Parálisis de Bell: claves de la enfermedad que afecta al rostro de Angelina Jolie

Es resultado de la hinchazón e inflamación del nervio que controla los músculos de un lado de la cara. También puede ser una reacción después de una infección viral.

Angelina Jolie ha vuelto a aparecer estos días en los medios tras hacer público que sufre una enfermedad rara que le afecta a los músculos de la cara. Su nombre es Parálisis de Bell y habría empezado a sufrir sus síntomas a raíz de su divorcio con Brad Pitt.

Esta enfermedad provoca que los músculos de la cara de Angelina Jolie se debiliten y se paralicen. Esto provoca que la cara pueda dar la impresión de estar ‘caída’ y solo se sonría con media parte de la boca, tal como explican desde la American Academy of Ophthalmology. Suele afectar, pues, a un lado del rostro, impidiendo también cerrar el ojo de ese lado afectado y un ectropión (cuando el párpado inferior se voltea hacia afuera), lo que provoca lagrimeo de ese ojo como consecuencia de una sequedad excesiva.

La Parálisis de Bell ocurre cuando el nervio que controla los músculos faciales en un lado de la cara, se hincha o se inflama. Puede afectar a cualquier individuo, pero sobre todo a personas entre los 15 y los 60 años de edad. Los síntomas de la parálisis de Bell mejoran en pocas semanas en la mayoría de las personas, quienes se recuperan por completo a los tres meses. Se usan corticoides y kinesiología para recuperar esos músculos.

Cuando se padece parálisis de Bell, ese nervio se inflama, por lo general a causa de una infección viral. Además de los músculos faciales, el nervio afecta el lagrimeo, la salivación, el sentido del gusto y un pequeño hueso que se encuentra en el medio del oído

La parálisis de Bell puede ser recurrente en aproximadamente un 10% de los pacientes, bien sea en el mismo lado de la cara o en el otro. Jolie explicó en Vanity Fair que ella ha recurrido a la acupuntura para tratar esta enfermedad, aunque el tratamiento más recurrente suele ser medicina alternada con masajes faciales.

En ningún caso hace falta pasar por quirófano, a no ser que exista una grave complicación, algo poco probable. Esta condición raramente afecta a ambos lados de la cara, aunque puede suceder. Si esta forma bilateral de parálisis de Bell ocurre, o si cualquier otra parte del cuerpo se paraliza, debilita o adormece, es importante que su médico descarte otras causas.

Causas de la páralisis de Bell

Aunque no están claros los motivos por los cuales sucede la parálisis de Bell, a menudo se relaciona con la exposición a una infección viral. Los virus asociados con la parálisis de Bell incluyen a aquellos que causan lo siguiente:

  • Aftas y herpes genital (herpes simple)
  • Varicela y culebrilla (herpes zóster)
  • Mononucleosis infecciosa (Epstein-Barr)
  • Infecciones por citomegalovirus
  • Enfermedades respiratorias (adenovirus)
  • Rubéola
  • Paperas
  • Gripe (influenza B)
  • Enfermedad de manos, pies y boca (coxsackievirus)

Síntomas de la Parálisis de Bell

Los signos y síntomas de la parálisis de Bell suceden de repente y pueden incluir los siguientes:

  • Aparición rápida de debilidad leve a parálisis total en un lado del rostro, que puede ocurrir en una cuestión de horas o días.
  • Parálisis facial y dificultad para hacer expresiones faciales, como cerrar un ojo o sonreír.
  • Babeo.
  • Dolor alrededor de la mandíbula o dentro o detrás de la oreja del lado afectado.
  • Aumento de sensibilidad al sonido en el lado afectado.
  • Dolor de cabeza.
  • Disminución en la capacidad de saborear.
  • Cambios en la cantidad de lágrimas y saliva producida.
  • En casos inusuales, la parálisis de Bell puede afectar los nervios en ambos lados de tu rostro.