Coronavirus: comprueban mayor riesgo de trombosis hasta 30 días después del alta

Diversos trabajos arrojaron que en los 30 días posteriores al alta hospitalaria, la incidencia de trombosis -incluyendo arterial y venosa- fue de 2,5%, y de 0,6% en el caso de embolia pulmonar.

A partir de distintos trabajos de investigación, el Grupo Argentino de Hemostasia y Trombosis (Grupo CAHT) advierte que los pacientes que tuvieron Covid-19, luego del alta médica, presentan un riesgo aumentado de desarrollar una trombosis tanto arterial como venosa.

Diversos trabajos reportan evidencia acumulativa de trombosis, incluyendo la arterial y venosa, en los 30 días posteriores al alta hospitalaria, con valores de incidencia del 2,5%, y de 0,6% en el caso de embolia pulmonar.

La trombosis es la formación de un coágulo de sangre que puede bloquear el flujo normal del vaso o viajar hacia algún órgano, pudiendo generar complicaciones serias que requieren intervenciones inmediatas

“El riesgo de tromboembolismo venoso (TEV) asociado a hospitalización se extiende hasta 6 semanas después del alta en aquellos pacientes con alto riesgo médico de presentar este tipo de episodios trombóticos. Al menos el 60% de todos los eventos de TEV en pacientes clínicamente enfermos ocurre en el período post-alta, siendo las tres primeras semanas las asociadas con un aumento de cinco veces del riesgo de tromboembolismo pulmonar fatal”, afirmó el Dr. Miguel Castro Ríos, médico hematólogo, Coordinador de la Comisión Directiva del Grupo CAHT.

stroke significado

Podés leer: 1 de cada 4 personas muere por cuadros de trombosis

La trombosis consiste en la formación de un coágulo de sangre en un vaso sanguíneo, vena o arteria, que una vez que se produce puede bloquear el flujo sanguíneo normal e incluso desprenderse y viajar hacia un órgano.

El tromboembolismo venoso o TEV es una afección en la que se forman coágulos de sangre con mayor frecuencia en las venas profundas de las piernas, conocidas como trombosis venosa profunda, o TVP, y pueden viajar en el torrente sanguíneo y alojarse en los pulmones, evento conocido como embolia pulmonar o EP.

En general, la trombosis es una complicación seria que puede comprometer la evolución de una enfermedad. Particularmente, en los afectados por el coronavirus SARS-CoV-2 se vio que el componente de trombosis e inflamación juega un rol muy importante en aquellos con mala evolución y, a medida que el paciente se agrava, aumenta la incidencia de trombosis.

salud de los pulmones

Podés leer: Trombosis: mata más personas que el HIV, los accidentes y el cáncer de mama juntos pero pocos la conocen

“La atención de una persona con Covid-19 con riesgo de desarrollar tromboembolismo venoso incluye estrategias para prevenir la formación de coágulos, con medidas que pueden comprender desde medicamentos anticoagulantes hasta dispositivos mecánicos (como medias de compresión) y la movilización precoz de los pacientes hospitalizados”, refirió la Dra. Dolores Puente, médica hematóloga, coordinadora del Comité Organizador del Día Mundial de la Trombosis del Grupo CAHT.

Datos recientes revelan que en poblaciones selectas de alto riesgo de TEV, extender la duración de medidas de profilaxis por 4 semanas con anticoagulantes luego del alta hospitalaria ofrece un beneficio clínico neto reduciendo el riesgo de tromboembolismo. Este beneficio es más pronunciado en aquellos cuyo índice de hospitalización fue debido a infección, especialmente neumonía, un cuadro muy frecuente en las internaciones por Covid-19.

“La trombosis venosa profunda y la embolia pulmonar son bastante comunes en la población afectada con Covid-19. Incluso, quienes hayan desarrollado previamente una trombosis, presentan un riesgo aumentado, por lo que en ellos la profilaxis debe ser todavía más exhaustiva”, advirtió la Dra. Puente

La comunidad médica, a partir de las últimas investigaciones disponibles, avala un score que identifica a pacientes con riesgo tres veces mayor para TEV y que obtendrían un significativo beneficio con la extensión de la tromboprofilaxis. “Este hallazgo puede ser especialmente relevante para mitigar el grado de compromiso en personas con Covid-19 con alto riesgo de tromboembolismo por factores como edad avanzada, días de internación, cáncer o historia previa de TEV, trombofilia y severa inmovilidad, entre otros factores. En ellos, sería razonable usar tromboprofilaxis extendida por lo menos durante 2 y hasta 6 semanas luego del alta”, sostuvo el Dr. Castro Ríos.

Podés leer: Claves para entender la trombofilia: riesgos, diagnóstico y tratamiento

Los profesionales de la salud ya habían informado una prevalencia inesperada de alteraciones en la coagulación sanguínea entre los pacientes con Covid-19, en lo que podría suponer una perfecta tormenta de factores de riesgo potencialmente fatales.

La tasa reportada de trombosis en pacientes hospitalizados con Covid-19 oscila entre el 5 y el 45 % y está influida por el grado de severidad de la enfermedad y las comorbilidades que presenten los pacientes

Para la Dra. Puente “esta situación obliga al equipo de salud a considerar estrategias diferentes para el manejo de TEV en pacientes hospitalizados por Covid, incluyendo la evaluación del riesgo de TEV, contemplando la intensidad de dosis de regímenes de tromboprofilaxis establecidas y desarrollando nuevos paradigmas al alta hospitalaria de tromboprofilaxis extendida”.

Por otro lado, más allá de los contagiados por Covid-19, para disminuir el riesgo de formación de coágulos en aquellas personas que por permanecer en sus casas durante esta cuarentena obligatoria están expuestas a escasa movilidad, desde el Grupo CAHT recomendaron ‘mantenerse activo’ y en aquellos que reciben medicación antitrombótica, no dejar de tomar sus medicamentos, ni siquiera entre quienes tienen diagnóstico de Covid-19.

Podés leer: Coronavirus: descubren cómo evitar que el Covid se reproduzca en los pulmones

Estar menos activo podría aumentar el riesgo de desarrollar un coágulo sanguíneo. Períodos prolongados de inactividad, como permanecer sentado durante muchas horas al día, hacen que la sangre se mueva muy lentamente a través de las venas de las piernas, favoreciendo la formación de trombos. Recomendamos a la gente que se asegure de seguir pasos simples para reducir el riesgo de TEV, como hacer ejercicios o levantarse para moverse por lo menos cada 90 minutos”, detalló la Dra. Puente. “A los pacientes anticoagulados crónicos que estén en tiempo de realizarse un control, se les recomienda hacerlo y no dilatarlo”, agregó.

Finalmente, desde el Grupo CAHT aclaran que haber tenido un coágulo sanguíneo previo (como trombosis venosa profunda y/o embolismo pulmonar) no aumenta el riesgo de adquirir Covid-19, y que tomar medicación anticoagulante de ninguna manera incrementa el riesgo de contagio.

como evitar el cancer

Podés leer: Un paquete diario de cigarrillos provoca 150 mutaciones genéticas en los pulmones

Te puede interesar: