El acceso a la salud, en el fondo de la tabla: postales de un triste ranking argentino

El BID simuló un Mundial de la Salud en base a indicadores claves de cada país. La región y nuestro país, con pésimas notas. Mucho por hacer. Lo explica Alejandro Risso Vázquez.

El Banco Interamericano de Desarrollo lanzó recientemente un portal interactivo para determinar el ganador en atención sanitaria en el contexto del último mundial de fútbol. Allí se analiza la situación en cada uno de los 32 países clasificados a Rusia 2018 para intentar responder esta pregunta: ¿Quién quedaría campeón si la competencia fuera sobre indicadores de desarrollo? La respuesta angustia.

Para el hipotético Mundial de la salud, seguimos el Índice de Acceso y Calidad en Salud del Instituto para las Métricas y Evaluaciones en Salud (IHME, por sus siglas en inglés), que se basa en causas de muerte que hubieran sido prevenibles en la presencia de un sistema de salud efectivo en términos de acceso y calidad, y factores de riesgo.

Ningún país de América latina se clasificó a las semifinales en Rusia. Pero, más allá del fútbol, hay algo más serio,  más triste, más urgente: ningún país de la región lo hubiera hecho en una competencia global de acceso y calidad de la salud. Islandia es el ganador del Mundial de la Salud.

Podés leer: ¿Por qué el hijo de pobre será pobre? Alerta médico sobre la infancia vulnerable

En base a los puntajes del índice, los grandes finalistas habrían sido Islandia (93.6), Suiza (91.8), Suecia (90.5) y Australia (89.8), coronando Campeón del Mundo a la tierra de los vikingos. Al otro lado de la tabla, entre las posiciones 24 a la 28 de 32 países, quedarían Perú, Argentina, Colombia, Brasil, Panamá y México; es decir, casi todos los países de la región que lograron clasificarse.

¿Qué sucede realmente en la Argentina?

Argentina ocupa el puesto 59 del ranking Mundial de la Salud, elaborado por expertos de los 188 países miembro de la OMS con 37 parámetros sanitarios relacionados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas para 2030. Presentado con motivo de la 72ª sesión de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, se trata del primer análisis exhaustivo de las tendencias entre 1990 y 2016.

A nivel global, Argentina consiguió 64 puntos sobre 100. La peor puntuación la obtuvo en el índice de maternidad infantil, donde sacó 23 puntos. La segunda peor puntuación es en el uso de alcohol, donde obtuvo 40. También obtuvo un mal puntaje en el índice de muertes por suicidio, con 41.

El país alcanzó la mejor nota -100- en el índice de incidencia de malaria; al igual que en la categoría conflicto armado, de acuerdo al análisis publicado en la revista The Lancet.

Podés leer: Por qué el acceso a la salud es desigual en Argentina y cómo revertirlo

A nivel latinoamericano, lidera Uruguay (puesto 45), seguido por Colombia (51). Detrás de Argentina (59) se ubican Chile (61) , Perú (62) , Brasil (67), Ecuador (79) , Paraguay (84), Venezuela (99) y Bolivia (111).

El top 10 lo componen Singapur, Islanda, Suecia, Noruega, Países Bajos, Finlandia, Israel, Malta, Suiza y Reino Unido. Mientras que los últimos del ranking son Afganistán, República Central Africana y Somalia.

La publicación del estudio, financiado por la fundación Bill & Melinda Gates, concluye que se necesitan “muchos progresos” a nivel mundial para que todos los países puedan alcanzar en 2030 los Objetivos de Desarrollo Sostenible en materia de salud.

Por lo tanto, todos los esfuerzos deben estar dirigidos a mejorar la cobertura y el acceso a los servicios de salud, teniendo en cuenta, también, que su impacto disminuye si no se cuenta con infraestructura, equipamiento y personal de salud adecuado; es decir, si la calidad de la atención no es suficiente.

Podés leer: Inequidad en salud: el desafío de terminar con la pobreza como factor de enfermedad

Tomar acción no siempre es sencillo y puede parecer una tarea titánica. Ante ese escenario, haríamos bien en recordar que Islandia, el campeón hipotético del BID, jamás había clasificado antes a un Mundial de Fútbol.

 

  • Alejandro Risso Vázquez. Coordinador Médico Terapia Intensiva, Sanatorio Otamendi. Médico especialista en clínica médica y en medicina crítica y terapia intensiva. Maestrando en Economía y Gestión de la Salud.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!