Dubái inauguró el Museo del Futuro

La maravillosa estructura combina ciencia, tecnología y medio ambiente a través de diferentes habitaciones distribuidas en siete pisos. ¡Conocelo!

Este 22 de febrero se inauguró en Dubái, Emiratos Árabes Unidos, un “símbolo de la modernidad”. Es que abrió sus puertas el espectacular Museo del Futuro, una maravillosa obra arquitectónica que busca mostrarle a todos sus visitantes cómo será el mundo dentro de 50 años.

Shaun Killa, arquitecto encargado de diseñar el museo, armó una obra que tiene forma de anillo y no contiene ningún tipo de columnas como soporte, algo más que curioso. Otro aspecto llamativo es la decoración de las ventanas, ya que contienen un poema árabe con caligrafía de dicha región. En él, el gobernante de Dubai, explica las aspiraciones que tiene el emirato en el futuro.

dubai miracle garden
Te puede interesarDubai Miracle Garden: el jardín más grande del mundo

La estructura del edificio es tan bonita que el mismo gobernante del Emirato de Dubai, el jeque Mohammed bin Rashid Al Maktoum, lo calificó como “el edificio más bonito de la Tierra”. Tiene una superficie total de 30.548 metros cuadrados que es alimentada por más de 4000 megavatios íntegramente de energía solar.

El Museo

A lo largo de sus 7 pisos El Museo del Futuro pretende transformar la percepción del futuro que tenemos en el 2022, planteando un mundo totalmente distinto al que vivimos hoy por hoy, situado dentro de 50 años.

Por otro lado, incita a los turistas que lleguen a visitarlo a reencontrarse con sus sentidos y, aunque sea por unas horas, dejar sus celulares. A pesar de que, durante el recorrido, se pueden encontrar con pantallas táctiles e invita a vivir experiencias digitales. 

A su vez muestra tecnologías relacionadas con el agua, la alimentación, la salud y el transporte y, también, hay un piso dedicado exclusivamente para los más chicos.

Las entradas ya están disponibles para todos en su sitio web y tienen un precio de, aproximadamente, 40 dólares estadounidenses por persona. 

Seguí leyendo Buena Vibra: