Marihuana: hay rastros en leche materna hasta seis días después de consumirla

El uso de marihuana durante el embarazo y la lactancia tiene consecuencias sobre el bebé. Lo confirma un estudio realizado en Estados Unidos.

Un estudio publicado en la revista Pediatrics encontró que sustancias químicas de la marihuana –como el Tetrahidrocannabinol o THC– pudieron detectarse en la leche materna de varias mujeres hasta seis días después de que ellas señalaran que fumaron marihuana o la consumieron en algún comestible, entre otras formas de uso.

“Estamos estudiando si estos metabolitos en algún nivel pueden afectar negativamente el desarrollo de un niño”, destacó la autora principal del estudio Christina Chambers, profesora de pediatría en la Universidad de California en San Diego y directora de investigación clínica para el Departamento de Pediatría de UCSD y el Hospital Rady Children. “Es importante encontrar las respuestas a esta pregunta y realizar más investigaciones”.

Podés leer: Marihuana terapéutica y porro: los diferentes usos de una misma planta

Según un estudio publicado el año pasado en la revista médica JAMA, la prevalencia del consumo de marihuana en mujeres embarazadas en California subió del 4,2% al 7,1% entre 2009 y 2016. Y algo similar ocurre en otros países. Por eso los médicos y científicos han estado observando de cerca las implicaciones que tiene para la salud el consumo de marihuana durante la lactancia, debido a que las madres en Estados Unidos ahora tienen un mayor acceso al uso recreativo en múltiples estados.

Lactancia y marihuana

El estudio es el primero en analizar en profundidad el tema. Los investigadores examinaron la leche materna de 50 mujeres que informaron haber consumido marihuana para poder estudiar las concentraciones de la sustancia química THC y otros compuestos. Las participantes en el estudio tenían hijos que iban desde recién nacidos hasta bebés mayores de 12 meses.

Entre 2014 y 2017, las mujeres proporcionaron 54 muestras de leche, que fueron estudiadas en la Universidad de California, dentro del laboratorio Mommy’s Milk de San Diego, un biorepositorio de investigación sobre la leche humana. Las mujeres también reportaron en cuestionarios si estuvieron expuestas a la marihuana, medicamentos u otras sustancias durante los 14 días previos a que se recogieran sus muestras.

Tras evaluar las muestras, los investigadores descubrieron que el THC podía detectarse en el 63% de ellas, es decir en 34 de las 54 totales. El promedio de concentración del THC hallado en dichas muestras fue de 9,47 nanogramos por milímetro. Los médicos, además, encontraron que en el 9% de las muestras (5 de ellas) también podían medirse las concentraciones de cannabidol, otro químico del cannabis.

Después, los investigadores calcularon cuánto THC podría ingerir un niño a partir de esa cifra promedio. Considerando la frecuencia de la lactancia, la cantidad de leche consumida y otros factores, el resultado fue que un bebé hipotético de tres meses con 6,1 kilogramos ingeriría aproximadamente 0,04 nanogramos de THC por cada milímetro de leche.

“La pregunta es: ¿importa? ¿Es posible incluso que bajos niveles en la leche materna puedan tener un efecto en el desarrollo neurológico de un niño? Y no tenemos la respuesta para eso”, aseguró Chambers. Los investigadores planean llevar a cabo otro estudio que les permita entender mejor cómo la exposición al cannabis podría estar relacionado con los resultados de las pruebas neuroconductuales en niños. “Esa es una hipótesis comprobable y algo con lo que queremos avanzar para tratar de responder, porque es una pregunta crítica”, sostuvo Chambers.

marihuana en el embarazo

Podés leer: 11 resultados del estudio más exhaustivo sobre los efectos de la marihuana

Cómo llegan los químicos a la leche materna

El THC u otros componentes de la marihuana pueden llegar a la leche materna porque los vasos sanguíneos en el seno proporcionan acceso a las glándulas donde se produce la leche, explicó el doctor Robyn Horsager-Boehrer, profesor y jefe de obstetricia y ginecología en el Hospital Universitario Southwestern’s William P. Clements Jr. de la Universidad de Texas en Dallas.

Ese acceso permite que los químicos o medicamentos en la sangre se transfieran a la leche materna, dependiendo del “tamaño del compuesto, la concentración en el flujo sanguíneo materno y si el medicamento o producto químico está ligado a grasas y proteínas”, indicó Horsager-Boehrer. “El THC es muy soluble en grasas, y dado que la leche materna tiene un alto contenido de grasa, no es sorprendente ver estos resultados”, apuntó sobre el estudio.

Recomendaciones para embarazadas

La Academia Estadounidense de Pediatría publicó un informe clínico que acompaña el estudio, con recomendaciones para mujeres lactantes y embarazadas que consumen marihuana. Los lineamientos establecen que la marihuana no debe ingerirse durante el embarazo y que el consumo de la misma durante la lactancia no es recomendable.

Podés leer: La marihuana deteriora la capacidad intelectual de manera irreversible

Alcohol, embarazo y lactancia

Estudios similares alumbran las consecuencias del consumo de alcohol durante el embarazo y la lactancia. La exposición de los niños al alcohol a través de la leche materna puede causar una disminución comparable de sus capacidades cognitivas, según un estudio publicado este lunes en la revista Pediatrics.

“Este es el primer estudio en el que se examinan las asociaciones entre la exposición al alcohol a través de la leche materna y la cognición en los niños”, escribieron en el reporte los investigadores de la Universidad de Macquarie en Australia.

Los autores obtuvieron datos de un estudio longitudinal, un estudio continuo de datos durante un período de tiempo, de 5.107 bebés australianos que fueron reclutados en 2004 y evaluados cada dos años hasta los 11 años.

Podés leer: Lactancia materna: beneficios al por mayor para la mujer, el bebé y la sociedad toda

Los investigadores también encontraron que un aumento en el consumo materno de alcohol se alineaba con puntajes de razonamiento no verbal más bajos en niños de 6 y 7 años que habían sido amamantados.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!