Fumar marihuana de manera regular deteriora la inteligencia

Consumir marihuana en forma crónica puede tener efectos negativos sobre la salud, principalmente sobre el cerebro al producir un deterioro del coeficiente intelectual y aumentar el riesgo de sufrir trastornos psicóticos.

El consumo de cannabis no es nuevo: hace más de cuatro mil años que se usa con fines religiosos y medicinales. Lo novedoso de los últimos 50 años es su uso recreacional. Es imposible saber con exactitud cuántos consumen hoy marihuana, pero según la Oficina de Drogas y Crimen de la Organización de las Naciones Unidas, en 2006 aproximadamente 166 millones de personas la consumían, lo que representa el 3,9% de la población de entre 15 y 64 años.

En la Argentina, un 3,2% de las personas de entre 12 y 65 años reportó haber consumido marihuana durante 2010 en una encuesta realizada por la Secretaría de Programación para Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar).

Se ha discutido mucho sobre el impacto que puede tener la marihuana sobre la salud, si es más o menos dañina que el tabaco o si tiene consecuencias a largo plazo. No es fácil poder medir los efectos que puede tener: para poder evaluar las consecuencias a largo plazo del consumo de marihuana son necesarios estudios adecuadamente diseñados que comparen a personas que consumen marihuana con personas que no lo hacen. En todos los casos hablamos de personas que consumen marihuana de manera habitual y prolongada, no de fumadores esporádicos.

En cuanto al riesgo de enfermedad cardiovascular, los estudios existentes hasta el momento no han probado que exista una asociación entre el consumo de marihuana y el riesgo a largo plazo de infarto de corazón o accidente cerebrovascular. Sin embargo, los resultados de un estudio sugieren que el consumo marihuana podría excepcionalmente desencadenar un infarto de corazón en la hora posterior a dicho consumo.

El riesgo más alto es el impacto que la droga podría tener sobre el sistema nervioso central: se produce un claro deterioro del coeficiente intelectual

Con respecto al riesgo de cáncer, los resultados de los estudios son discordantes. Algunos sugieren que el consumo crónico de marihuana podría incrementar el riesgo de cáncer de pulmón mientras que otros no encontraron una asociación. Estos estudios no identificaron un aumento en el riesgo de cáncer de boca, faringe, laringe o esófago. Dos estudios evaluaron la función pulmonar de pacientes consumidores de marihuana en relación a aquellos que no consumen y no encontraron diferencias significativas.

El riesgo más alto es el impacto que la droga podría tener sobre el sistema nervioso central. Los resultados de un estudio que siguió a 874 pacientes por 20 años mostró que el consumo crónico tiene un impacto negativo sobre el coeficiente intelectual (hay un declive significativo entre quienes consumen en comparación con quienes no lo hacen).

Otros estudios sugieren una disminución en la capacidad de tomar decisiones, formar conceptos y planificar. Once estudios que evaluaron el riesgo de trastornos psicóticos concluyeron consistentemente que el consumo crónico de marihuana aumenta el riesgo de este tipo de enfermedades. Si bien los resultados con respecto al riesgo de depresión y ansiedad son controvertidos, la evidencia coincide en que los efectos negativos sobre la salud son mayores cuanto mayor es el consumo.

La evidencia científica disponible sugiere que el consumo de marihuana se asocia a efectos perjudiciales para la salud fundamentalmente sobre la funciones neurocognitivas y aumenta el riesgo de presentar trastornos psicóticos.

Fuente: Chequeado.com

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!