Qué es un médico intensivista y por qué es clave en esta pandemia

Alejandro Risso Vázquez es médico de Terapia Intensiva. Nos cuenta hoy de qué se trata su trabajo y por qué es importante su rol en esta pandemia.
medico terapia intensiva

Es necesario que la población tome conciencia sobre a qué se dedica un médico especialista en terapia intensiva o intensivista y entender por qué, junto a colegas de otras especialidades, tenemos un rol clave en esta crisis sanitaria que atraviesa el mundo en general y nuestro país en particular. Y por qué desde hace años insistimos en la gran deuda del Estado en la implementación de políticas públicas en materia de salud.

Qué es un médico intensivista o de terapia intensiva

La Medicina Crítica y de Cuidado Intensivo es una especialidad médica dedicada al manejo de pacientes críticos, agudamente enfermos y recuperables, provenientes de diferentes especialidades médicas y quirúrgicas en el escenario específico de la Unidad de Cuidado Intensivo.

Podés leer: Médicos de Terapia Intensiva: los rigores de trabajar al borde de la vida

Por ello es interesante que toda la poblacion tome conciencia sobre qué es un médico especialista en terapia intensiva. La sociedad aún no toma conciencia de la importancia que tiene que sea un médico especializado el que atienda la terapia: puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.

Para aclarar todas las dudas tenemos que convenir que, en la Argentina, los médicos especialistas en Terapia Intensiva o intensivistas, son los que se han formado y entrenado para dirigir el cuidado y el tratamiento de los pacientes más gravemente enfermos, o que han sufrido grandes traumatismos o incidentes de cualquier índole, sean adultos o niños.

Están entrenados y certificados, lo que garantiza las competencias necesarias para atender enfermedades graves con riesgo de muerte, y que requieren el manejo de tecnología específica de alta complejidad

Por ejemplo, los pacientes politraumatizados por accidentes, los que tienen insuficiencia respiratoria, cuidados posquirúrgicos, hemorragias cerebrales, infarto cerebral, entre otros, son los que requieren (dentro de un mínimo listado de enfermedades o traumas) del intensivista.

Podés leer: Terapia Intensiva: por qué la dignidad del paciente y su familia es parte del trabajo médico

La especialidad se adquiere luego de la carrera de grado que toma 4 a 5 años de entrenamiento y formación en residencias médicas en asociación con cursos de especialistas que ofrece la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) y/o varias universidades del país. La prolongada formación, mayor de 8-10 años, recién permite al médico prestar servicios en forma independiente y competente.

Qué significa estar en terapia intensiva

Ahora bien, ¿qué significa que un paciente quede internado en cuidados intensivos? Significa que es allí donde se atienden toda clase de enfermedades agudas de personas sin antecedentes de enfermedades conocidas, pacientes con enfermedades crónicas o agudas u otros que requieran cirugías de urgencia o programadas.

La unidad de cuidados intensivos, como se ve, es un servicio sumamente especializado

Hay otros casos que ejemplifican la necesidad de internar a una persona en Terapia Intensiva: son aquellos pacientes pacientes que necesitan estar bajo asistencia mecánica (Respiradores Artificiales), por lo cual se los debe Intubar y llevarlos al coma farmacológico (traqueotomía).

Podés leer: Guardias inhumanas: dañinas para los médicos, riesgosas para el paciente

En muchos casos, la intubacion orotraqueal es una constante en este tipo de pacientes. Cuando una persona está intubada, es el médico quien, mediante un procedimiento, le coloca un tubo a través de la boca/nariz hasta su traquea para suministrar oxigeno por esta vía aérea artificial mediante un respirador.

Para realizar este procedimiento, en un alto porcentaje de pacientes se deben usar sedantes inicialmente, por lo cual se lo induce al “coma” farmacológico. ¿Qué significa que una persona está en coma? Significa que está en estado profundo de inconsciencia. Una persona en coma está viva pero incapaz de moverse o responder a su entorno, ya que, mediante sedantes, se induce a este estado en este caso reversible.

Pero también el enfermo puede estar en “estado de coma” por un traumatismo severo cerebral o por lesiones de origen hemorrágico o isquemico, drogas de abuso (por ejemplo alcohol, cocaína, etc), que son todas lesiones primarias del sistema nervioso central. No olvidemos que los pacientes que se deben realizar cirugías también son llevados al coma producto a través de los sedantes de la anestesia.

qué es un respirador artificial

Podés leer: Qué es un respirador artificial y por qué es clave en esta pandemia

El tiempo de duración del estado de coma inducido por sedantes será el que tome su organismo para metabolizar las drogas que se utilizaron. Eso dependerá de cada paciente. En el caso de lesiones primarias del sistema nervioso central, el tiempo es indeterminado y esta dado por esta lesión.

Todas estas preguntas, entre otras, son las que nos hacen habitualmente los familiares de pacientes en terapia intensiva, por lo cual no cualquier médico puede estar en estas unidades.

Por ello, como cada uno de nosotros exige un médico cirujano cuando debemos afrontar una cirugía, también debemos exigir médicos especialistas en terapia intensiva cuando seamos asistidos en ella o cuando nuestros familiares sean ingresados en estas unidades.

Podés leer: ¿Qué sería del mundo sin las vacunas? Lecciones urgentes de una pandemia que nos convoca a pensar

Hoy en día, sabemos que la falta de médicos intensivistas pone a la especialidad ante una gran crisis a nivel nacional, donde el sistema de salud no ha puesto las herramientas necesarias para implementar políticas a nivel privado y estatal. En Argentina, según datos oficiales, los médicos intensivistas son alrededor de 1350.

Hoy la cantidad de camas no cubren las necesidades de la población. Y ésto no sólo se da en terapias intensivas de adultos sino que se observa, también, en las terapias neonatales y pediátricas del país.

Muchos países han observado este fenómeno y han actuado para mejorar las condiciones laborales del médico, dándole mayor jerarquía a la especialidad y tomándola como pilar fundamental en el sistema de salud.

El médico de terapia intensiva es un especialista entrenado en la atencion de los pacientes más graves del sistema de salud y, por estos días, su importancia llega a la agenda pública como nunca antes. Ante la crisis sanitaria que generó el coronavirus en otros países, el temor al colapso es más que justificado en un país en todo el sector vinculado a la salud ha sido desjerarquizado (si no maltratado) de múltiples formas.

Podés leer: Debemos frenar la curva del coronavirus: la vacuna somos todos

Debemos insistir sobre la importancia de priorizar la salud como factor de igualdad y de inclusión. Y advertir que las terapias intensivas llegan a la pandemia de coronavirus en una situación límite. Datos de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva reflejan que hay unas 950 unidades de esa especialidad en el país y que el 90% de las camas -unas 160 mil- siempre están ocupadas. Y hé aquí la enorme preocupación: ¿qué pasará cuando llegue el pico de la curva de contagios y esa capacidad se vea desbordada? Si sólo un 10% de las camas están “libres”, podríamos deducir que quedarían alrededor de 16.000 camas para nuevos infectados por coronavirus, que además deberían estar aislados para no contagiar a otros enfermos de terapia.

No se trata de alarmar, sino de insistir en la necesidad de hacer foco en estos temas antes, durante y después de la pandemia. Cuidarnos todos, todos los días.

 

  • Alejandro Risso Vazquez. Maestrando en Economía y Gestión de la Salud. Medico Especialista en Medicina Interna y Terapia Intensiva. Coordinador Medico Terapia Intensiva. Sanatorio Otamendi.

Te puede interesar:

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo