La operación bariátrica saca del grupo de riesgo de COVID-19 a pacientes con obesidad

Destacan la necesidad de reiniciar con urgencia los tratamientos quirúrgicos para evitar el riesgo de salud de quienes padecen exceso de peso severo.
obesidad y cerebro

El presidente de la Sociedad Argentina de Cirugía de la Obesidad (SACO) asegura que luego de la operación bariátrica, los pacientes con obesidad severa, en tan sólo 3 meses estarían fuera del grupo de riego ante el COVID-19.

Destacan además la necesidad de reiniciar con urgencia los tratamientos quirúrgicos para evitar el empeoramiento de la salud, de aquellos que padecen exceso de peso severo.

obesidad y coronavirus

También podés leer: Choque de pandemias: advierten sobre el mayor riesgo de infecciones graves en las personas con obesidad

A pesar de que la obesidad grados II y III, es decir aquella con un índice de masa corporal superior a 35, fue reconocida recientemente por el Ministerio de Salud de la Nación como un factor de riesgo ante el COVID-19, en la actualidad no está garantizado el acceso al tratamiento de esta enfermedad compleja y multicausal, que afecta en la Argentina al 25,4% de la población.

En tan solo 3 meses se podría sacar del riesgo aumentado ante el COVID-19 a la mayoría de las personas con obesidad severa

El contexto de la actual pandemia no hizo más que profundizar un problema que viene de larga data, pues ya previo a la pandemia, menos del 1% de los candidatos a la cirugía de la obesidad, considerada el mejor tratamiento electivo para los grados severos de esta enfermedad, puede acceder a ella.

Encuesta de SACO

“Las medidas sanitarias para prevenir contagios masivos y las restricciones impuestas en relación a la pandemia de COVID-19 han tenido como efecto no deseado la parálisis de la atención médica programada en general, una disminución en más del 90% de las cirugías bariátricas, y un 75% en las consultas pre y postoperatorias bariátricas, según una encuesta realizada por SACO, dejando a muchos pacientes con obesidad expuestos a sufrir graves consecuencias ante una eventual infección por el virus SARS-CoV2”, explicó el doctor Pedro Martínez Duartez, presidente de la Sociedad Argentina de Cirugía de la Obesidad (SACO).

operaciones ninguneadas

Además leé: La obesidad, peligrosamente ninguneada: las cirugías bariátricas disminuyeron un 90% por la pandemia

Martínez Duartez recordó que en pacientes que padecen obesidad, aumenta el riesgo de infección por el virus SARS-CoV2 y se prolonga el tiempo de su eliminación corporal, por ende, crece la posibilidad de contagiar, por lo que se sugiere mayor tiempo de aislamiento que en los pacientes de peso normal.

obesidad y pandemia

Leé también: Más vulnerables que nunca: vivir con obesidad en plena pandemia

Una publicación reciente elaborada por La Federación Internacional para la Cirugía de la Obesidad y los trastornos metabólicos (IFSO-LAC) alertó que “la reanudación de la cirugía metabólica y bariátrica electiva debe ser una prioridad, tal vez similar a la cirugía oncológica”, y recomendó “tratar a pacientes con obesidad en un área NO COVID” para garantizar la seguridad del paciente y del equipo médico.

“Las crecientes tasas de obesidad entre los argentinos son una clara evidencia de que incluso las mejores intenciones y las motivaciones más fuertes a menudo no son suficientes para ayudar a las personas con sobrepeso grave a perder una cantidad significativa de peso y, lo que es más importante, a no recuperarlo”, reflexionó Martínez Duartez.

Al mismo tiempo hizo hincapié en que “debe tenerse en cuenta que un gran número de pacientes en preparación para una intervención vieron suspendida su cirugía como consecuencia de la cuarentena y acumulan ya una demora muy significativa, que puede superar el año.”

Por este motivo, la SACO envió el martes último una carta a autoridades de Obras Sociales y Prepagas en la que solicitan que se dé continuidad a la programación de cirugías bariátricas y metabólicas.

enfermedad renal diabetes

También podés leer: Diabetes: cuál es el tratamiento que detiene el daño renal asociado

La cirugía bariátrica generalmente se considera una opción de tratamiento para las personas con un índice de masa corporal (IMC) de 40 o más que no lograron perder peso solo con dieta y ejercicio.

También se recomienda para aquellos con grados menores de obesidad (un IMC de 30 a 35) que tienen afecciones médicas relacionadas con la obesidad. “La cirugía bariátrica reduce los riesgos para la salud, mejora la calidad de vida y aumenta la expectativa de vida”, subrayó Martínez Duartez.

Experiencia Internacional

“Los riesgos de la cirugía durante la pandemia, tanto para los pacientes como los profesionales pueden ser mitigados y hemos publicado un consenso con las recomendaciones sobre los recaudos a tomar”, afirmó por su parte el doctor Kamal Mahawar, cirujano bariátrico en Reino Unido, y autor del estudio GENEVA, en el que se incluyó a más de 4.000 pacientes sometidos a cirugía bariátrica durante la pandemia, y que será publicado próximamente.

Mahawar y su equipo han llevado adelante cirugías bariátricas en el Sunderland Royal Hospital desde mediados de julio y no han experimentado ninguna complicación específica vinculada con el covid-19, según confirmó.

Las cirugías bariátricas pueden ser realizadas de manera segura durante esta pandemia cuando se toman las debidas precauciones

mindful eating comer ansiedad

Además podés leer: Bajar de peso en cuarentena: un desafío para la mente

El cirujano y profesor de la Universidad de Sunderland, evaluó que si bien la pandemia de covid ha sido difícil para todos, en particular es muy dura para aquellas personas que sufren obesidad. “Parece haber datos que sugieren que la pandemia de covid-19 está empeorando la pandemia de obesidad. Por eso creemos que debería haber más apoyo para los pacientes que padecen obesidad en estos tiempos, incluyendo un acceso más fácil al tratamiento, tal como la cirugía de la obesidad, que es el único método probado para alcanzar una pérdida de peso significativa a largo plazo”, finalizó Mahawar.

Consenso Local

En la Argentina, con el objetivo de garantizar la seguridad de las cirugías para el descenso de peso durante la cuarentena, la SACO junto a la Asociación Argentina de Cirugía (AAC) publicaron las “Recomendaciones para la realización de Cirugías Bariátricas electivas en el contexto de epidemia”.

La información recogida por la SACO y la AAC entre sus asociados, y que enfatiza el adecuado criterio de reiniciar la cirugía bariátrica electiva, muestra que:

  • Los pacientes en la lista de espera son jóvenes (edad promedio entre 30 y 50 años).
  • Son procedimientos de corta duración y protocolizados.
  • Requieren corta estadía hospitalaria (tiempo promedio entre 1 a 6 días) e insignificante uso de UTI (menos del 1%), es decir requiere pocos recursos hospitalarios.
  • El 89,3% de las instituciones donde se realizan las cirugías bariátricas están adaptadas para atender pacientes con o sin CoViD-19.
  • La tasa de complicaciones quirúrgicas no parece verse afectada por la pandemia.
  • La cirugía evita la progresión de una enfermedad crónica como la obesidad y sus comorbilidades (diabetes, hipertensión arterial, SAHOS), lo que reduciría el riesgo de evolución desfavorable en caso de contagio por virus SARS-CoV2.
  • Las deficiencias en el sistema inmune de individuos con obesidad mórbida se revierten con la cirugía bariátrica.

obesidad y depresion

También podés leer: Por qué es clave evitar la estigmatización de las personas con obesidad

Testimonio de un paciente

Fabián Villagran tiene 41 años y fue operado hace poco más de tres meses. Al comenzar el tratamiento, hace 12 meses, pesaba 136 kilos (IMC de 43, obesidad mórbida) y hoy pesa 90 (IMC de 29, sobrepeso).

“Bajé muchos kilos y siento que cambiaron varios aspectos de mi vida. Sufría apnea del sueño, padecía dolores por una hernia de disco y hoy estoy mucho mejor”

“Hace tiempo tenía ganas de operarme y comenzar el tratamiento, pero siempre tuve temores. Cuando finalmente me decidí, al poco tiempo se desató la pandemia. De todas formas era una decisión tomada y me sentí muy acompañado y cuidado por los médicos”.

Es un cambio rotundo en salud, en calidad de vida, cuenta aliviado Fabián, quien está convencido que el descenso de peso también lo ha protegido frente al COVID-19, pues hace pocos días el test de anticuerpos le dio positivo aunque en ningún momento experimentó síntomas.

  • Dr. Pedro Martínez Duartez (M.N. 128.384), Presidente de la Sociedad Argentina de Cirugía de la Obesidad (SACO).
  • Dr. Kamal Mahawar, Consultor general y cirujano bariátrico, Sunderland Royal Hospital, Reino Unido, Profesor, University of Sunderland, Editor asociado, “Obesity Surgery” y “Clinical Obesity”, Autor de los libros “The Ethical Doctor” and “Fight with Fat”.
  • Fabián Villagran: Paciente que se sometió a una cirugía bariátrica durante la pandemia.

Te puede interesar: