5 cosas que necesitás saber sobre el Coronavirus

Diego Bernardini, médico de familia especialista en longevidad, comparte algunas claves para comprender la crisis del COVID19.

Como médico de familia, me gustaría compartir cinco puntos cinco que buscan traer luz y calma en medio de la intoxicación informativa y la falta de liderazgo en la gestión de una crisis, que tiene mucho de pánico e incertidumbre y también bastante de evidencia.

Podés leer: «Evitar una muerte también es salvar vidas»: carta abierta de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva

¿Qué sabemos del coronavirus?

Los coronavirus circulan entre nosotros desde hace mucho tiempo. Los primeros fueron identificados en los 60’ y, en estudios posteriores, se describió que son causantes de un tercio de las infecciones respiratorias anuales en épocas pico y de hasta el 15% en época no pico.

El CoVid 19 es un nuevo virus de esta familia y no había precedentes en humanos previamente. Esto hace que la mayoría de la población global sea susceptible a contraerlo, lo que, sumado a una característica propia como su alta contagiosidad, hace que la diseminación sea muy rápida y los escenarios como las decisiones cambien rápidamente.

Podés leer: Confirman cuánto tiempo vive el coronavirus en las superficies

Podés leer: Debemos frenar la curva del coronavirus: la vacuna somos todos

¿Por qué es importante “aplanar la curva de contagio”?

Si hay algo que sabemos que tiene el CoVid-19 es una alta capacidad de transmisión (contagiosidad o transmisibilidad). Tanto en China como ahora en Europa los contagios han sido exponenciales, por lo que la cantidad de personas afectadas en poco tiempo es muy alta. Sabemos que el 80% de las personas contagiadas cursarán de manera leve la infección: es más, muchos de ellos no tendrán siquiera síntomas.

Un 15% necesitará de cierta atención médica, pero un 5%, principalmente personas mayores y con problemas de salud asociados, deberán ser contenidos por un sistema de salud que no está preparado en ninguna parte del mundo para una avalancha de pacientes como la está ocurriendo con el CoVid-19

¿Recuerda el hospital que China construyó en 10 días? Fue por esta razón. Por eso, aplanar la curva significa básicamente disminuir la presión sobre un sistema de salud o el número de pacientes que se pueden contener y así no tener que tomar medidas tan discutibles de triage o clasificación, como se propuso en Italia de privilegiar en el cuidado a los jóvenes respecto de los mayores.

¿Por qué importa tanto “una visión de Polifemo vs. una de Ciclope”?

En épocas como ésta, donde a las redes sociales se le suman expertos de todo tipo, es importante analizar quién es el “experto” que nos habla, porque ello tiene que ver con la lente con que observará y analizará esta crisis. Es lo mismo que ocurriría con un microscopio y sus distintas lentes: nos darán una óptica diferente del mismo fenómeno.

Podés leer: Coronavirus: cómo contarle a tu hijo por qué no va al colegio

En estos casos, son relevantes las miradas de los médicos salubristas (Polifemo), que entienden de impactos y dinámicas a gran escala, que comprenden qué es lo que ocurre con este nuevo virus que, se calcula, infestará, tarde o temprano al 70 – 80% de la población mundial.

También es muy importante el asesoramiento de los médicos de familia, que tienen una mirada clínica relacionada a un ecosistema comunitario, diferente a un super-especialista (Ciclope) que suele manejarse a nivel hospitalario, donde está la minoría de la población afectada.

Busquemos una mirada clara, abarcativa, sin sesgo político, y que traiga calma, aunque no sea fácil de conseguir y aunque nos obligue a rectificar dada la peculiaridad de esta crisis.

Podés leer: «Tranqui, el coronavirus afecta a los viejos»: una discriminación fea e irresponsable

¿Por qué es importante el “alfabetismo sanitario”?

Cuando hablamos de alfabetismo en salud me refiero a la capacidad de las personas de poder comprender y evaluar información en salud y así emitir juicio y tomar decisiones. Hoy sabemos que ésto va mucho más allá del entorno clínico y que tiene relación con los resultados en salud: las personas que mejor comprensión tienen visitan menos a los médicos y los hospitales, o sea, permanecen mas sanos.

Además, en estas situaciones excepcionales aflora una especialidad que se denomina “comunicación de crisis”, que implica todo un mundo de técnicas y habilidades para gestionar el estrés colectivo que puede llevar al pánico, al descontrol… ¿Te suena familiar acaso?

De allí la necesidad de una gestión efectiva y de voceros validados y capacitados, algo que toda institución de salud pública debería tener entre sus recursos. Parte de la alfabetización es aprender por qué tememos lo que tememos y comprender la incertidumbre y las cuestiones psicológicas. Eso puede ayudar a la gente a hacer las preguntas correctas y, a los políticos, a tomar las decisiones correctas.

Que la comunidad entienda un mensaje claro, validado y confiable disminuye los efectos negativos de una crisis sanitaria como la que estamos viviendo

¿Qué debemos saber respecto de la cuarentena?

La cuarentena es una medida de salud pública que debe ir acompañada por otras decisiones. Por un lado, nos muestra el fracaso de las medidas de vigilancia epidemiológica. Parece mentira que en el siglo XXI volvamos a medidas de hace más de 100 años atrás.

Por otro lado, el confinamiento supone la posibilidad de planificación. Así como sabemos que una cuarentena puede tener efectos nocivos a nivel psicológico, también sabemos que establecer una agenda que nos permita estar ocupados -sabiendo que será una situación pasajera- ayudará a pasar ese tiempo de mejor manera.

Podés leer: Misopostrol o barbijos: 10 escenas urgentes de un hospital bonaerense

 

Te puede interesar:

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo