Qué vacunas necesitan los preadolescentes y adolescentes

Las coberturas vacunales en preadolescentes, adolescentes y adultos son bajas, incluso con inmunizaciones que deben administrarse por única vez o que están incluidas en el Calendario Nacional. Además, durante la preadolescencia se observa una mayor resistencia en niños y niñas a concurrir a la consulta médica. Por eso, es importante que los padres tengan conocimiento de cuáles son las vacunas recomendadas para esa etapa. Es clave consultar al médico y estar informados para evitar el contagio de enfermedades inmunoprevenibles, muchas de las cuales pueden tener serias complicaciones e, incluso, provocar la muerte.

Las vacunas que están dentro del Calendario Nacional de Vacunación son gratuitas en hospitales y vacunatorios del sector público, siempre que se administren en las edades señaladas; también pueden recibirse en el sector privado según indicación médica.

A los 11 años

Hepatitis B. Si no hay antecedentes de vacunación, se recomienda iniciar o completar el esquema de tres dosis. Esta vacuna tiene recomendación universal en Argentina, es decir, está indicada para todos los grupos etarios.

Sarampión, rubéola y paperas. Quienes no se vacunaron deben iniciar o completar el esquema de dos dosis con la vacuna triple viral. Se administra para prevenir el contagio y complicaciones de estas patologías y puede incluso evitar las complicaciones en el embarazo.

Meningococo. En 2015 la Argentina recomendó la incorporación oficial a su Calendario de la vacuna conjugada que protege contra la bacteria Neisseria meningitidis (A, C, Y, y W135) causante de la enfermedad meningocócica que puede dejar secuelas graves como sordera, amputaciones y llevar a la muerte. La recomendación contempla a los lactantes y a los adolescentes.

Difteria, tétanos, pertussis. A esta edad se indica el refuerzo con la vacuna triple bacteriana acelular (Tdap) que previene estas tres infecciones graves. Los refuerzos cada diez años son esenciales, ya que la protección disminuye con el tiempo.

Virus del papiloma humano (VPH). Se indica iniciar el esquema a los 11 años para prevenir esta enfermedad que causa más del 70% de los casos de cáncer de cuello de útero. Es importante completar el esquema.

Fiebre amarilla. El refuerzo a los 11 años de edad sólo se indica en Calendario para quienes viven en zonas con alto riesgo de transmisión y recibieron la vacuna a los 18 meses de vida.

 

A partir de los 15 años

Fiebre hemorrágica argentina. Se indica una dosis a residentes o trabajadores sólo en zonas de riesgo.

 

A partir de los 18 años

Hepatitis B. Quienes no la recibieron deben iniciar o completar el esquema de tres dosis. Esta vacuna no sólo protege contra esta grave infección hepática, sino que también previene sus serias complicaciones: la cirrosis y el cáncer de hígado.

Difteria y tétanos. Durante toda la vida se debe recibir un refuerzo cada diez años de la vacuna doble adultos (dT). Asimismo, este grupo puede considerar la vacuna Tdap.

Sarampión y rubéola. Iniciar o completar esquema con la vacuna doble viral (SR).

 

Adolescentes con factores de riesgo

Antigripal. Indicada para aquellos con diabetes, enfermedades respiratorias, cardíacas, insuficiencia renal crónica en diálisis, inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, pacientes oncohematológicos y trasplantados, personas obesas. Se indica una dosis todos los años.

Neumococo. Hay dos vacunas: la polisacárida 23 valente (PPV23) indicada en adolescentes con riesgo de enfermedad invasiva por neumococo (enfermedades respiratorias crónicas, cardiopatías, diabetes, insuficiencia renal crónica, síndrome nefrótico, asplenia, inmunodeficiencias, cáncer); y la antineumocócica conjugada 13 valente que se indica a personas inmunocomprometidas, además de la 23 valente.

Vacunas opcionales

Hay inmunizaciones que, si bien no están incluidas en el Calendario y, por tanto, sólo se aplican en el sector privado, se aconsejan en esta etapa de la vida, ya sea para quienes no las recibieron oportunamente o para quienes tienen factores de riesgo específicos. Son las que protegen contra las siguientes patologías:

Meningococo. La pueden recibir los adolescentes que no la recibieron previamente. La enfermedad se contagia entre personas y es más frecuente en comunidades cerradas como campus universitarios u otras residencias estudiantiles. También se indica esta vacuna a viajeros que se dirijan a zonas de riesgo.

VPH. Para las mujeres entre los 9 y los 45 años para prevenir el cáncer de cuello de útero, de ano, vulva, vagina y ano; y los varones entre los 9 y 26 años para la prevención del cáncer de pene y de ano. La vacuna también previene la aparición de verrugas genitales.

Varicela. Para todos los adolescentes sanos, si no se detectan anticuerpos antivaricela en análisis de sangre. Se indican dos dosis una vez en la vida.

 

Fuente: Dr. Daniel Stamboulian, Médico infectólogo. Presidente de Fundación Centro de Estudios Infectológicos (FUNCEI) y de Fighting Infectious Diseases in Emerging Countries (FIDEC). Expresidente de la Sociedad Argentina de Infectología y de la Asociación Panamericana de Infectología.

 

Seguí leyendo

5 claves sobre la gripe y su prevención: por qué conviene vacunarse

Cómo mantener sanos nuestros pulmones

Meningitis: cómo prevenir la transmisión en un viaje

Vacunas SI, pero NO todas: el HPV puede esperar

10 estrategias de la industria tabacalera para captar a los chicos

La trampa del “todos lo hacen”: padres temerosos, hijos en peligro

Las ventajas de practicar yoga en la adolescencia

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!