Qué problema genera la gente que rechaza las vacunas

Compromiso de todos o libertad para cada individuo es el dilema que azota a la medicina por los problemas que se pueden generar al rechazar las vacunas.
antivacunas

Desde el descubrimiento de la vacunación han existido grupos más o menos organizados en contra de esta práctica, que han llevado a la creación de un movimiento antivacunas a nivel global.

Movimiento antivacunas

Este movimiento es promovido por un número creciente de personas escépticas que se oponen fervientemente a vacunar, tanto a sus hijos como a sus mascotas, por un miedo injustificado a que las vacunas provoquen enfermedades o efectos secundarios indeseados.

antivacunas

Leé también: Vacunación en Caba: inscripción a personas de 55 a 59 años sin comorbilidades

Por ello, las directrices de la OMS son tajantes y se dirigen a intentar definitivamente aumentar esfuerzos en contra de estos grupos organizados antivacunas. En un informe oficial, este organismo incluyó la insuficiente inmunización infantil entre las mayores amenazas para la salud y bienestar a nivel mundial.

Según algunas estimaciones, el número de casos de enfermedades casi erradicadas como el sarampión ha aumentado un 30% y sigue siendo una de las primeras causas de ceguera a nivel mundial.

Es evidente que, muy en el fondo de la cuestión, habita el enfrentamiento entre la libertad individual y el compromiso colectivo. En este punto, conviene tener en mente el concepto de inmunidad colectiva, que se rige por el principio basado en el hecho irrefutable de que tasas altas de vacunación inducen una mayor protección de los individuos no vacunados.

Para algunas enfermedades, la inmunidad colectiva puede empezar a inducirse con sólo un 40% de población vacunada. De ahí la importancia de que cada cual ejerza su deber o compromiso personal en pos de una mayor salud colectiva.

antivacunas

Podés leer también: Vacunación en Caba: abre para personas de 18 a 44 con factores de riesgo

¿Qué son las vacunas?

Las vacunas son uno de los descubrimientos más importantes dentro de la medicina en todas las edades de la vida, con una gran repercusión en Pediatría y en Salud Pública.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) se estima que las vacunas están evitando la muerte de unos 2,5 millones de niños cada año.

Pero este éxito ha hecho que las personas más jóvenes se olviden de estas enfermedades aparentemente erradicadas. No tienen en cuenta que las enfermedades nunca se olvidan de nosotros y que pueden volver a emerger, como ya ha sucedido anteriormente.

Pero ¿cómo funcionan exactamente las vacunas y por qué representan nuestra mejor arma contra las enfermedades? Según la interesante guía “The History of Vaccines” publicada por el Colegio de Médicos de Filadelfia, la vacuna es como un impostor de un patógeno.

vacunas

Te puede interesar: Vacunarse en Miami: lo que tenés que saber

Al hacerse pasar como un virus o bacteria, la vacuna prepara las defensas para que respondan adecuadamente si en un futuro nos volvemos a encontrar con esa misma entidad patogénica. Generalmente los agentes infecciosos están cubiertos con moléculas que se llaman antígenos, que son los que específicamente activan la respuesta inmunológica.

Cuando un antígeno es presentado a nuestro sistema de defensa, un tipo muy específico de célula denominada célula B de memoria se activa diferenciándose a célula B plasmática que produce anticuerpos contra ese antígeno en particular.

Luego estos anticuerpos atacan fijándose a la superficie del patógeno a través de su antígeno específico. Tras la unión, el anticuerpo impide la penetración del patógeno a su célula diana, o lo marca como si se tratará de una banderola que iniciará una respuesta de eliminación activa por parte de otras células inmunológicas.

Antes de que se propaguen las prácticas administrativas que, en determinados países, fomentan el hábito de la vacunación, aquellos que no creen en ella tienen todo el derecho a no vacunarse. Pero es fundamental que sepan que su decisión pone en riesgo a terceros y puede hacer resurgir enfermedades hoy por hoy erradicadas gracias a la vacunación.

Fuente: The conversation
Santiago Roura Ferrer.

Para seguir leyendo: