerpo: Para la limpieza corporal, se recomiendan duchas o baños cortos con agua templada y jabones tipo syndet de pH neutro (5,5) y enjuagar minuciosamente. Es muy importante evitar pasar esponjas. El secado debe ser muy cuidadoso ya que la piel suele estar afinada y puede lastimarse con el roce de la toalla.

Una buena hidratación inmediatamente luego del baño mejora la sequedad y evita posibles picazones o irritaciones

  • Es aconsejable hidratar la piel del cuerpo a diario (dos veces al día) con sérums, cremas y lociones ricas en mantecas de karité y avena, o urea . Los aceites de rosa mosqueta y avellana, así como el aloe vera, las vitaminas E+F y los ácidos grasos poliinsaturados (PUFA’S), también son muy útiles para conseguir una buena hidratación y además calman y protegen la piel.
  • Es importante recordar que el contacto con el agua de la ducha no supone hidratación por sí misma, mas bien lo contrario. Tampoco la ingesta abundante de líquidos puede resolver un problema de sequedad cutánea, será necesaria la aplicación de cremas hidratantes.
  • No olvidar la protección solar: Siempre hay que usar buena protección solar durante todo el año en todas las zonas de la piel expuesta. Es necesario un producto con cosmética agradable, textura ligera y de rápida absorción, de factor de proteccion solar 50 (FPS50). Recordar aplicarlo cada 2 hs. Evitar la exposición solar en las horas de riesgo por la RUV , de las 11h a las 16hs.

Podés leer: Cáncer de mama: signos de alerta y cómo prevenir

Qué hacer para la sequedad intensa de manos y pies y las uñas

La sequedad, hinchazón, irritación, sensación de hormigueo, descamación o retención de líquidos son efectos secundarios del tratamiento oncológico. En la mayoría de los casos son transitorios y no revisten gravedad, pero son muy molestos y hay forma de minimizarlos.

Los problemas en las uñas aparecen a las semanas de haber iniciado la quimioterapia, y son mas frecuentes con algunas drogas

Las lesiones más comunes son fragilidad, aparición de estrías horizontales y longitudinales, traquioniquia (uñas rugosas, ásperas) alteraciones en el color y grosor de las mismas. Además, una uña alterada es más susceptible de ser colonizada por hongos.

En caso de concurrir a la manicura o pedicura, es muy importante que sean profesionales muy cuidadosos y evitar pequeños cortes, ya que pueden ser difíciles de cicatrizar. Nunca cortar las cutículas ni eliminar las durezas. Puede ser el lugar de ingreso de una infección.
Es aconsejable no esmaltar las uñas ni tampoco usar uñas artificiales, ya que la lámina ungueal esta muy debilitada durante los tratamientos quimioterápicos. Mantener las uñas cortas para evitar lastimaduras y raspones.

Es importante hidratar manos, pies y uñas de dos a tres veces al día con cremas con alantoína, el aloe vera, manteca de karite, urea o aminoácidos de la seda. Los guantes o medias de algodón blancos también pueden ayudar a evitar roces y disminuyen la molestia en las actividades diarias (al conducir, al girar páginas de un libro…).

Una vez terminado el tratamiento quimioterápico, las uñas tardan muchos meses para recuperarse, en este momento pueden utilizarse endurecedores o uñas artificiales además del esmaltado.

¿Me puedo depilar?

¡Sí claro! La mejor opción es la maquinita eléctrica, ya que es la conlleva menos riesgo de cortes o irritación. Antes de cualquier otro tratamiento de tipo estético o con aparatos, es imprescindible consultar al médico de cabecera

Qué tratamientos NO están recomendados en esta etapa:

  1. No usar cremas despigmentantes para tratar de eliminar las manchas.
  2. No usar cremas con retinol, ácido glicólico, reafirmantes, anticelulíticos, drenantes, etc. que puedan producir reacciones en la piel.
  3. Evitar la aplicación directa de perfumes sobre la piel en las zonas operadas o radiadas, así como de desodorantes en la axila sometida a tratamiento radioterápico.
  4. No se pueden usar autobronceantes.
  5. No realizar masajes corporales durante los tratamientos médicos (a menos que se realicen bajo prescripción médica).
  6. En ningún caso realizar drenajes linfáticos, salvo en el caso especial del linfedema.
    Se debe evitar exponer la piel a cualquier tipo de roce: por el uso de collares, cadenas, aros, elásticos, relojes, etc.

Qué tratamientos estéticos se pueden hacer en la cara

Una vez terminada la quimioterapia y con autorización del médico oncólogo, tu dermatólogo puede sugerir el tratamiento más adecuado al defecto que quieras mejorar.

Algunos ejemplos de estos tratamientos son:

  • Luz pulsada intensa: homogeniza el color del rostro eliminando manchas, dilataciones vasculares, etc. También mejora el aspecto de los poros marcados y devuelve luminosidad al rostro.
  • Distintos tipos de láseres para el tratamiento de manchas vasculares o manchas marrones (lentigos).
  • Radiofrecuencia: el calor generado por la radiofrecuencia estimula el retensado de la piel.Materiales de relleno: Ayudan a reponer volúmenes del rostro. Se debe usar preferiblemente ácido hialurónico ya que es un material reabsorbible y seguro.

Qué pasa con la caída del cabello: ¿Se puede prevenir?

La caída del pelo suele ser el principal miedo y problema durante el tratamiento oncológoco. Es importante saber si es es un evento adverso esperable en el tratamiento que se comenzará.

Lo más frecuente es la pérdida de casi todo el pelo (de la cabeza pero también de otras partes del cuerpo, como las cejas, lo que afecta mucho la imagen). Dicha pérdida suele verse tras la segunda semana del primer ciclo y ya es notoria tras el primer o segundo mes de tratamiento.

Otras veces, lo que se observa es una pérdida parcial, lenta pero continuada, con debilitamiento del cabello y pérdida de brillo (efluvio telógeno).

La alopecia inducida por quimioterapia es casi siempre reversible y comienza a recuperarse al mes de finalizar el tratamiento

Ocasionalmente el nuevo pelo puede ser distinto al original, pero habitualmente con el tiempo recupera el mismo aspecto.

Actualmente no hay ningún método que pueda prevenir esta caída de cabello tan característica de los tratamientos oncológicos.

Tratamiento

Cuando la caída es completa algunas pacientes prefieren cortar todo el pelo cuando empieza a caerse y camouflarlo con pañuelos o gorras. Siempre es mejor que sean de algodón para evitar que se deslicen y lo ideal es dejar la cabeza libre durante 6 horas diarias. Otra opción son las pelucas.

Cuando la caída es parcial o en el momento de la recuperación se sugiere:

  • Lavados con champús neutros (pH 5.5) de uso frecuente.
  • Hidratación del pelo presente y el cuero cabelludo. En este momento se pueden usar productos revitalizadores.
  • Evitar secados bruscos y uso de secador muy caliente
  • Evitar productos capilares agresivos como decoloraciones o tinturas irritantes (tanto vegetales como permanentes).
  • Para protegerte de agresiones externas son útiles el uso de pañuelos o gorros.
  • El dermatólogo podrá recomendar complejos vitamínicos para ayudar a fortalecer el cabello una vez finalizado el tratamiento. Se puede usar ademas minoxidil 2% como acelerador de la recuperacion del pelo

La caída de cejas y pestañas se puede disimular de la siguiente manera:

  • Con un buen maquillaje se pueden dibujar las cejas perdidas, así como simular efecto pestañas con un delineado.
  • La micropigmentación, mediante la cual se tatúan la forma de la ceja depositando pigmento en la piel de forma rápida y segura, especialmente si se realiza antes del inicio de la quimioterapia es una buena opción.
  • Existen prótesis de cejas y pestañas postizas, pero son menos aconsejables ya que los pegamentos que utilizan pueden ser irritantes para la piel.

Los cuidados durante y depués de la radioterapia (RT)

La radioterapia utiliza la energía de la radiación para destruir células tumorales. Es un tratamiento local que irradia una parte específica del cuerpo. Esto produce cambios en la piel que se limitan exclusivamente a la zona radiada y zonas cercanas a ella.

En los últimos años ha avanzado notablemente esta técnica y actualmente se pueden optimizar los resultados administrando la menor dosis necesaria para cada caso.

• Tatuaje por radioterapia: precisamente para recibir siempre la misma dosis y para delimitar bien el área a tratar se marcan unos puntos de referencia sobre la piel que se señalan con tinta permanente (tatuaje), que se puede eliminar con laser finalizada la RT.

Cómo cuido la piel cuando se realiza radioterapia

  • Antes: se aconseja empezar a hidratar la piel quince días antes del tratamiento (dos veces al día).
  • Durante: tras algunas sesiones de radioterapia puede ser que la zona se enrojezca o que se sienta más seca. Para aliviar esa sensación es importante hidratación con cuidado con cremas específicas ricas en aloe vera, rosa mosqueta, mantecas karité, árnica o manzanilla que descongestionan y aportan frescor
  • Es importante que en el momento de la sesión de radioterapia la piel esté limpia y sin restos de cremas. Por ello, siempre se aplican después de la sesión.
  • Se recomienda utilizar ropa holgada preferentemente de algodón o hilo evitando lanas o tejidos sintéticos, ya que es más fácil que éstos produzcan irritaciones en una piel ya sensibilizada. La ropa interior sobre todo debe ser suave sin aros de metal ni etiquetas importantes ya que suelen ser muy irritantes y pueden lastimar.
  • No tomar sol sobre la zona irradiada y tener en cuenta los cuidados habituales ante el sol, extremando las precauciones.
  • Despues de la radioterapia: Luego del tratamiento con radio terapia puede aparecer una radiodermitis que es la irritación en inflamación de la piel sometida a la radiación. Esta tiene distintos grados de severidad que van de un leve enrojecimiento hasta ulceraciones. Siempre hay que hidratar y si hay molestia consultar al médico para que brinde el tratamiento más adecuado a la gravedad de la misma.
  • No utilizar talcos o productos irritantes que contengan alcohol o ácidos.
  • Luego de finalizado el tratamiento de RT, se recomienda consultar al dermatólogo para evaluar los tratamientos posibles de las secuelas del mismo: estas suelen ser manchas oscuras, lesiones de vasos dilatados, etc. Es fundamental el seguimiento permanente con el dermatólogo de la piel en la zona irradiada dada la mayor probabilidad de aparición de cáncer de piel en la misma.

 

 

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!