Día Mundial del Corazón: consejos para prevenir enfermedades cardiovasculares

El corazón late sin pedir permiso. Quizás sea por eso que casi no se le da importancia, aunque su movimiento es extremadamente complejo y de él depende que todo funcione. Pero esa falta de atención trae aparejadas una seria cantidad de consecuencias.

De hecho, las enfermedades cardiovasculares representan la primera causa de muerte a nivel mundial, afectando a unas 17 millones de personas, lo que equivale a un tercio de la población, la mayoría de ellas concentrada en los países de menores ingresos. Por eso, para “tener presente que al corazón hay que tenerlo presente”, cada 29 de septiembre se celebra el Día Mundial del Corazón buscando concientizar sobre las enfermedades cardiovasculares.

Este año, la premisa de la Organización Mundial de la Salud ( OMS ) y la Federación Mundial del Corazón (WHF, por sus siglas en inglés) es “25×25”, es decir, trabajar en prevención para reducir un 25% la mortalidad prematura por enfermedad cardiovascular para el año 2025.

Mariana Corneli (MN 127.756), médica cardióloga, miembro titular de la Sociedad Argentina de Cardiología y directora de WikiCardio, sitio on line organizado como una enciclopedia digital que tiene como objetivo concientizar y educar a la población interesada en conocer con mayor detalle temáticas relacionadas al corazón sostiene que “La prevalencia de las enfermedades cardiovasculares en nuestro país es muy alta, y entendemos que nuestro rol es colaborar con la concientización para que las personas puedan conocer y consultar a tiempo”, agregó la especialista.

“Para ello, la concientización sobre los factores de riesgo es fundamental, cuyos representantes más relevantes son la hipertensión, la obesidad infantil, el tabaquismo, la diabetes y la falta de actividad física”.

La alimentación cumple un rol protagonista en el control de los principales factores de riesgo, sobre todo en la lucha contra la hipertensión, enfermedad que en nuestro país sufre el 35% de las personas y solo la mitad lo sabe.

La adquisición de hábitos saludables en la alimentación incluye el control de la ingesta de sodio, uno de los grandes enemigos en el tratamiento y la prevención de la hipertensión. Si bien la Organización Mundial de la Salud recomienda consumir 3-6 grs. de sal por día, los argentinos consumen alrededor de 12. Es por ello que es de vital importancia controlar el contenido de sodio oculto en los alimentos y bebidas consumidos diariamente.

Se debe contemplar que solo al disminuir 3 gramos por día la cantidad de sal ingerida, se podría reducir la incidencia de accidentes cerebrales en un 26% y la enfermedad isquémica coronaria en un 15%. Así, se evitarían 10.000 muertes por enfermedades cardiovasculares al año, por lo que una de las principales medidas para alcanzar el objetivo propuesto por la Federación Mundial del Corazón es disminuir su consumo.

Asimismo, el consumo de alcohol y el tabaco son problemáticas que también cumplen un rol importante dentro de los factores de riesgo.

Según la Organización Panamericana de la Salud, el consumo de alcohol en la región es un 40% superior al promedio mundial, y aumenta en las mujeres. En Argentina se consumen 9.1 litros por año y por persona mayor a 15 años, lo que coloca al país en el puesto n°1 de toda América del Sur. La recomendación entonces es lograr un consumo moderado, limitándolo a 15grs. diarios (1 porrón de cerveza, 1 copa de vino o 1 medida de bebida destilada).

En cuanto al tabaquismo, Argentina disminuyó el consumo luego de la prohibición de fumar en lugares públicos, pero aún ocupa el segundo lugar en América Latina, donde 1 de cada 4 adultos y 1 de cada 5 adolescentes entre 13 y 15 años fuman. El tabaquismo es responsable anualmente por 730.418 infartos y enfermedades cardíacas, con lo cual la reducción de su consumo disminuiría el total de 1.039 muertes anuales.

También hay otras medidas preventivas que podemos tomar para mejorar la salud de nuestro corazón como dormir bien, al menos 8 horas diarias porque el descanso permite reponer energías y también mantenernos activos, ya que por ser un músculo, el corazón necesita ejercitarse. Por eso, realizar actividad física de manera regular para mejorar la circulación sanguínea en todo el cuerpo. De este modo, las arterias lograrán mayor y mejor dilatación, los niveles de colesterol y de triglicéridos en sangre se regularán y la presión arterial disminuirá.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!