Vuelta al cole: controles médicos para comenzar las clases

Las vacunas

El ingreso a la escuela aumenta la exposición de los chicos a ciertas enfermedades. En su interacción comparten objetos y diferentes utensilios con amigos, además no suelen lavarse las manos con frecuencia y se llevan todo a la boca. Por eso, la aplicación de vacunas es la mejor prevención.

El Estado Nacional garantiza vacunas gratuitas en todos los centros de salud y hospitales públicos, motivo por el cual todos los niños deben estar inmunizados.

Es fundamental que se cumpla con el calendario establecido ya que ayudaremos a los niños a no contraer enfermedades, y se beneficiará toda la comunidad al disminuir la circulación de ellas.

Aquellos que tengan 6 años, deberán ser vacunados con La Sabin, que es contra la Poliomielitis, La Triple Viral, que es contra el Sarampión, la Rubeola y la Paperas y finalmente La Triple Bacteriana, que previene a la Tos convulsa, la Difteria y el Tétanos. Existe una alternativa de vacuna que cubre estas cuatro enfermedades, se llama Cuádruple, y que se aplica en forma intramuscular.

a los 6 años y a los 11 los niños deben vacunarse. Es gratis en Argentina, y es fundamental para cuidar la salud individual y colectiva

A partir de los 11 años, se deberán aplicar la vacuna la Triple Bacteriana Acelular, que protege contra tétanos, difteria y tos convulsa. En el caso de las niñas, se recomienda la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano, para prevenir el cáncer de cuello de útero.

Se recomienda consultar con el pediatra por una vacuna optativa, que está por ser incluida en el calendario de vacunación en niños más pequeños, que tiene una indicación durante toda la infancia y adolescencia y es la vacuna contra el Meningococo.

Apto físico

Pero las vacunas no son todo. Cada vez es más frecuente el pedido de apto físico para la realización de actividad física en edad escolar. Es indispensable realizar controles anuales a nuestros hijos con su pediatra de cabecera, para que puedan jugar y divertirse sanamente, además de tener como fin el mejor desarrollo y bienestar de los chicos y prevenir enfermedades a futuro.

Es indispensable realizar controles anuales a nuestros hijos con su pediatra de cabecera, para que puedan jugar y divertirse sanamente

En relación al deporte y los chicos, si bien la muerte súbita es poco frecuente, es necesario hacer estudios que alerten y o descarten esta posible afección. El pediatra es quien debe evaluar al niño con un examen físico y un exhaustivo interrogatorio a los padres, podrá contemplar la posibilidad de avanzar con estudios más específicos. Para tener una idea aproximada de cuándo es conveniente hacer chequeos con el cardiólogo, una buena alternativa es hacerlo al comenzar la primaria y lo mismo con el inicio de la secundaria.

La actividad física cumple un rol fundamental en el niño, no solo porque su cuerpo está en movimiento y evita el sedentarismo sino también porque estimula su desarrollo. Debe verse a la actividad física como una herramienta más que ayudará al niño a insertarse en la sociedad.

Finalmente, y no por ser último es de menor importancia, también realizar controles pediátricos para seguir de cerca el desarrollo de los chicos, controles visuales, bucales, auditivos y por supuesto fomentar los hábitos de una alimentación saludable y la práctica de actividad física. De esta manera, veremos crecer fuertes y sanos a nuestros hijos.

Fuente: Dr. Diego Montes de Oca, Pediatra (MN 84881)

Seguir leyendo:

Finlandia: el país con mejor educación, enseña a leer a los 7 años

“Yo nunca fui a la escuela”: un libro que invita a pensar

Médico de familia: las especialidades médicas en la sociedad que se viene

5 claves sobre la gripe y su prevención: por qué conviene vacunarse

 

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo