Dolor en el pecho: cuándo debemos preocuparnos y correr al médico

Es un problema frecuente, que asusta mucho. Cuándo debemos pensar en un ataque cardíaco, qué estudios se pueden hacer. cuál es el tratamiento a aplicar, entre otras inquietudes respondidas por el especialista.

“Doctor, ayer tuve dolor en el pecho…”

No hay frase como esta que me genere más preocupación en el consultorio, y más aún cuando no se ha tomado ninguna conducta frente a este síntoma.

El dolor de pecho podría ser una manifestación de un problema del corazón, pero no todo dolor de pecho es de causa cardiaca, ni todo problema cardiaco se expresa con dolor de pecho.

Las causas de dolor de pecho pueden ser cardíacas, siendo la más grave cuando se da por un ataque cardiaco o infarto de miocardio, donde el dolor se genera por la oclusión de una arteria coronaria, o bien por inflamación de una membrana que lo recubre, lo que se llama pericarditis, o por inflamación del músculo cardíaco, llamado miocarditis.

Otra causa de dolor de pecho puede ser por reflujo gastroesofágico, donde por la localización del esófago también se puede expresar por dolor en esa región.

Asimismo, por la presencia de cartílagos, tendones y músculo en la zona del pecho, inflamaciones de estos componentes también pueden ser una causa de dolor.

¿Cuándo debemos pensar en un ataque cardíaco?

El dolor “típico” es una sensación de opresión en el pecho, también conocida como una pisada de elefante, siendo muy bien caracterizada por los pacientes.

Este síntoma se puede irradiar hacia el brazo izquierdo o bien hacia la mandíbula y puede estar asociado a sensación de náuseas o sudoración.

Sin embargo, en las mujeres y en las personas añosas, el mismo podría expresarse con síntomas atípicos, como es el dolor en la zona alta del abdomen o bien con falta de aire.

Existen características que no nos hacen pensar en un ataque cardiaco, como las puntadas fugaces o bien aquellos dolores que cambian con las posiciones o con los movimientos respiratorios. De todas formas, deben considerarse una llamada de atención y ser consultados ante la mínima duda.

¿Cómo hay que actuar frente a un dolor de pecho?

Toda persona mayor de 40 años, o que tenga factores de riesgo cardiovasculares como la diabetes, hipertensión, colesterol elevado o tabaquista, frente a un dolor que haga sospechar un ataque cardiaco debe consultar a una guardia o a un servicio de emergencias en forma inmediata. La importancia de esta conducta radica en que si se realiza un diagnóstico temprano del problema y se logra “destapar” la arteria comprometida se aumentan las chances de evitar secuelas graves en el corazón.

¿Qué estudios se pueden hacer?

Con un adecuado interrogatorio y examen físico se logra un diagnóstico preciso en la mayoría de los casos.

A esto hay que agregarle un electrocardiograma, siendo un estudio muy simple de hacer, de bajo costo, no invasivo que no usa contrastes ni emite radiaciones. Este estudio permite detectar si la persona está cursando un ataque cardiaco o bien diagnosticar otros problemas como la miocarditis o la pericarditis.

Estudios de sangre ayudan a detectar sustancias que indican que hubo daño a nivel del corazón, logrando localizar en forma más precisa la causa del dolor.

En ciertos casos puede ser necesario realizar una ecografía del corazón para aportar más datos para arribar a un diagnóstico.

¿Cuál es el tratamiento que se debe aplicar?

Para cada causa de dolor de pecho existe un tratamiento determinado. Por esto es que se debe hacer un diagnóstico preciso y certero del problema.

Todas las personas deben ser monitorizadas mientras se realizan los análisis y estudios pertinentes.

En el caso de un ataque cardíaco, la importancia radica en actuar con celeridad con el fin de recuperar la “irrigación” del músculo del corazón, ya sea con una angioplastia o bien con medicación que logra disolver el coágulo que genera la obstrucción de la arteria.

Lo ideal es poder hacer un diagnóstico preciso dentro de los primeros 60 minutos desde el inicio del dolor, y lograr abrir la arteria en los siguientes 60 minutos, logrando así disminuir las chances de que queden secuelas graves a nivel cardíaco.

Cuando se da el dolor por una inflamación de corazón, el reposo y el monitoreo de los latidos del corazón son de importancia por el riesgo de presentar arritmias malignas. Se pueden usar analgésicos en los casos de que el dolor de pecho sea por una inflamación del pericardio.

En conclusión, si una persona presenta dolor de pecho no dude en consultar a la brevedad a un médico o una guardia para poder descartar un ataque cardíaco. Una vez descartado, se deberá pensar en otras causas como los problemas en la aorta o bien en las arterias del pulmón.

  • Fuente: Dr. Nicolás Gonzalez. Médico especialista en cardiología

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!