Francia: permitirían a alumnos fumar en las escuelas por temor a atentados

Fumar o correr el riesgo de morir en un atentado delante de su colegio. Al parecer este es el nuevo e inusitado debate que se ha abierto en la comunidad educativa francesa desde que el gobierno autorizó excepcionalmente el cigarrillo en los patios de los institutos secundarios para evitar que los alumnos se expongan a sufrir la consecuencias de un atentado terrorista al salir a fumar fuera del establecimiento.

En todo caso, la decisión es un modo directo de poner en prácrtica una medida que ya se aplica en muchos colegios, sobre todo en la región parisina. Allí los directivos decidieron transgredir la ley -que prohíbe el tabaco dentro del perímetro escolar-, evitando así poner en peligro la vida de los alumnos.

Para los directores de establecimientos de enseñanza, el hecho de que cientos de jóvenes se agrupen delante del edificio para fumar un cigarrillo puede convertir a estos lugares y en esos momentos en un blanco deseable por grupos terroristas. Especialmente por las amenazas del grupo Estado Islámico dirigidas contra las escuelas francesas.

Un portavoz del ministerio recalcó el carácter “excepcional” de la medida de creación de esas “zonas específicas” en los patios de los liceos.

“En circunstancias de peligro excepcional como las que vivimos en Europa y en Francia, velamos a la vez por garantizar la seguridad de los alumnos y por situarnos de todos modos en una lógica de salud publica”, dijo.

Sin embrago, para las asociaciones anti-tabaco, esta decisión se sale de todo marco normativo. En un comunicado común, varias asociaciones reaccionaron a la versión para decir “no al retorno del tabaco a los liceos”.

De hecho, el profesor Bertrand Dautzenberg, secretario general de la Alianza contra el Tabaco declaró públicamente que “No es normal organizar mesas redondas para violar la ley”. Las asociaciones recuerdan un dato más que preocupante. Y es que 200.000 jóvenes se convierten en adictos al tabaco cada año en Francia.

La asociación de Derechos de los No Fumadores (DNF) estimó que se trata de una dramática vuelta atrás, diez años después de aprobarse la ley que prohíbe fumar en los establecimientos escolares.

“Es desastroso para la salud pública, se somete al tabaquismo pasivo a personas muy jóvenes” y “sobre todo, se renormaliza el acto de fumar”, sostiene Stéphen Lequet, directivo de esa asociación.

Según una encuesta de junio de 2015, en Francia uno de cada tres jóvenes de 17 años fuma diariamente.

Pero lo cierto es que los usos y costumbres de la vida en Europa ha ido poco a poco modificándose. Los espacios públicos más convocantes de las grandes ciudades están atestados de las marcas de la ultra-seguridad que pretenden evitar el horror, como es el caso del Paseo de los Ingleses en Niza, el marcado de Navidad de Berlín, el puente de Westminster, el London Bridge y el Borough Market en Londres, las Ramblas en Barcelona o la costanera de Cambrils.

En el ámbito educativo, muchos gobiernos europeos han invertido un buen porcentaje del presupuesto público para que el personal de las escuelas adquiera formación para prevenir, y sobre todo, saber actuar en caso de un ataque terrorista.

Particularmente en las escuelas francesas, se organizan tres ejercicios prácticos durante el año escolar, para enseñar a alumnos y maestros a reaccionar en forma adecuada ante situaciones de riesgo.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!