El virus del zika y sus posibles implicancias en el embarazo

Solo una de cada cuatro personas infectadas desarrolla los síntomas de la enfermedad. No hay evidencia de que la infección por el virus Zika plantee riesgo de defectos de nacimiento en futuros embarazos

Comienza el verano y la mayoría de las personas planifican sus vacaciones reservando pasajes, hoteles y muchas cosas más. Algo que se deberá agregar a la planificación son las zonas de riesgo de contagio del Zika, ya que en el último año ha avanzado mucho en América y se encuentra presente en 46 países. Los riesgos del virus transmitido por el mosquito Aedes aegypti tiene grandes repercusiones en embarazadas y en varones y mujeres que están buscando tener un hijo.

Según el Centers for Disease Control and Prevention (CDC), la infección por el Zika durante el embarazo puede provocar un defecto congénito en el cerebro de los fetos que se denomina microcefalia. Se han detectado otros problemas en fetos y bebés infectados con el virus del Zika antes de nacer, que incluyen defectos oculares, déficit auditivo y trastornos del crecimiento. También aumentaron los informes de casos de síndrome de Guillain-Barré, una enfermedad poco frecuente del sistema nervioso.

“Dado que nos encontramos en una zona de riesgo, en IVI Buenos Aires ya hemos incorporado a nuestros protocolos algunos pasos para evitar los riesgos en la descendencia”, explica el doctor Fernando Neuspiller, director de IVI Buenos Aires:

• Le preguntamos a los pacientes si han viajado a zonas de riesgo de transmisión del Zika.
• En esta época vacacional recomendamos a los pacientes que están planificando un embarazo que no viajen a zonas con alto riesgo de contagio, ya sea fuera del país o mismo dentro de Argentina.
• A todos nuestros pacientes, hayan viajado o no, les pedimos análisis adicionales para detectar el virus en sangre, orina y semen.

“Estamos tomando todas las precauciones para que nuestros pacientes puedan cumplir su sueño de ser padres”, dice Neuspiller. Y aclara algunas de las dudas  frecuentes en torno a esta enfermedad y su implicación en el embarazo:

  • Síntomas, diagnóstico y tratamiento del virus Zika: La enfermedad del virus del Zika se propaga entre las personas principalmente a través de la picadura de un mosquito infectado de la especie Aedes (aegypty y albopictus). Una persona infectada también puede transmitir el virus por vía sexual y una mujer embarazada puede transmitirla al feto. Si bien es poco probable, el virus también puede contagiarse a través de una transfusión de sangre.
  • A partir de entonces, en el caso de desarrollar la enfermedad, las personas afectadas pueden experimentar síntomas comunes como fiebre leve, erupciones cutáneas, conjuntivitis, dolores musculares o articulares y malestar general –empieza a manifestarse entre dos y siete días después de la picadura de un mosquito infectado–. Es importante saber que solo una de cada cuatro personas infectadas desarrolla los síntomas de la enfermedad, que tiene unos efectos leves y de corta duración –no más de una semana– para quienes la experimentan.
  • El diagnóstico del Zika se realiza mediante análisis de sangre, a través del PCR (reacción en cadena de la polimerasa) y, a día de hoy, no existen medicamentos o vacunas para luchar contra la enfermedad. Se recomienda reposo, hidratación, y paracetamol para el control de la fiebre.

Zika y embarazo

Aunque hay evidencias de la relación entre la infección por el virus en mujeres embarazadas y la aparición de microcefalia en sus recién nacidos, no se conoce con certeza la forma en que se produce la afectación del feto ni la incidencia de esta malformación en pacientes que han contraído la enfermedad.

Las mujeres embarazadas o aquellas en edad reproductiva con deseos de gestación deben tener especial precaución para evitar la picadura de estos mosquitos –especialmente aquellas que viven en las áreas afectadas–, siguiendo algunas recomendaciones, como evitar viajar por Latinoamérica, zonas de Estados Unidos, Oceanía, África y Asia. No hay que olvidar que Argentina es uno de los países considerados zona de riesgo, por lo que también recomendamos evitar áreas del país con mayor riesgo de contagio.

No hay evidencias de que la infección por el virus Zika plantee riesgo de defectos de nacimiento en embarazos futuros. Por ello, los bebés concebidos una vez superada la enfermedad se encontrarían fuera del riesgo de infección fetal por el virus.

Cómo prevenir el Zika

  • Evitar los viajes a áreas con transmisión del Zika.
  • Usar preservativo cada vez que tenga relaciones sexuales, o no tenerlas durante el embarazo con una pareja sexual que viva en un área con Zika o que haya viajado a un área afectada.
  • Si está buscando quedar embarazada, consultar con su médico antes de viajar a áreas con Zika.
  • Permanecer en lugares con aire acondicionado y con mosquiteros en las ventanas para evitar la entrada del mosquito.
  • Aplicarse repelente de mosquitos siguiendo siempre las instrucciones en la etiqueta del producto.
  • Los repelentes de insectos no se deben utilizar en niños menores de 2 meses.
  • Eliminar el agua estancada en la casa y sus alrededores.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!