La carta que un famoso escritor dirigió a los antivacunas tras la muerte de su hija

Tras perder a su hija en un puñado de horas, Roald Dahl escribió unas impactantes líneas sobre por qué hay que vacunar a los niños de sarampión.

Los antivacunas son considerados hoy, en 2019, un verdadero atentado contra la salud pública, un peligro para todos. El fenómeno se ha intensificado en los últimos años, pero no es nuevo. En 1986, cuando se registraron nuevos brotes de sarampión, el famoso escritor Roald Dahl, autor de “Charlie y la fábrica de chocolate”, “Mi gran amigo gigante” y otras tantas obras conocidas, escribió un ensayo en el que describió la muerte de su hija de 7 años, víctima del sarampión. La peligrosa enfermedad viral se la llevó en un puñado de horas.

La no vacunación o el incumplimiento de los calendarios recomendados en cada país amenaza lo que se conoce como inmunidad de rebaño o de grupo y amenaza fundamentalmente las vidas de individuos vulnerables.

La “inmunidad de rebaño” no solo incluye al individuo vacunado que queda protegido contra alguna enfermedad, sino también a quienes no es posible inmunizar con seguridad, como es el caso de los recién nacidos o los niños con cáncer

Si la tasa de vacunación de la Triple Viral cae por debajo de 90 por ciento en una población determinada, esto puede dar origen a brotes de sarampión, una enfermedad que puede cursar con complicaciones potenciales graves, que ven desde neumonía -la causa de muerte más común en los niños infectados por el virus- hasta encefalitis, una inflamación del cerebro que puede ocasionar sordera y discapacidades intelectuales.

Podés leer: Puede causar ceguera, inflamación cerebral y muerte: es el sarampión y está de regreso

Dahl se erigió en defensor de la vacuna contra el sarampión tras perder a su pequeña hija, Olivia, en 1962, victima de una encefalitis generada por el virus. La cruda y directa misiva apareció poco después de su muerte en un escritorio y recién ahí fue difundida.

Titulada “Sarampión: una enfermedad peligrosa”, fue publicada en The Encephalitis Society. “Es prácticamente un crimen no vacunas a los hijos”, dice, sin medias tintas. Compartimos su testimonio.

La carta de Roald Dahl a los antivacunas

“Olivia, mi hija mayor, tenía siete años cuando se contagió de sarampión. Recuerdo que solía leer para ella mientras estuvo en cama y nunca me sentí especialmente alarmado conforme la enfermedad seguía su curso habitual.

Una mañana, cuando parecía estar próxima a recuperarse, me senté en su cama para enseñarle a formar animalitos con limpiapipas de colores, pero cuando fue su turno de hacer uno, noté que sus dedos y su mente no estaban coordinados y no logró formar algo. “¿Te sientes bien?”, le pregunté. “Tengo mucho sueño”, respondió. Una hora después, estaba inconsciente. Murió 12 horas más tarde.

Podés leer: Washington en emergencia por culpa del movimiento antivacunas

La enfermedad había degenerado en un cosa terrible conocida como encefalitis por sarampión y los médicos nada pudieron hacer para salvarla. Esto ocurrió hace veinticuatro años, en 1962, pero si un niño con sarampión presentara ahora esa misma complicación mortal, los médicos nada podrían hacer para salvarlo.

Por otro lado, los padres de hoy pueden asegurarse de que no ocurra esta tragedia con alguno de sus hijos. Tienen la posibilidad de inmunizar a los niños contra el sarampión. No pude hacerlo por Olivia en 1962 porque, en aquellos días, no se había descubierto una vacuna confiable contra el sarampión. Todas las familias disponen hoy de una vacuna eficaz y segura, y lo único que tienen que hacer es pedir a su médico que la administre.

Todavía no se acepta universalmente que el sarampión puede ser una enfermedad peligrosa. Pero créanme, lo es. En mi opinión, los padres que se niegan a inmunizar a sus hijos están poniendo en riesgo las vidas de esos niños.

En Estados Unidos, donde la inmunización contra el sarampión es obligatoria, la enfermedad ha sido virtualmente erradicada, igual que la viruela. Pero aquí, en Gran Bretaña, debido a que muchos padres se niegan a inmunizar a sus hijos, bien sea por obstinación, por ignorancia o por temor, cada año tenemos cien mil de casos de sarampión. De ellos, más de 10,000 presentarán secuelas de uno u otro tipo. Al menos 10,000 desarrollarán infecciones de oído o pulmones. Y cerca de 20,000 morirán. ASIMILEMOS ESTAS CIFRAS.

sarampion

Podés leer: 41.000 casos en 6 meses: el sarampión bate récord en Europa

Cada año, alrededor de 20 niños británicos morirán a resultas del sarampión. ¿Y cuáles son los riesgos que podrían correr sus hijos con la inmunización? Son casi inexistentes. Presten atención. En un distrito con 300,000 habitantes, solo un niño presentará efectos colaterales graves debidos a la inmunización contra el sarampión, ¡cada 250 años! La probabilidad es de uno en un millón.

Piensen que hay más probabilidades de que su hijo muera atragantado con una barra de chocolate que de enfermar gravemente a consecuencia de la vacuna contra el sarampión

Entonces, ¿por qué se preocupan tanto? Es casi criminal que no vacunen a su hijo. El momento idóneo para administrar la vacuna es a los 13 meses de edad, pero nunca es demasiado tarde. Todos los escolares que aún no hayan sido vacunados contra el sarampión debieran implorar a sus padres que hagan disposiciones para inmunizarlos lo antes posible.

De manera deliberada, dediqué a Olivia dos de mis libros. El primero fue “James y el durazno gigante”. Lo escribí cuando aún vivía. El segundo fue “El buen amigo gigante”, dedicado a su recuerdo después que falleciera debido al sarampión.

Podés leer: Sarampión: cómo proteger a los bebés lactantes que aún no se pueden vacunar

Verás su nombre al principio de cada uno de estos libros. Y yo sé cuán feliz habría estado de saber que, con su muerte, ayudó a evitar que muchos otros niños enfermaran y murieran”.

Te puede interesar:

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!