Síntomas de cáncer de páncreas: qué señales podemos advertir

Es un cáncer muy difícil de detectar en etapas tempranas. Conocer qué signos justifican una consulta puede dar vuelta la enfermedad.

Como nunca antes, detectar tumores en sus primeras etapas puede dar vuelta una enfermedad. El problema es que hay ciertos cánceres en los que es muy difícil advertir sus primeras señales, que a veces directamente no existen. Es el caso del cáncer de páncreas. Conocer algunas claves de la enfermedad y sus señales de alerta pueden salvarte la vida.

El cáncer de páncreas puede presentar algunos síntomas en sus etapas inciales, como por ejemplo piel amarillenta, picazón en el cuerpo, dolor de panza, dolor de espalda o pérdida de peso. La intensidad y cantidad de esos síntomas varían de acuerdo con el tamaño del tumor, el lugar afectado del páncreas, los órganos alrededor afectados y si hay o no metástasis.

Detectar el cáncer cuando se encuentra en sus etapas iniciales a menudo permite la posibilidad de contar con más opciones de tratamiento

Podés leer: 10 maneras de bajar el riesgo de cáncer o reducir su mortalidad

Síntomas del cáncer de páncreas

La mayoría de los casos de cáncer en el páncreas no presentan síntomas en la fase inicial, o apenas muy leves, lo que dificulta su identificación. En general, el tumor se desarrolla en las células que producen jugos digestivos, conocidos como cáncer de páncreas exocrino, y puede provocar síntomas como:

  • Piel y ojos amarillos, cuando alcanza el hígado o comprime los conductos que transportan la bilis.
  • Orina oscura, que ocurre por la acumulación de bilirrubina en la sangre, debido a la obstrucción para transportar de la bilis.
  • Heces blanquecinas o con grasa, debido a la dificultad de la bilis y la bilirubina en llegar al intestino.
  • Ictericia y comezón en la piel, también causada por la acumulación de bilirrubina en la sangre.
  • Dolor abdominal fuerte en forma de cinturón, irradiándose para la espalda, cuando el tumor crece y comprime los órganos vecinos del páncreas.
  • Mala digestión persistente, cuando bloquea la liberación de los jugos pancreáticos hacia el intestino, dificultando la digestión de los alimentos con grasa.

Tener uno o algunos de estos síntomas no indica la presencia de cáncer, sin embargo, se aconseja consultar un médico general, gastroenterólogo o endocrino cuando surjen uno o más síntomas de forma intensa o que demoran más de una semana en desaparecer

  • Falta de apetito y pérdida de peso, debido a la alteración en la digestión y mudanzas hormonales causadas por el cáncer.
  • Náuseas frecuentes y vómitos, cuando el tumor bloquea y comprime el estómago.
  • Formación de coágulos de sangre o sangrados, debido a la interferencia en la coagulación causada por los cambios hormonales de la enfermedad, y por la lesión causada en los órganos y en la circulación alrededor.
  • Desarrollo de diabetes, que pueden ocurrir cuando el tumor interfiere en el metabolismo del páncreas, alterando la producción de insulina.
  • Además de esto, este tipo de cáncer también puede desarrollarse en las células responsables por producir hormonas y, en estos casos, las señales comunes son exceso de acidez y surgimiento frecuente de las úlceras en el estómago, alteraciones bruscas de los niveles de azúcar en la sangre, aumento del hígado o diarrea intensa.

Te recomendamos: Basta de “larga enfermedad”: decir “cáncer” y erradicar los eufemismos salva vidas

Una vez que en la fase inicial de este tipo de cáncer no provoca el surgimiento de síntomas, la mayor parte de los pacientes sólo descubre el diagnóstico en una fase más avanzada o terminal, cuando el cáncer ya se esparció para otras regiones, haciendo que su tratamiento sea más difícil.

Cuando los síntomas persisten, si la causa no es encontrada con la evaluación clínica y exámenes de sangre iniciales, es recomendable hacer una tomografía computada para identificar si existen alteraciones en el páncreas, y exámenes de sangre para observar si existen alteraciones en los niveles de algunas hormonas, que puedan arrojar un diagnóstico.

Causas del cáncer de páncreas

El surgimiento de cáncer de páncreas parece que esta relacionado con alteraciones genéticas del órgano, y algunos tipos pueden ser hereditarios, a pesar de no saberse la causa exacta.

También existen algunos factores de riesgo que predisponen el desarrollo del cáncer como edad mayor a 50 años, tabaquismo, consumo de bebidas alcohólicas en exceso y alimentación con exceso de grasa, frituras y carnes rojas.

Podés leer: La obesidad y el sobrepeso provocan 12 tipos de cáncer

Factores de riesgo del cáncer de páncreas

Varios factores pueden afectar las probabilidades de que una persona padezca cáncer de páncreas. La mayoría de éstos son factores de riesgo de cáncer de páncreas exocrino.

Los factores de riesgo que se pueden cambiar son: 

  • El consumo de tabaco: el tabaquismo es uno de los factores de riesgo más importantes para el cáncer de páncreas. El riesgo de padecer cáncer de páncreas es aproximadamente el doble de alto entre los fumadores que entre las personas que nunca han fumado. Se cree que entre el 20% y 30% de los cánceres pancreáticos son a causa de fumar cigarrillos.
  • Sobrepeso y obesidad: el sobrepeso es un factor de riesgo de padecer cáncer pancreático. Las personas que tienen mucho sobrepeso (obesidad) tienen aproximadamente una probabilidad 20% mayor de padecer cáncer de páncreas. Acumular peso alrededor de la cintura puede ser un factor de riesgo incluso en las personas que no tienen mucho sobrepeso.
  • Exposición a ciertos químicos en el trabajo: una fuerte exposición en el trabajo a ciertos productos químicos utilizados en tintorerías y en industrias de metal podría aumentar el riesgo de una persona de padecer cáncer de páncreas.

Los factores de riesgo que no se pueden cambiar son: 

  • Edad: el riesgo de padecer cáncer de páncreas aumenta conforme la persona envejece. Casi todos los pacientes son mayores de 45 años de edad. Alrededor de dos tercios de los pacientes tienen al menos 65 años de edad. La edad promedio al momento de realizarse el diagnóstico es de 71 años.
  • Incidencia según el sexo: los hombres son ligeramente más propensos a padecer cáncer de páncreas que las mujeres. Esto se debe, al menos en parte, a un mayor consumo de tabaco en los hombres, lo que aumenta el riesgo de cáncer pancreático (lea la información anterior). La diferencia en el riesgo de cáncer pancreático era mayor en el pasado (cuando el consumo de tabaco era mucho más común en hombres que en mujeres), pero se ha ido aminorando en años recientes.
  • Raza: las personas de raza negra tienen una probabilidad ligeramente mayor de padecer cáncer de páncreas en comparación con las personas de raza blanca.
  • Antecedentes familiares: el cáncer de páncreas parece presentarse con mayor frecuencia en algunas familias. Pero la mayoría de las personas que padecen cáncer de páncreas no presenta antecedentes familiares de la enfermedad.

Podés leer: Qué cosas no decirle a una persona con cáncer

¿Se puede prevenir el cáncer de páncreas?

No hay ninguna forma cien por ciento segura de prevenir el cáncer de páncreas. Pero bajar los factores de riesgo suma. Podés hacerlo tomando estas medidas:

  • No fumes: el hábito de fumar es el factor de riesgo más importante y evitable del cáncer de páncreas. Dejar de fumar ayuda a reducir el riesgo.
  • Mantenerse en un peso saludable: lograr y mantener un peso saludable también podría ayudar a reducir su riesgo. Aunque mantenerse activo físicamente y consumir alimentos sanos no tienen efectos claros sobre el riesgo de padecer cáncer de páncreas, ambas actividades pueden ayudar a mantener un peso saludable.
  • Adoptar una dieta saludable con énfasis en los alimentos de origen vegetal. Esto incluye al menos una cantidad de frutas y verduras equivalente a 2½ tazas todos los días. Optar por panes, pastas y cereales de granos enteros (productos integrales) en lugar de granos refinados, y comer pescado, aves o frijoles en lugar de carnes rojas y procesadas.
  • Limitar el consumo de alcohol: el consumo excesivo de alcohol puede derivar en afecciones, como pancreatitis crónica y cirrosis, que se sabe aumentan el riesgo de cáncer pancreático.
  • Limitarla exposición a ciertas sustancias químicas en el trabajo.

Después del diagnóstico, la clasificación de la enfermedad según su etapa proporciona información importante sobre qué tanto se ha propagado el cáncer en el cuerpo, así como información anticipada sobre la respuesta que habrá con el tratamiento.

Podés leer: Cáncer: lo que debemos saber para prevenir, tratar y curar

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!