Cómo reducir el sodio en nuestra dieta

Es uno de los productos que más usamos diariamente, muchas veces hasta por costumbre. Qué hay que saber para poder reducir su consumo.

Lo escuchamos, lo leemos, lo recomiendan los médicos: es fundamental bajar los niveles de consumo de sodio para tener una vida saludable y bajar el riesgo de hipertensión arterial, una enfermedad de tipo crónico caracterizada por un incremento de la presión sanguínea en las arterias.

Una de las maneras de mantener la presión controlada es a través de la alimentación y la reducción del sodio en nuestra ingesta. A pesar de eso, es importante saber que el sodio es un elemento que el cuerpo necesita para funcionar correctamente. Pero que la sal no sólo contiene sodio, sino que tiene en exceso y el uso desmedido puede traer grandes efectos sobre la salud.

Podés leer: Video: la comida bien sazonada ayuda a reducir el consumo de sal y cuidar el corazón

El cuerpo utiliza el sodio para controlar la presión arterial y el volumen sanguíneo. Y también necesita sodio para que los músculos y los nervios funcionen apropiadamente.

El sodio en los alimentos

El sodio se presenta de manera natural en la mayoría de los alimentos. La forma más común de sodio es el cloruro de sodio, que corresponde a la sal de cocina. La leche, las remolachas y el apio también contienen sodio en forma natural. El agua potable también contiene sodio, pero la cantidad depende de la fuente.

El sodio también se añade a muchos productos alimenticios, y algunas de sus formas son: glutamato monosódico (GMS), nitrito de sodio, sacarina de sodio, polvo para hornear (bicarbonato de sodio) y benzoato de sodio. Éstos se encuentran en artículos como la salsa Worcestershire, la salsa de soya (soja), la sal de cebolla, la sal de ajo y los cubos de caldo concentrado.

Podés leer: Dieta para hipertensos: ideas y consejos para comer sano

Las carnes procesadas, como la panceta los embutidos y el jamón, al igual que las sopas y verduras enlatadas, también contienen sodio agregado. Esta situación se repite en la mayoría de las comidas rápidas y sobre todo en las grandes cadenas.

Efectos secundarios

Demasiado sodio en la dieta puede generar:

• Hipertensión arterial en algunas personas.

• Una acumulación grave de líquido en personas con insuficiencia cardíaca congestiva, cirrosis del hígado o nefropatía.

 Recomendaciones

El sodio en la dieta (llamado sodio dietario) se mide en miligramos (mg). La sal de cocina contiene un 40% de sodio y una cucharadita de sal de cocina contiene 2,300 miligramos de sodio.

Leé más: La salud de los argentinos de mal en peor: sobrepeso y obesidad en aumento

Los adultos sanos deben limitar la ingesta de sodio a 2,300 mg por día y los adultos que sufran de hipertensión arterial no deben consumir más de 1,500 mg por día. Las personas que padecen insuficiencia cardíaca congestiva, cirrosis hepática y nefropatía pueden necesitar cantidades mucho más bajas.1 gr de sal equivale a un blíster de aspirina lleno. Lo ideal sería no superar los 3 blisters de sal al día (es decir, 3 grs totales al día agregados a las comidas, como máximo).

No existen cantidades de sodio específicas recomendadas para bebés, niños y adolescentes. Es probable que los hábitos de alimentación y las actitudes respecto a los alimentos que se forman durante la niñez influencien los hábitos alimentarios para la vida.

Es importante a acostumbrar al organismo a consumir moderadas cantidades de sal y, de ser posible, no agregar sal a las comidas ya elaboradas. Es bueno reemplazar esta falta de sabor con condimentos aromáticos (orégano, perejil, tomillo, albahaca, pimienta, etc.) y jugo de limón.

  • Fuente: Lic. Viviana Desanzo. Centro Terapéutico Dr. Máximo Ravenna.

Leé más: La hipertensión y la sal oculta: ojos que no ven corazones que sí sienten

Seguí leyendo:

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!