Trabajar 4 días a la semana es bueno para la salud personal y la del planeta

Un creciente número de estudios ha demostrado que quienes trabajan muchas horas pueden aumentar el riesgo de sufrir algún tipo de enfermedad física o mental. En base a estas investigaciones hay quienes están pidiendo que la jornada laboral se reduzca a 4 días de trabajo y que sean 3 los días de descanso.

Pero ahora, a estos informes científicos que buscan mejorar la calidad de vida de las personas se suma otra serie de investigaciones que concuerdan con proponer la reducción de los días de trabajo pero esta vez ya no para beneficiar a la gente (o al menos no directamente) sino al medio ambiente.

salud-planeta-3_opt

Lo que sugieren estos estudios es que una jornada laboral reducida redundaría directamente en una clara reducción en el consumo de energía y, por lo tanto, también en una menor emisión de carbono a la atmósfera.

Ya en el año 2006, los economistas David Rosnick y Mark Weisbrot realizaron una investigación a partir de la cual concluyeron que si los estadounidenses redujeran sus horas semanales al nivel europeo, consumirían un 20% menos de energía.

Un año después, en 2007, el estado de Utah en los Estados Unidos, realizó un experimento innovador. Lo que decidieron la autoridades del estado fue reducir las jornadas laborales de los funcionarios a 4 días. En solo 10 meses se consiguió ahorrar aproximadamente 1,8 millones de dólares en energía. Las quejas de los habitantes que encontraban las oficinas públicas cerradas hizo fracasar el intento.

salud-planeta-1_opt

Claro que el beneficio para la salud individual que acarrea la reducción de las jornadas laborales de la semana también tiene su correlato en el mediano plazo en el entorno social y natural. Con personas que se enferman menos, se reducen los gastos y los recursos utilizados en salud pública.

De hecho, en Suecia, un experimento de reducción de horas laborales demostró que los trabajadores enfermaban menos y aumentaban su productividad si trabajaban solo 6 horas al día.

salud-planeta-2_opt
Por otro lado, los costos de las horas de trabajo son como dijimos, mayor pobreza de salud y menor bienestar para los trabajadores. Sin embargo, para los empleadores también hay costos en términos de menor productividad y una menor rentabilidad.

“Para llegar a disfrutar de un fin de semana de tres días tenemos que replantear la ética de trabajo que prevalece hoy” dice David Spencer, investigador de historia económica que ha realizado un profundo análisis sobre los límites cambiantes entre la economía del trabajo y su efecto en la salud.

Trabajar menos para vivir mejor y para ser responsables en el cuidado del medio ambiente. Beneficioso por donde se lo mire.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo