VIH y SIDA: ¿realmente sabés de qué se trata?

Síntomas, tratamiento y prevención del virus

Desde que se descubrió a principio de los años ochenta, alrededor de 35 millones de personas han muerto por causas relacionadas al VIH -virus de inmunodeficiencia humana- o su etapa más avanzada, el SIDA.

Este virus ha tenido efectos devastadores en comunidades muy diversas e incluso en naciones africanas enteras. Pero, si bien en 2016 murieron un millón de personas por causas relacionadas al VIH, los avances de la ciencia han permitido transformar el VIH de una sentencia de muerte a una patología crónica con la que viven 37 millones de personas en el mundo.

Pero, a pesar de los avances médicos, hay mucho por hacer para erradicar el virus y la enfermedad del SIDA. Acá está todo lo que tenés que saber.

¿Cómo se trasmite el VIH?

Lo escuchamos un millón de veces, el VIH puede transmitirse a través del contacto sexual sin protección, al compartir agujas, con el contacto de sangre contaminada o por vínculo materno-filial (hoy en día existen tratamientos para prevenir la transmisión de madre a hijo).

Sin embargo, el riesgo de contraer VIH varia mucho según el tipo de exposición y comportamiento. No necesariamente tener sexo sin protección con una persona que vive con HIV resulta en contagio.

Por ejemplo, para aquellos que receptores de sexo anal, solo una de cada 71 exposiciones resultan en transmisión del virus. Es aún más bajo para aquellos del otro lado y aquellos involucrados en sexo vaginal.

Esto tampoco quiere decir que no podes contraer el virus por tener sexo una vez con una persona infectada si te cuidaste en todas tus demás relaciones. Solo quiere decir que no se da por sentado que te vas a contagiar.

Un factor que aumenta las chances de contraer VIH es tener otra enfermedad de trasmisión sexual

Incluso, existen estudios que demuestran que la terapia retroviral preserva la salud de aquellos que viven con VIH y disminuye la transmisión en aquellos que alcanzan niveles de indetectabilidad.

Un factor que aumenta las chances de contraer VIH es tener otra ETS. Eso es porque los mismos comportamientos que te llevaron a contagiarte la primera pueden aumentar tu riesgo de tener VIH. Además, tener heridas abiertas también ayuda al contagio.

¿Quién puede tener VIH?

¡Todos! El VIH no es un virus selectivo y todos podemos tenerlo. Existen algunos grupos con mayor riesgo pero cualquiera puede contraerlo. El mayor problema es el desconocimiento: alrededor del 40 por ciento de las personas infectadas no conocen su condición (en Argentina el porcentaje es menor). Esto puede provocar la transmisión del virus de manera involuntaria.

El VIH no es un virus selectivo y todos podemos tenerlo

¿Qué genera el virus en tu cuerpo?

El VIH tiene un mecanismo muy complejo para operar. Si no generara tanto miedo, lo podríamos comparar con los servicios de inteligencia. El VIH se infiltra y toma control del sistema de demonológico del cuerpo. Luego, utiliza la maquinaría para reproducirse y atacar nuevas células.

Existen tres etapas diferentes luego de contraer el virus. La primera puede causar síntomas parecidos a los de la gripe en algunos pacientes. Sucede algunas semanas después de contraerlo y es la etapa en la cual existen más posibilidades de transmisión, ya que la persona infectada no lo sabe y todavía no generó suficientes anticuerpos para que el estudio pueda diagnosticarlo.

Las personas con SIDA por lo general no mueren por ello sino por otras enfermedades que se aprovechan de un sistema inmunológico deficiente y debilitado

Durante la segunda etapa el virus sigue reproduciéndose pero la persona no muestra ningún síntoma. El SIDA es la tercer etapa, la más avanzada. En ese punto el virus ha tomado control del sistema inmunológico permitiendo el ingreso de infecciones oportunistas.

Las personas con SIDA por lo general no mueren por ello sino por otras enfermedades que se aprovechan de un sistema inmunológico deficiente y debilitado.

¿Existe una cura para el VIH?

A pesar de años de investigaciones, no existe una cura para el VIH. Una de las causas es que la mutabilidad del virus es muy rápida y los científicos no pueden seguirle el ritmo. Sin embargo,  ha habido algunos avances significativos en el tratamiento.

La terapia antirretroviral altamente activo, que evita la replicación del VIH. No cura la infección, pero evita que el virus se multiplique y que destruya las defensas del cuerpo. El tratamiento es crónico, es decir que una vez que se empieza es necesario tomarlo todos los días, toda la vida. Si el tratamiento se mantiene de forma correcta en el tiempo, las personas con VIH tienen una calidad y expectativa de vida similar a quienes no tienen el virus.

Si el tratamiento se mantiene de forma correcta en el tiempo, las personas con VIH tienen una calidad y expectativa de vida similar a quienes no tienen el virus

También hay tratamientos preventivos. Las mujeres embarazadas con VIH pueden realizar un tratamiento para evitar la transmisión vertical y aquellas personas que tienen relaciones con personas que pueden tener VIH pueden usar preservativos o tomar una droga preventiva.

¿Debería hacerme exámenes regulares?

Sí, claro. Sino formas parte de ningún grupo de riesgo no es necesario que lo hagas cada tres meses ni todos los años pero es bueno hacer un chequeo cada tanto. Si tenés posibilidades altas de contagio, lo ideal es hacerlo cada tres meses para evitar el período ventana que corresponde a la primer etapa de indetectabilidad. Lo ideal es incluirlo en el chequeo anual.

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Movida Sana!

Ayudanos a compartir notas buenas para tu salud

BV

¡Hacete fan!