Los anteojos, las llaves, algunos nombres o detalles: ¿Cuándo los olvidos dejan de ser “normales”?

Cómo identificar un problema de memoria

Dejar las llaves puesta, no encontrar los lentes mientras los tenemos puestos u olvidar los nombres de personas que vemos seguido son olvidos “normales”, pero, ¿Cómo podemos estar seguros de eso? ¿Cómo podemos identificar un problema de memoria?

Leer más: Atletismo mental: cómo entrenar el cerebro y mejorar la memoria

De acuerdo a Andrew Budson, autor del libro libro Seven Steps to Managing Your Memory—What’s Normal, What’s Not, and What tos Do about It, nuestra memoria alcanza su pico de actividad a los 20 años y luego empieza a deteriorarse. Para algunos este proceso puede ser más rápido o más lento pero según el especialista nuestra memoria ya no es la misma a los 30 años y menos a los 40.

Esto permite entender por qué nuestra memoria empieza a mermar muy temprano en la vida. A medida que pasan los años ocurren tres cambios “normales” en la memoria, que responden a un envejecimiento dentro de los parámetros de la salud.

  1. El primer cambio es que uno empieza a necesitar que te repitan las cosas para poder finalmente almacenarlo en la memoria.
  2. El segundo cambio es que tardamos más en rastrear los recuerdos para encontrarlos.
  3. El tercero consiste en que cada vez es más frecuente que necesitemos una pista para recordar algo.

Experimentar estos cambios es algo completamente natural en el proceso de envejecimiento, especialmente a partir de los 40 años. Según Budson, a partir de los 60 casi todos los adultos saludables identificarán estos síntomas. Pero, ¿qué olvidos no son normales? Tenemos un problema de memoria si la información no puede ser recuperada, a pesar de contar con pistas y ayuda.

Alerta memoria

No todos los trastornos de memoria están relacionados con la demencia o con la vejez. Patologías psicológicas como la la depresión o la ansiedad, la falta de vitaminas o el hipotiroidismo pueden traernos problemas para recordar.

Budson advierte no es fácil que uno mismo distinga qué cambios son “normales” para su edad y cuáles no. Por eso, recomienda hablar con la familia y con los amigos para ver si ellos notan algo diferente.

Hay dos señales que resultan evidentes y pueden servirnos como referencia para identificar problemas de memoria en personas cercanas. Una es cuando la gente tiende a repetirse, a hacer las mismas preguntas o contar las mismas historias una y otra vez sin darse cuenta. Y la otra es cuando alguien pierde la capacidad de hacer algo que antes podía hacer sin problemas.

Leer más: El alto consumo de azúcar aumenta el riesgo de cáncer y metástasis 

Cómo ejercitar la memoria

Dejando de lado la edad y los problemas específicos, todos podemos aprender a recordar mejor. El especialista recomienda realizar algunos ejercicios.

1. Dormir bien: las horas de sueño son clave para darle tiempo al cerebro de que pase la información al área de recuerdos permanentes.

2. Comer bien: según Budson hay que mantener una dieta estilo mediterránea. Ésta incluye pescado, aceite de oliva, palta, frutas y vegetales, nueces, legumbres y cereales enteros.

3. Ejercicio: el ejercicio es fundamental para mantener la mente sana.

4. Prestar atención: concentrarnos en lo que estamos haciendo y dejar el “multi-tasking”. Muchas veces no recordamos simplemente porque no prestamos atención.

5. Mnemotécnicas: usá trucos para recordar las cosas, inventá canciones o hacé asociaciones.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!