3.000 condones llenos de agua y luz para crear gotas de lluvia gigantes

 

Los diseñadores siempre un poco irreverentes de “Luz Inrerruptus” crearon esta vez la instalación “Lluvia Interactiva” para la muestra de arte del Centro Waterman Artes de Brentford, al oeste de Londres.

“Queríamos destacar la necesidad vital de agua y cuan aborrecible es privatizarla y no considerar que eso ocurre solo para el beneficio de unos pocos”, dijeron los diseñadores.

Luz-Interruptus_Rain-Interactive-installation_Condoms_Waterman-Arts-Centre_London2

 

Para construir la pieza- instalación, el equipo utilizó 3.000 condones extra grande (y extra-fuertes) que se llenaron con agua teñida de azul. Cada una de las gotas cuenta con una pequeña luz autónoma, lo que les permite brillar desde dentro.

“Pensamos que esto fundamentalmente es conceptualmente apropiado, ya que los condones están diseñados para preservar en ellos la verdadera fuente de la vida”, dijeron los diseñadores, quienes anteriormente habían hecho flotar cientos de guantes de látex inflados e iluminados en un lago francés.

Luz-Interruptus_Rain-Interactive-installation_Condoms_Waterman-Arts-Centre_London3

Las gotas fueron colgados en distintas alturas de un marco en forma de cubo en la entrada del centro de artes.

Los empleados del centro, así como a los visitantes de todas las edades, se les dio la oportunidad de colaborar con el armado de la instalación de “Luz Interruptus” ayudando a añadir las gotas de agua a la pieza cúbica.

Luz-Interruptus_Rain-Interactive-installation_Condoms_Waterman-Arts-Centre_London4

Los diseñadores compararon las gotas de lluvia gigantes a “la forma y a la consistencia de pechos de silicona” y dijeron que son “agradables al tacto cuando uno las puede apretar”.

“Uno podría bucear y acariciar los elementos colgantes mientras se escucha el suave sonido del agua al moverse”, agregaron.

Luz-Interruptus_Rain-Interactive-installation_Condoms_Waterman-Arts-Centre_London6

La pieza sigue el trabajo del estudio con la luz, que se ha visto ya en otras instalaciones como cuando hicieron brillar intensamente miles de libros en Melbourne, o cuando usaron bolsas de plástico como lámparas que se utilizaron para llenar contenedores de basura en Suiza.

En una pieza más atrevida, el estudio añadió cientos de pezones de silicona iluminados a las estatuas exteriores del Museo de Arte Público en Madrid.

Sumate a la conversación

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo