Nutrición sana, corazón saludable: un combo con muchos beneficios

Comer bien, sostener una buena nutrición cotidiana, es clave para cuidar el sistema cardiovascular. De hecho, mantener en niveles saludables el colesterol es uno de los primeros pasos para proteger el corazón.

“Cualquier persona puede tener colesterol elevado desde el mismo momento del nacimiento, o desarrollarlo con el correr de los años. Es un tema para tomarse en serio”, dice el doctor Roberto Peidro, médico cardiólogo y deportólogo. ¿Qué debemos hacer? “Hay que hacerse un análisis de sangre para desde la infancia si existen antecedentes familiares de problemas coronarios o colesterol elevado y, a partir de los 20 años en todas las demás personas”, aconseja.

A la hora de evitar el colesterol elevado, es clave tener hábitos alimentarios saludables: “privilegiar el consumo de verduras, pastas simples sin huevo o rellenas con ricota y/o verduras, cereales, legumbres, aceites puros y crudos -oliva, girasol y maíz-, lácteos descremados, panes tipo francés o galletitas con bajo tenor graso y frutas, frescas y secas”, dice Peidro.

Podés leer: La actividad física, un gran aliado del corazón saludable

Quienes tienen el colesterol alto, deben evitar los fiambres, embutidos y vísceras, los productos de copetín, las masas, las galletitas con alto contenido graso, la mayonesa común, la crema de leche y la manteca. “Es importante limitar el consumo de carnes rojas y de aves sin piel a no más de 3 veces por semana, aumentar el consumo de pescado (3 veces por semana) y privilegiar los modos de cocción por hervor, al horno sin aceite, a la parrilla, al vapor o con el microondas, en vez de freír los alimentos”, aconseja el doctor Peidro, y agrega que el exceso de alcohol también es un enemigo del corazón. En cambio, una copita de vino tinto por día puede resultar protectora.

Otro eje de la nutrición saludable es la buena hidratación: se recomienda beber entre ocho y diez vasos de agua por día y limitar el consumo de sodio. Lo ideal es cocinar los alimentos con muy poca o sin sal, condimentándolos con hierbas y especias.

Para que la tarea de cuidarse no se convierta en un trabajo adicional, difícil de sostener, es conveniente visitar a nuestro médico de cabecera o nutricionista para que nos brinden indicaciones más personalizadas de acuerdo a nuestras necesidades y costumbres alimentarias, y puedan confeccionar un programa individual. Si comer bien se vuelve un sacrificio, es casi imposible sostenerlo a largo plazo.

 

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!