La supervivencia al cáncer aumenta en el mundo, pero sobre todo para los pacientes ricos

Los autores del mayor estudio de la historia, con 37 millones de personas, denuncian una “oncoplutocracia”: hay grandes diferencias entre países y sectores sociales a la hora de diagnosticar y tratar un cáncer.

El cáncer no es una sentencia de muerte. La curación y la sobrevida han aumentado en muchos de los tumores y, en algunos, han dado vuelta la enfermedad, convirtiéndola casi una patología crónica. Pero superar el cáncer o convivir con él muchos años tiene que ver con el tamaño de tu cuenta bancaria y con el acceso integral a la salud, algo que va desde el diagnóstico precoz hasta la posibilidad de pagar los tratamientos de última generación.

Es lo que revela el mayor estudio sobre desigualdad en el diagnóstico y tratamiento del cáncer realizado hasta la fecha, con datos de 37,5 millones de pacientes en 71 países. El mismo revela un aumento generalizado de la supervivencia desde el año 2000 en todos los tumores y un incremento notable en la curación. Pero la desigualdad es enorme en términos de países y de sectores sociales (y aún en términos de color de piel).

Un enfermo de cáncer tiene más probabilidades de sobrevivir o no a la enfermedad dependiendo del país donde se encuentra

El diagnóstico surge del estudio “Concord-2”, encabezado por la epidemióloga italiana Claudia Allemani y publicado en The Lancet. Los investigadores han detectado mejorías incluso en los tumores de peor pronóstico, pero también subrayan que hay una gran desigualdad entre los países y entre las personas, vinculada al poder adquisitivo y el acceso a la educación y prevención que el dinero supone.

Allemani reconoce que la mayor parte de esta variabilidad se debe a factores que se pueden cambiar, como la accesibilidad y calidad de los servicios de diagnóstico y tratamiento, y cree que debe ser una llamada de atención para que los sistemas sanitarios inviertan más en el abordaje de esta enfermedad.

Inmunoterapia: la nueva esperanza para vencer al cáncer

“En todos los tumores que se han analizado ha habido una mejoría destacada de la supervivencia”, resume Rafael Marcos-Gragera, epidemiólogo del Instituto Catalán de Oncología y participante en el macroestudio internacional. En España, la supervivencia a los cinco años en el cáncer de esófago se ha incrementado del 9% al 13%. En el caso del hígado, ha subido del 14% al 17%. En pulmón, del 10,8% al 13,5%. En páncreas, del 5,6% al 7,7%. En otros cánceres, la supervivencia se mantiene alta desde hace años, como los de mama (85%), cuello de útero (65%), próstata (90%) y melanoma (87%).

En A rgentina, por ejemplo, la supervivencia cinco años después del diagnóstico pasó del 82,3% al 84,4% en los pacientes con cáncer de mama y del 83,5% al 87,6% en los de cáncer de próstata.

El trabajo, pese a los datos positivos, constata una “inaceptable” desigualdad en el acceso a los servicios médicos. La supervivencia a los cinco años de un cáncer de mama es del 90% en EE UU, frente al 66% de India. En Finlandia, más del 95% de los niños diagnosticados con leucemia linfoblástica aguda siguen vivos a los cinco años. En Ecuador, solo el 49,8%.

La supervivencia a los cinco años de un niño diagnosticado con un tumor cerebral es del 36% en México, del 66% en España y del 80% en Suecia

“Hay que acabar con la oncoplutocracia, en la que los progresos en la lucha contra el cáncer solo benefician a los países y pacientes ricos”, exige el oncólogo Richard Sullivan, del King’s College de Londres, en la revista médica que publica hoy los nuevos datos, The Lancet.

El mayor mapa del cáncer alumbra enormes diferencias por países

El estudio internacional, bautizado Concord-3, analiza 18 de los tipos de cáncer más habituales. En la mayoría de ellos, las supervivencias más altas se registran en EE UU, Canadá, Australia, Nueva Zelanda y en los países nórdicos. El código postal sigue siendo más importante que el código genético en la salud pública.

La supervivencia a los cinco años de un niño diagnosticado con un tumor cerebral es del 29% en Brasil, del 36% en México, del 41% en China, del 66% en España, del 78% en EE UU y del 80% en Suecia

“Podemos utilizar el neologismo oncoplutocracia, creado por el profesor Sullivan, para resumir la idea de que los pacientes ricos tienen un mejor pronóstico y que las diferencias en el resultado de un cáncer son cada vez mayores, como también lo son las diferencias en los ingresos económicos, tanto entre unos países y otros como entre unos ciudadanos y otros dentro del mismo país”, denuncia la epidemióloga Claudia Allemani, profesora de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

Por ejemplo, aunque la supervivencia al cáncer de pulmón ha superado el 10 por ciento en el período de estudio en países como China, Israel, Japón y Corea, y ha aumentado ligeramente en otros países como Colombia, América del Norte y algunos países europeos, el informe muestra como en este continente aún hay países con porcentajes inferiores, entre otros en Reino Unido.

La obesidad y el sobrepeso provocan 12 tipos de cáncer

“Las disparidades en la supervivencia del cáncer entre diferentes grupos de población también existen en los países ricos, por ejemplo entre personas blancas y negras en EE UU”, subraya Allemani.

Su equipo mostró hace unas semanas que la supervivencia a los cinco años de los pacientes de cáncer de colon en EE UU estaba relacionada con el color de la piel: era del 65% en el caso de los blancos y del 56% en el de los negros.

Allemani también pone el foco en otro problema: “Algunas de las nuevas terapias contra el cáncer son extremadamente caras y solo están disponibles para los más ricos de los países más ricos. Con estos precios, no son un producto sostenible para todos los pacientes, ni siquiera en los países más ricos”.

La primera terapia génica contra el cáncer aprobada en EE UU, desarrollada por la farmacéutica Novartis contra un tipo de leucemia, cuesta unos 400.000 euros por paciente.

“Algunas de las nuevas terapias contra el cáncer son extremadamente caras y solo están disponibles para los más ricos de los países más ricos”, denuncia la epidemióloga Claudia Allemani

El nuevo presidente de la Sociedad Europea de Oncología Médica, Josep Tabernero, alertó en septiembre de que “los márgenes de beneficio que obtienen las farmacéuticas no son sostenibles en ningún lugar del mundo y es necesario abrir un debate sobre cuál es un precio justo de los medicamentos”.

Riesgo de cáncer: cuánto debería preocuparte

El epidemiólogo Miquel Porta cree que, más allá de aplicar tratamientos carísimos, es urgente “acelerar el camino que el paciente recorre desde que tiene síntomas hasta que se diagnostica”.

Los autores del nuevo estudio hacen un llamamiento a las autoridades sanitarias de todo el mundo para que mejoren el registro de los pacientes con cáncer, “una herramienta clave” para medir la eficacia de un sistema sanitario.

Mayor supervivencia en cáncer de mama y colorrectal

El análisis muestra como la supervivencia a los 5 años de otros tumores, como el de mama y el colorrectal, ha aumentado en los países más desarrollados y en América del Sur (Brasil, Colombia y Ecuador), gracias a un diagnóstico precoz y la aparición de mejores tratamientos, como la radioterapia preoperatoria y la escisión total del mesorrecto, en el caso de estos tumores.

La supervivencia más elevada para estos tumores se consigue en Israel y Ecuador (más del 68% en caso de cáncer de colon); Qatar, Chipre e Islandia (más del 70% en cáncer de recto); y Australia, Brasil, Canadá, Chipre, Israel, Japón, Estados Unidos y varios países europeos (más del 85% en el caso del cáncer de mama).

12 signos que pueden estar dando señales de un cáncer incipiente

El cáncer en Argentina

Según datos del Instituto Nacional del Cáncer (INC), desde 2000 la mortalidad por cáncer en el país está descendiendo casi un 1% anual en los varones y un 0,14% anual en las mujeres. “Argentina se localiza entre los países con incidencia media alta de cáncer. La tendencia en el último tiempo es a la disminución ligera de la mortalidad global”, explicó a PERFIL Julia Ismael, coordinadora técnica del INC. El cáncer constituye la segunda causa de muerte en el país.

El de mama está al tope del ranking, con más de 19.000 casos anuales, y le sigue el cáncer colorrectal, con 13.558 casos nuevos por año.

Las diferencias entre los que más y menos tienen también se evidencian dentro del territorio nacional. En 2015, La Pampa presentó la mayor tasa de mortalidad en varones (149,8 p/100.000), en tanto que Chaco registró la mayor mortalidad en las mujeres (100,4 p/100.000). “Hay provincias que tienen mayor tasa de mortalidad de cánceres que tienen que ver con la pobreza. Por ejemplo, el cáncer de cuello de útero tiene mayor mortalidad en las provincias del NEA y NOA. Incluso en Buenos Aires, la distribución de la mortalidad es diferente según los distritos”.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!