“Ningún dolor es normal”: cómo cuidar los huesos y articulaciones

Buena Vibra entrevistó a Eduardo Mysler, médico reumatólogo, sobre los signos de alerta que no podemos dejar de escuchar.

¿Cómo podemos cuidar las articulaciones y prevenir o retrasar la osteoartritis?

La osteoartitis no se puede prevenir, pero el cuidado desde temprano de las articulaciones es esencial. El no traumatisarlas en deportes de alto impacto es muy importante y, si un trauma sucede, es clave primero el reposo, para que desaparezca, la inflamación y luego la rehabilitación, antes de ponerla en funcionamiento en forma completa. Eso evita que la misma sufra un deterioro progresivo, que lleva indefectiblemente a un deterioro irreversible.

¿Qué hábitos incorporar y cuáles evitar?

No realizar luego de los 40 años deportes de alto impacto sin estar totalmente preparados para ellos. La falta de supervisión por profesionales lleva al mal funcionamiento muscular, tendinoso y articular. Esto termina generando tendinitis, artritis o desgarros musculares.

¿Qué dolores son normales a medida que pasamos la barrera de los 60/70, y cuáles conviene tratar y mejorar la calidad de vida?

No existen los dolores normales. El dolor nos indica que hay algo mal o estamos haciendo algo mal. Por lo que es indispensable parar y replantear lo que estamos haciendo, ya sea un deporte o un ejercicio. El dolor lumbar cuando caminamos mucho puede indicar que estemos pisando mal y, por lo tanto, que nos corrijan ese dolor no solucionara el problema. Solo lo postergará. Hay que corregir lo que lo está generando: una mala pisada, un arco vencido, una trocanteritis, etc. No siempre el tratamiento del dolor es la respuesta. Buscar al médico que profundiza en su patología.

Los estudios muestran que la mejor terapia para evitar el avance de la Osteoartritis es tener buen peso y hacer ejercicio. Eso es mejor que cualquier medicameto

Cada vez vivimos más y dicen que el gran problema serán los huesos y las articulaciones: ¿Cómo cuidarlos y mantenerlos bien el mayor tiempo posible? 

El gran desafío es cómo cuidarse y cómo enseñar a la gente a cuidar sus articulaciones 20 años antes que tenga que pagar las consecuencias de su falta de cuidado. Muy similar al cigarrillo: nadie tiene cáncer a los pocos años de empezar a fumar. Las articulaciones tardan años en manifestar el daño que les produjo la falta de cuidado, la falta del descanso necesario y de una rehabilitación adecuada ante un trauma. Es función de los educadores y de los medios de comunicación explicar y convencer al público que el que corre en pasto hoy, el que evita un sobre traumatismo, el que no se genera una tendinitis, se beneficiará 20 años más tarde.

Podés leer: Artritis reumatoide: señales que preocupan antes del diagnóstico

Más información