Investigadores comprueban los efectos tóxicos del glifosato en el sistema nervioso animal

Si bien el uso del glifosato es promovido a escala global por su inocuidad, el debate sobre su uso sigue abierto y actualmente existe un amplio reclamo social que exige que se tengan en cuenta las consecuencias biológicas de su aplicación, en función de distintas evidencias que demuestran efectos nocivos para el desarrollo animal y humano.

En ese sentido, un estudio realizado por un grupo de investigadores del Área Toxicología de la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas de la UNR (Universidad Nacional de Rosario), en Argentina, dio pruebas de que el glifosato produce “efectos neurotóxicos” en el desarrollo y funcionamiento del sistema nervioso, a partir de la demora en la maduración de neuronas de mamíferos sometidas a ese herbicida.

Durante cinco años el equipo liderado por la investigadora Susana Rosso realizó evaluaciones de los efectos que tenía el glifosato en animales mamíferos expuestos a ese producto durante el período de gestación tratando a ratas madres con ese producto cada 48 horas durante la preñez y después evaluó los efectos tóxicos en los neonatos.

“Nos interesaba saber si existían signos de neurotoxicidad manifestados por alteraciones en la capacidad aprendizaje y memoria, en la fuerza muscular, la actividad locomotora, en las respuestas reflejas de estos animales que se encuentran en períodos tempranos del desarrollo y que fueron expuestos al glifosato” durante la gestación, señaló la jefa del equipo.

glifosato-efectos-2_opt

“Observamos que manifiestan alteraciones en la capacidad de las respuesta reflejas, disminución en el desarrollo, en la actividad locomotora, en el aprendizaje y la memoria”, dijo Rosso en una nota de divulgación de la UNR.

“Todo esto indicaba –agregó- que había alteraciones en el sistema nervioso. Eran resultados moderados, no drásticos, pero mostraban alteraciones que comprometían al sistema nervioso”.

Una vez comprobado esto, el equipo de investigación se lanzó a una segunda etapa de estudios en la cual se propusieron identificar qué aspecto a nivel celular está alterado y qué provoca estos cambios en la función del sistema nervioso “en los ensayos in vivo” buscando ahondar en esta problemática que aqueja a extensas zonas muy pobladas por seres humanos.

El estudio señala que una neurona normal -neurona control del hipocampo- va cambiando su morfología a partir de tres o cuatro horas “y por medio de microscopía se puede ver cómo va madurando”.

“Lo que nos llamó mucho la atención fue que cuando tratábamos una neurona de cuatro días la morfología de una neurona tratada con glifosato era como una célula de dos días: había un retraso en la maduración“. explica la investigadora.

glifosato-efectos-3_opt

Según informó la UNR, “los ensayos del equipo de investigación demostraron que los efectos no son reversibles”, por lo que “si uno le saca a la neurona el medio que contiene glifosato y se lo cambia con un medio fresco con todos los nutrientes, la neurona no recupera la morfología de la neurona control”.

Por el contrario, el estudio sostiene que “queda retrasada en su desarrollo, en un estadio muy simple e inmaduro” mientras que “in vitro, luego de ocho días estas neuronas mueren”.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo