Papas fritas: porqué afectan a la salud y cómo volverlas más saludables

Aunque estén hechas a partir de un vegetal, es importante tener en cuenta que eso no las convierte en un alimento saludable.

Pocas personas son capaces de resistirse a estos snacks. Muchos creen que por ser un alimento de origen vegetal, las papas fritas no tienen nada que pueda dañar nuestra salud. Es importante desmitificarlo y aclarar que esto no es así.

Las papas se posicionan últimas en la lista de los vegetales saludables, según consigna el diario The New York Times, y esto es así porque no tiene los compuestos y los nutrientes comunes en los vegetales verdes.

El Doctor Eric Rimm, que trabaja como profesor del Departamento de Epidemiología y Nutrición de la Escuela de Salud Pública de Harvard, es quien las llama “bombas de almidón” y explica que “si usted toma una papa, la pela (y así quitándole los pocos nutrientes que tiene), la corta en trozos, los hunde en aceite hirviendo y encima les añade sal, queso, chile o gravy”, afirmó al diario, “esa bomba de almidón puede convertirse en un arma de exterminio dietético”.

Cómo hacer un rico puré de papas

Podés leer: 9 alimentos saludables que en realidad no son tan buenos para la salud

Luego de una investigación que se realizó en 2017, la Revista de Nutrición Clínica de Estados Unidos American Journal of Clinical Nutrition, señala que las papas tienen un elevado índice glucémico, que se asocia con un mayor riesgo de obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares.

El estudio concluyó que los participantes que comían papas fritas dos o tres veces a la semana tenían un riesgo de mortalidad mayor que quienes las comían asadas o de otra forma, siempre que no fueran fritas.

La doctora italiana Nicola Veronese, integrante del equipo que investigó sobre el tema, manifiesta su asombro al ver la cantidad de papas fritas que consumen los estadounidenses en relación con otros países. En Estados Unidos, según las estadísticas del Departamento de Agricultura, la papa es el vegetal más consumido, cita The New York Times. Los estadounidenses, en promedio comen más de 115 libras de papa blanca al año, de esta cantidad dos tercios se ingiere en forma de papas fritas, chips y otros alimentos procesados.

Si sos una persona dispuesta a realizar un esfuerzo para proteger tu salud, pero no vas a prescindir de las papas fritas, te damos algunos consejos para que puedas cuidarte.

  • Primero tené en cuenta la cantidad. Esto es más importante que el aceite usado para freirlas, sostiene Lindsay Moyer nutricionista del Centro de Ciencias en Interés del Público. En las cadenas de comida rápida, la ración grande es equivalente a un promedio 510 calorías. La nutricionista sugiere compartir el pedido o sustituirla por una ensalada con vegetales verdes.

como curar ampollas en los labios

Leé más: Recetas de comidas vegetarianas: ideas y consejos

  • También sugiere cambiar el consumo de papa por “sweet potato”, que en otros países se conoce como batata, boniato o simplemente papa dulce y agrega, a modo de advertencia, que los condimentos pueden añadir hasta mil calorías,
  • Elaine Mage es una nutricionista que ha publicado 25 libros sobre nutrición y cocina saludable. Ella confeccionó un orden de mejor a peor encabezado por las papas asadas en casa con un rociado de aceite de canola o maní, al que siguen las papas fritas con cáscara usando aceite en sartén y luego continúan por ese orden las papas dulces también fritas, y al final las rebanadas en grandes porciones, porque absorben más grasa.
  • Recordá que si vas a consumir papas fritas fuera de tu casa, considerá con qué frecuencia cambiarán el aceite de freír, porque cuanto más se usa, peores son las consecuencias para nuestro organismo.

batidos desintoxicantes para la noche

Podés leer: Seis especialistas en nutrición revelan qué alimentos no hay que consumir

  • Si has decidido seguir comiendo papas fritas: saborealas, poné una papa en tu boca, cerrá los ojos y disfrutá. Tal vez haciéndolo de esta manera con 10 te alcance y ayudarás a tu bienestar digestivo.
  • Otra alternativa es servirte un plato pequeño y no permitirte volver a servirte una vez terminado el primero. De esa manera controlarás la ingesta y, sin privarte, vas a comer en menor cantidad.

Seguí leyendo:

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!