Fumar marihuana puede duplicar el riesgo de ataque al corazón

El estudio, recientemente publicado, expone que este peligro está asociado a adultos menores de 45 años.

El consumo de la marihuana aumentó con la pandemia y las huellas físicas y psíquicas de esta sustancia son cada vez más frecuente. El tema preocupa. Según un nuevo estudio publicado en la revista Canadian Medical Association Journal, los consumidores jóvenes de cannabis tienen el doble de probabilidades de sufrir un ataque cardíaco.

El consumo de cannabis y sus riesgos

El cannabis es una sustancia psicoactiva proveniente de la planta cannabis sativa, presentando un químico psicoactivo llamado tetrahidrocannabinol o THC. El consumo de cannabis puede provocar el conocido ataque cardíaco, el cual consiste en un infarto de miocardio que afecta principalmente a los consumidores de esta sustancia.

Mientras mayor sea su consumo, mayor va ser el riesgo que el organismo reciba

La investigación canadiensa anaizó el historial de ataques cardíacos entre los años 2017 y 2018 recopilados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU., con más de 33.000 adultos de entre 18 y 44 años.

Casi uno de cada cinco de estos adultos jóvenes informó haber consumido cannabis, y este grupo tenía el doble de probabilidades de haber sufrido un ataque cardíaco. En general, el 1,3% de los consumidores de cannabis habían padecido un ataque al corazón, en comparación con el 0,8% de los no consumidores. Como resultado, quienes consumían la sustancia al menos una vez a la semana eran más propensos a padecer ataques cardíacos.

Podés ver: Cómo dejar de fumar porros y combatir la adicción a la marihuana

Por otro lado, el riesgo de estas secuelas fue el mismo independientemente de si el consumo era a través de cigarillos, cigarrillos electrónicos o comestibles. Eso quiere decir que ningún método de consumo es más seguro que otro bajo ninguna circunstacia. 

Otros síntomas

A su vez, se descubrió que los fumadores eran más propensos a presentar una falla en la principal cámara de bombeo del corazón. Es decir, como consecuencia tienen un ventrículo izquierdo agrandado. A medida que sus paredes se vuelven más gruesas el transporte de sangre por el cuerpo disminuye, aumentando así el riesgo de accidentes cerebrovasculares. 

Otro de los efectos secundarios del consumo de cannabis es el deterioramiento de la función cardíaca, haciendo que las fibras musculares de los consumidores se deformen cada vez que el corazón se contraiga.

Leer también: Científicos demuestran cómo afecta el cannabis al desarrollo de los adolescentes

En América del Norte, los casos de uso del cannabis está aumentando entre los adultos jóvenes gracias a la reciente legalización y despenalización. Esto simboliza un riesgo ya que no se conoce al cien por ciento los efectos sobre la salud cardiovascular que el cannabis puede provocar.

Cierto porcentaje de estos consumidores afirman que fumar cannabis no les ha provocado ningún daño en su organismo y que, por lo tanto, es seguro. Esto no es verdad ya que existe una creciente evidencia de que su consumo podría ser potencialmente dañino para la persona, tanto a corto como a largo plazo.

Contrinuar leyendo: