Por qué es clave la Atención Primaria de la Salud

Pensar el servicio de Guardia del hospital y la emergencia como puerta de entrada al sistema de salud revela la falta de políticas de salud que cambien el rumbo de un sistema fragmentado y en crisis.

“Salud para todos significa que la salud ha de ponerse al alcance de cada individuo en un país determinado. Por salud, ha de entenderse un estado personal de bienestar, es decir, no sólo la disponibilidad de servicios sanitarios, sino un estado de salud que permita a una persona llevar una vida social y económicamente productiva. La salud para todos obliga a suprimir los obstáculos que se oponen a la salud (malnutrición, ignorancia, agua no potable y viviendas no higiénicas), así como a resolver problemas puramente médicos, como la falta de médicos, de camas de hospital, de medicamentos y de vacunas.” Todo dicho en pocas palabras. Excelente definición de Halfdan Mahler, ex director general de la Organización Mundial de la Salud, en 1981, sobre qué es la salud y qué es su falta.

A partir de la declaración de Alma-Ata, en la Conferencia Internacional sobre Atención Primaria de Salud de 1978, quedó establecido que para llevar a cabo la política de “Salud para todos en el año 2000” era necesaria una estrategia específica, que hacía eje en la Atención Primaria de la Salud como el punto de partida para garantizar el derecho a la
salud en forma universal.

Su principal objetivo fue y es alcanzar el mayor nivel de salud posible con base
en la equidad, la solidaridad y la participación, entre otros principios básicos. Los
principios básicos a partir de los cuales se puede vislumbrar un sistema de salud
coordinado, eficaz e integrado, son:

  • Derecho a la salud.
  • Intersectorialidad.
  • Participación, universalidad
  • Integralidad.
  • Calidad en la atención.
  • Accesibilidad.
  • Equidad

¿Por qué luego de casi tres décadas volvemos a postular que la APS es la opción
para mejorar la situación de salud de nuestro país? Porque un sistema sanitario basado en la atención primaria de salud orienta sus estructuras y funciones hacia los valores de la equidad y la solidaridad social, y hacia el derecho de todo ser humano a gozar del grado máximo de salud que se pueda lograr sin distinción de raza, religión, ideología política o condición económica o social.

Por qué el acceso a la salud es desigual en Argentina y cómo revertirlo

Los principios que se requieren para mantener un sistema de esta naturaleza son la capacidad para responder equitativa y eficientemente a las necesidades sanitarias de los ciudadanos, incluida la capacidad de vigilar el avance para el mejoramiento y la renovación continuos; la responsabilidad y obligación de los gobiernos de rendir cuentas; la sostenibilidad; la participación; la orientación hacia las normas más elevadas de calidad y seguridad; y la puesta en práctica de intervenciones intersectoriales.

Ahora bien, ¿cuál es la situación real de la APS en la Argentina? Verdaderamente no hay datos que pueda establecer cómo se desarrolla esta estrategia de salud, ya que desde el Congreso de Atención Primaria de la Salud, que se llevó a cabo en Jujuy en el 2014, no hay datos confiables, según mi punto de vista, sobre la APS.

En ese congreso se expuso las inequidades en salud de los países de américa, los desafíos de la salud global y el rol de la comunidad. Allí, Pier Paolo Balladelli, de la OMS, se refirió a la APS como el motor de desarrollo siendo esta un impulso crítico para la reducción de la pobreza, el crecimiento económico y el desarrollo económico de largo término.

La salud de los médicos: preocupa en el mundo el agotamiento de quienes cuidan a los demás

Otros de los conceptos que aún siguen vigente y que cada día tienen más importancia es entender que “la salud es meta del desarrollo económico y el resultado del desarrollo del país”. Por ello debemos entender que la APS es un pilar fundamental para el sistema de
salud y que debe comprender los siguientes puntos:

  • Cobertura total y Universal a toda la población. Inclusive personas con
    cobertura.
  • Equipos completos de salud.
  • Nuevas modalidades de organización.
  • Programación integrada por necesidades.
  • Recursos humanos no convencionales.
  • Atención vespertina.
  • Participación comunitaria.
  • Reorientación del financiamiento sectorial.
  • Tecnología apropiada diagnóstica. Incrementar imagen.
  • Articulación intersectorial.

La atención primaria de la salud dejó el papel preponderante que debe tener en un sistema de salud, y es uno de los principales problemas y causas de un sistema de salud fragmentado como el nuestro.

No se debe en la Argentina pensar que el servicio de Guardia del hospital sea la entrada al sistema de salud, sino que debemos entender que la prevención es (debe ser) la estrategia como política de salud, algo que incluye acceso al diagnóstico y tratamiento y, también, el considerar la pobreza estructural, la falta de saneamiento y las NBI (Necesidades básicas insatisfechas) de un 30% de la población como un factor de enfermedad previo al sistema médico.

Aprender de los errores: qué nos dejó la Gripe A por no actuar a tiempo en 2009

Es por allí, creo, donde se debe empezar a revertir la profunda crisis del sistema de salud. Es allí donde los Ministros de Salud actuales deberían generar cambios profundos, en términos de políticas de salud encaradas por el Estado.

Es clave que las mismas trasciendan los gobiernos o colores políticos para poder realmente cambiar el rumbo del sistema de salud argentino y empezar a pensar la salud como herramienta de crecimiento económico

Un aspecto no menor y sin resolver es la financiación de la Atención Primaria y
su relación con la Salud Pública, ya que:

  • Más de una vez la Atención Primaria se ha colocado en los discursos institucionales como si fuera el eje del sistema sanitario, pero a la hora de distribuir los recursos los servicios hospitalarios se llevan el centro presupuestario. En los últimos años todos los campos del gasto sanitario sufrieron una disminución absoluta de sus recursos económicos, mientras que la atención hospitalaria aumentó incluso en el primer año (2011), en el que el gasto sanitario total descendió.
  • La infra presupuestación de la Atención Primaria no se ha logrado subsanar con los incrementos interanuales del gasto sanitario en la época de bonanza económica, y las medidas tomadas durante la crisis económica no parece que vayan a contribuir a paliar esta situación.

Por todo lo referido, debemos entender a la APS como fundamento para la prevención y detección precoz de las enfermedades, la evaluación de síntomas indiferenciados para determinar la verdadera necesidad y su orientación dentro del sistema de atención para el diagnóstico de la enfermedad y tratar de evitar, así, su evolución.

La mejora de los niveles de salud para el conjunto de la población, la equidad en el acceso a los servicios sanitarios y la legitimación del sistema ante la población es un componente esencial para su sostenibilidad financiera y viabilidad social. Y es lo que la Constitución manda y muchas veces desoímos.

 

  • Por Alejandro Risso Vázquez y Ma Gabriela Vidal, Maestrando en Economia y Gestion de la Salud.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!