Depresión: las señales del cuerpo que no es bueno ignorar

Disminución de energía, calambres, cambios en el apetito y fatiga muscular pueden ser la expresión de un cuadro depresivo.

Para detectar en forma precoz posibles problemas de salud hay que estar atento a cambios del cuerpo aun antes de la aparición de dolores u otro tipo de reacciones más evidentes. Conviene entonces no pasar por alto ni restarle importancia a leves signos corporales, ya que unas pequeñas señales pueden denotar problemas de salud más serios.

Estos son algunos ejemplos:

1) Cambios en el olfato suelen ser reflejo de patologías que afectan al cerebro. Pese a que con el transcurso de los años las capacidades olfativas tienden a disminuir, una investigación del National Institute of Neurological Disorders (EE.UU.) apuntó a prestar atención a este signo. Puede indicar un principio de Alzheimer hasta 20 años antes de su manifestación clínica.

fitness

También podés leer: La actividad física, un antidepresivo y ansiolítico muy eficaz

2) La caída de cabello, la piel seca, las uñas frágiles o con marcas y la disminución del volumen de las cejas deben hacer sospechar un mal funcionamiento de la glándula tiroides, ya que esta participa de manera franca en el metabolismo corporal, en la producción de proteínas y en el adecuado funcionamiento de otras hormonas del organismo.

3) La disminución de la audición puede indicar niveles elevados de azúcar en sangre y ser una señal de una condición prediabética. Según estudios de la Universidad de Niigata (Japón), personas con problemas de audición tienen el doble de posibilidades de desarrollar diabetes a lo largo de su vida.

4) El enrojecimiento de la piel debajo de las uñas y/o la inflamación o hinchazón de sus bases y la erupción de la piel en la cara, palma de manos y dedos pueden expresar la presencia de un lupus eritematoso sistémico, enfermedad en la cual el propio sistema inmunológico ataca a los tejidos sanos del cuerpo. En realidad, al ser una enfermedad sistémica, cualquier parte del organismo puede verse afectada (aparato reproductor, articulaciones, pulmones, vasos sanguíneos, riñones, hígado o sistema nervioso) y, por ser un proceso que tiene picos y remisiones, la detección de todo signo que haga sospechar su presencia será de gran ayuda para un tratamiento precoz.

cómo calmar la ansiedad

Podés leer: Facundo Manes: cómo distinguir entre tristeza y depresión

5) Signos de envejecimiento prematuro tales como calvicie, encanecimiento del cabellos, presencia de muchas arrugas o niveles altos de colesterol, según investigaciones del Hospital Universitario de Copenhague, hacen necesario que las personas menores de 35 años realicen un chequeo periódico preventivo ya que tienen un 40 por ciento más de posibilidades de desarrollar enfermedades cardíacas.

6) El exceso de vello facial en la mujer y en particular a lo largo de la línea de la mandíbula, el mentón y labio superior deben hacer sospechar un ovario poliquístico, síndrome que genera un desequilibrio en el que los niveles de hormonas masculinas se encuentran elevados.

7) Disminución de energía, calambres, cambios en más o en menos en el apetito, cansancio, fatiga muscular rápida, debilidad y sensación de incapacidad para trabajar o realizar cualquier actividad, pueden ser la expresión de un cuadro depresivo sin depresión evidente.

En consecuencia, conviene recordar que el cuerpo siempre tiene mucho para decir y no hay que desestimar ninguna de sus señales para consultar con el médico.

 

  • Fuente: Dr. Elías Norberto Abdala. Médico, Doctor en Medicina, Psiquiatra y Magister en Psiconeuroendocrinología. Autor de los libros “Las trampas de la mente”, “Las depresiones”, “Ser Inteligente” y “Nuestras locuras privadas”.

Para seguir leyendo: