¿Llegará el final de la pandemia en 2022? Qué dicen los expertos

Te contamos algunas buenas noticias sobre la variante ómicron para ser más positivos y optimistas durante este año.

Pasó un año y luego otro. Avanzan los meses y cada tanto una noticia golpea con más casos, nuevas variantes y demás, pero no hay que desesperar porque los expertos de los principales países miran el horizonte con esperanza. ¿Qué tan probable es que logremos recuperarnos en los próximos meses? A continuación, compartimos por qué hay razones que nos permite pensar el fin de la pandemia no está demasiado lejos.

Seguir aguantando… ¿Hasta cuándo?

Ya habiendo transitado casi dos años de pura pandemia, nuestros protocolos y nuestro propio sistema inmune se fueron fortaleciendo frente al inesperado virus. De todas maneras, todavía no es momento para relajarnos. Seguimos usando las mascarillas y los barbijos para protegernos entre todos.

Te puede interesar: Dinamarca asegura que en dos meses termina la pandemia: por qué es señal de esperanza

Por más agotador que resulte continuar con todos estos protocolos, existe una pequeña luz al final del túnel que nos permite tener esperanzas para el final de la pandemia. Ya contamos con no una, sino varias vacunas para aplicárselas a la población y fortalecer su inmunidad. Así, las personas vacunadas serán menos propensas a sufrir consecuencias mortales por los contagios.

Terceras dosis y variantes

Sabemos que las vacunas no evitan que las personas se contagien de covid-19, pero sí se ha probado que disminuye los casos a un número menor. Es por eso que en el último tiempo se estuvo debatiendo y empleado las terceras dosis o dosis de refuerzos.

Leer más: Tercera dosis: ¿es necesario en adolescentes?

Con la llegada de las nuevas variantes del coronavirus, la más popular del momento es Ómicron, nuestro sistema inmune debe estar más fuerte que nunca para evitar contagiarse nuevamente. Con los nuevos virus, hay que organizarnos y cuidarnos lo más posible para que la pandemia no se extienda por más tiempo. Las dos dosis de la vacuna no son suficientes para evitar la infección frente a ómicron, por lo que es necesario requerir a una dosis de refuerzo.

La buena noticia es quelas terceras dosis, que se están inoculando ahora, generan una fuerte neutralización a esta variante ya que suponen un importante refuerzo a la protección individual frente al virus. Todos los mayores la tienen puesta, y eso, al menos temporalmente, aporta cierta tranquilidad para todos nosotros.

Podés ver: Fernando Polack: “Los vacunados no tienen ninguna razón para entrar en pánico”

Del resto de los grupos social que faltan, muchos no tendrán ni que ponérsela, porque todo el que esté contagiado de covid-19 ahora está recibiéndola ya de forma natural, y más potente aún.

Inmunidad celular

Otra buena noticia es que, aunque no tengamos puesta la tercera dosis todavía, las dos dosis de la vacuna nos siguen protegiendo de la covid grave. Es decir, si volvemos a enfrentarnos al virus, la respuesta celular se activará rápidamente para generar nuevos anticuerpos neutralizantes. El organismo tardará algo más en defenderse que si acaba de recibir esa nueva dosis de anticuerpos, pero se defenderá igual de bien. Y esto se lo debemos a la inmunidad celular.

Continuar leyendo: Coronavirus: una pediatra aclara las dudas sobre vacunar o no a niños de 3 a 11 años

Varios estudios han comprobado que esta inmunidad celular resiste mejor frente a ómicron que los anticuerpos. Las células T, que son clave para eliminar las células infectadas por el virus, mantienen su eficacia intacta frente a esta nueva variante. Ya se sabía que la respuesta inmune celular ha sido fundamental para combatir otras variantes, pero ahora, se ha confirmado con ómicron.

También se ha demostrado que la inmunidad celular que generan las vacunas no solo es muy potente frente a las nuevas variantes, también mejora con el tiempo. Las células B, algo así como la fábrica de anticuerpos, van madurando con el paso de los meses y son capaces de generar unarespuesta más potente y versátil frente nuevas variantes del virus. En su día se dijo, incluso, que la inmunidad celular generada por las vacunas puede durar toda la vida.

Ómicron causa menos daño pulmonar

Aunque todavía es pronto para confirmar si esta nueva variante es menos severa que las anteriores, los datos que van proporcionando los casos de covid que genera son alentadores: son más leves, generan muchas menos hospitalizaciones. Esto no solo se debe a la ayuda de las vacunas, también es porque se ha visto que la variante ómicron es menos eficiente infectando los pulmones.

Ver más: ¿Cómo distinguir si tenés la variante ómicron o si es un resfrío común?

Se ha comprobado que ómicron infecta mucho mejor los bronquios que las variantes anteriores, pero mucho peor los pulmones. Y la propia realidad, la sintomatología que se está viendo en los infectados ahora, lo reafirma: ómicron afecta más a las vías altas del sistema respiratorio.

Virólogos españoles apuntan que podríamos estar acercándonos al final de la pandemia, y que lo más probable es que este virus acabe causando un simple catarro

Algo parecido a lo que ya causa ómicron en vacunados que no tienen patologías de riesgo. Que este coronavirus acabe quedándose como un nuevo virus estacional es algo que llevan tiempo apuntando varios científicos, aunque nadie hasta ahora se ha atrevido a aventurar cuándo.

Casos y hospitalización

Lo cierto es que,si nos fijamos en lo que ha ocurrido en los países que nos llevan la delantera en contagios, el panorama también invita a un cierto optimismo. Reino Unido, Dinamarca y Sudáfrica vieron subir en picado sus cifras de contagios, a una velocidad meteórica. Algo similar está ocurriendo aquí ahora: el aumento exponencial de la incidencia de covid en España, que bate un nuevo record cada día, es inédito.

Leer más: Coronavirus: 10 hitos en tratamientos y vacunas que anticipan el fin de la pandemia

Pero en esos tres países, después, los casos cayeron tan rápido como habían subido. Se dice que cuanto más rápido sube una ola, antes alcanza el pico y más rápido baja; lo cual ocurrió en esos países.

Por otro lado, también se vio que la variante ómicron genera mucha menos hospitalización que las variantes anteriores, pese a su elevadísima incidencia. La ocupación de las UCI va en aumento, pero nada tiene que ver con lo que vimos en las olas anteriores: sube a un ritmo cinco veces inferior al de la quinta ola.

Las personas que contraen ómicron tienen una menor probabilidad de necesitar atención hospitalariaen comparación con la variante delta

De esta manera, la caída de hospitalizaciones es una de las cuestiones que, desde el punto de vista científico, se apunta como el final de la pandemia. Es uno de los primeros pasos que indican el fin de toda la pandemia a nivel mundial. Continúa siendo una cuestión de protocolos e higiene para todos, pero ahora podemos ver una luz de esperanza para que todo esto termine pronto.

Continuar leyendo: