Qué es el síndrome de abstinencia: síntomas y riesgos

Muchos adictos a diferentes sustancias sufren reacciones físicas cuando frenan el consumo.

Las adicciones son un problema serio: secuestran la voluntad de quien consume y la doblegan tanto a nivel psíquico como físico, en muchos casos. Conocé qué es el síndrome de abstinencia y cuáles son sus síntomas y consecuencias para entender por qué es tan difícil superar esta enfermedad.

¿Qué es el síndrome de abstinencia?

Cuando, por razones diversas (carencia de droga, dificultad para conseguirla, etc.), una persona deja de administrarse una sustancia que le generó adicción, aparecen una serie de síntomas psíquicos y físicos que crean un intenso malestar y pueden provocar no sólo la necesidad casi desesperada de repetir el consumo sino también consecuencias físicas y diferentes reacciones biológicas conocidas como síndrome de abstinencia.

El síndrome de abstinencia es el conjunto de signos y síntomas que se manifiestan en una persona cuando esta deja de consumir una sustancia de la que se tiene una dependencia física o biológica

El Síndrome de Abstinencia crea un clima de inestabilidad muy marcado, que muchos definen como “una falta de control absoluto”.

alcohol en la adolescencia

Podés leer: Hablemos de drogas: cómo detectar si alguien consume

Síndrome de abstinencia según la droga

Los síntomas que producen las distintas sutancias durante el síndrome de abstinencia son diferentes. Hay algunos síntomas que, en mayor o menor medida, se dan en todo tipo de drogas, como ansiedad, irritabilidad, alteraciones del sueño y sobre todo ‘craving’ o el deseo de consumir la droga (síntoma psicológico). Pero la intensidad de los síntomas es variable según el nivel personal de adicción: depende de la cantidad de droga que consuma la personas, la frecuencia de los consumos, la vía de administración y la pureza de la droga, entre otras cosas.

¿Qué pasa cuando un adicto deja de consumir una droga?

Depende de cada persona, de la sustancia y de otras variables. Pero, a grandes rasgos podemos resumir:

  • Alcohol: Temblores, insomnio, sudoración, náuseas… pudiendo llegar a convulsiones o Delirium Tremens en los casos más graves.
  • Tabaco: Ansiedad, irritabilidad, alteración del sueño.
  • Marihuana: Insomnio, hiperactividad y disminución del apetito.
  • Barbitúricos: Ansiedad, insomnio, temblores, delirio y convulsiones.
  • Heroína: Lagrimeo, rinorrea, irritabilidad, temblores, bostezos, piloerección, pupilas midriáticas, insomnio, vómitos, diarrea, calambres musculares y pérdida del apetito.
  • Cocaína: Depresión, irritabilidad, insomnio, cambios en el apetito, náuseas, letargia, anergia, enlentecimiento psicomotor, trastornos en el ritmo del sueño, hipersomnia, apatía.
  • Anfetaminas: Fatigabilidad, trastorno del sueño, alteraciones del apetito, irritabilidad y humor depresivo.
  • Inhalantes: Insomnio, aumento del apetito, depresión, irritabilidad y dolores de cabeza.

“La adicción a la marihuana es real y hay secuelas físicas de abstinencia y dependencia psicológica”

¿Es peligroso el síndrome de abstinencia?

Depende del caso y la sustancia. Es fundamental el asesoramiento médico. Es algunos casos es imprescindible la ayuda farmacológica para superarlo. A veces es  necesario hacer un tratamiento sintomático para que no la pase mal el paciente.

Según los exptertos, la manera en la que el cuerpo se manifiesta para indicarle a la persona de esta necesidad son diferentes signos y síntomas

En general, las manifestaciones de abstinencia de cualquier droga tienen mucho que ver con el estado de ánimo. Aparecen cuadros de agresividad, depresión, inquietud, ansiedad y reacciones físicas, como pueden ser sudoración o dolores.

Respecto a riesgos serios, según los expertos en general no suele ser tan grave el síndrome de abstinencia como para matar a una persona, salvo algunos casos en el alcohol que puede generar algún tipo de arritmia o psicosis asociada. También se debe tener cuidado con las reacciones impulsivas, que pueden terminar en autolesiones y hasta en suicidio.

Los especialistas explican que, en un tratamiento de una adición -y sobre todo en momento de abstinencia-, no sólo hay que evitar que la persona consuma sino que hay que implementar a la par tratamientos farmacológicos, psicoterapéuticos y hasta sociales.

Te puede interesar: La adicción a la cocaína: sobre cómo esta droga te arruina la vida

¿Cuánto dura el síndrome de abstinencia?

Cuando pasó un determinado tiempo el cuerpo, el cuerpo deja de tener esa necesidad. El cuerpo deja de pedir la droga pero eso no significa que la persona no pueda volver a consumir. Es más: si lo hace rápidamente el cuerpo vuelve a desarrollar la necesidad de esa sustancia. Una vez se es adicto no se puede volver a consumir de forma controlada. Es clave que nunca más lo pruebe para que no vuelva a tener la necesidad por la droga.

¿La adicción es una enfermedad?

Sí, definitivamente. No es algo que uno pueda manejar a nivel psicológico ni es una debilidad moral. Por eso es clave buscar ayuda y que el entorno entienda que no es algo que la persona pueda resolver con buenas intenciones.

Te recomendamos: Facundo Manes explica el cerebro adicto: ni debilidad moral ni falta de voluntad

¿La marihuana genera adicción?

Según los últimos estudios, la marihuana es menos adictiva que el alcohol o la nicotina, pero no es cierto que no genere adicción, según los resultados de un amplio estudio sobre los efectos del cannabis, que se publicó en la revista Addiction.

De hecho, se calcula que al menos el 10% de las personas que lo consumen desarrollan dependencia, una cifra que se incrementa a entre un 16,5% y 20% para quienes empiezan a tomarla durante la adolescencia. Estos datos indican que el cannabis es menos adictivo que otras sustancias de uso frecuente, como la nicotina, que tiene una tasa de adicción del 32%, la heroína, que tiene un 23%, la cocaína, un 17% y el alcohol un 15%. A la vez, a diferencia de muchas de estas drogas, el cannabis no produce sobredosis mortales, aunque sí dispara otros riesgos: multiplica el riesgo de sufrir brotes psicóticos, deteriora las capacidades cognitivas y la inteligencia y conducir intoxicado por haber fumado marihuana dobla el riesgo de tener un accidente de tráfico.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!