¿Paracetamol o ibuprofeno?

Son dos de los medicamentos de venta libre más vendidos del mundo. Recurrimos a ellos cuando nos duele la cabeza, cuando tenemos fiebre, cuando estamos contracturados o ante cualquier mínima dolencia o malestar. Pero… ¿Se pueden tomar como si fueran agua? ¿Tienen efectos secundarios? ¿Cuál conviene para cada cosa?

Neus Caelles, presidenta del Comité Científico de la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria, explicó al diario El Mundo que “la elección de uno u otro depende tanto del problema de salud que se quiera tratar, como del tipo de paciente y sus posibles problemas previos de salud”. Es decir, hay diferencias también según quién la tome.

Así, mientras ibuprofeno y paracetamol comparten propiedades analgésicas, el ibuprofeno tiene más acción antiinflamatoria, y el paracetamol es mejor como antitérmico: es bueno para bajar la fiebre si no es alta. El ibuprofeno es un antiinflamatorio no esteroideo que es recomendable para las patologías que cursen con inflamación (como artritis, faringitis, contracturas, etc.). En cambio, el paracetamol sólo alivia el dolor y baja la temperatura.

Automedicación: estrellas del botiquín doméstico

Aunque ambas pastillas se consideran seguras, los expertos destacan que, por sus mecanismos de acción, no está exentos de riesgos, sobre todo en ciertos pacientes. Por ejemplo, el uso de ibuprofeno se desaconseja en personas con úlcera gástrica, insuficiencia renal o hepática grave, y también debe tener recaudos quienes toman medicación para la hipertenión.

Por su parte, los principales riesgos del paracetamol, sobre todo a altas dosis, se producen en el hígado, por lo que no está recomendado para quienes sufren insuficiencia hepática.

medicamentos

En cuanto a las dosis más indicadas, y siempre recordando que los pacientes con problemas crónicos deberían consultar con su médico antes de tomar cualquier medicación, se recomiendan 400 mg en el caso del ibuprofeno (no superar los 1.200 mg diarios) y entre 500 y 650, en el caso del paracetamol.

El exceso de ibuprofeno aumenta del riesgo cardiovascular. De hecho, en patologías crónicas que provocan dolor e inflamación debe ser el médico quien establezca la dosis. Y el paracetamol, por encima de los 500-600 mg cada ocho horas también podría causar intoxicaciones con daño hepático, por lo que conviene consultar al médico. En casos de fiebre alta, explica esta especi, también aumenta el riesgo de daño hepático.

Alternar ambos medicamentos cada cuatro o seis horas permite controlar la temperatura elevada sin un incremento del riesgo de los efectos secundarios.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!