Viajar en Crucero es una experiencia diferente

“¿Cómo será?”, es la pregunta cuando muchos amigos hablan maravillas de su experiencia crucerista.

Cuando te animes a hacerlo, verás que hay ventajas e inconvenientes como en cualquier tipo de viaje, pero sin duda es una opción de viaje diferente, capaz de aportar sensaciones nuevas, muy placenteras y tan lícita como la del que le gusta perderse en la montaña, ir a la playa, recorrer culturas desconocidas o perderse en los museos.

En mi experiencia, lo mejor del crucero es la posibilidad de desconectarte del mundo, de ser dueño de tu tiempo y decidir lo que hacés en cada minuto. El stress se queda en el puerto y a bordo solo suben las ganas de dedicarte a vos, divertirte y descansar.

Sentirás una vuelta a la niñez, risas, anécdotas, vida social, espectáculos magníficos y diferentes, además de ir conociendo lugares distantes uno del otro, sin preocuparte de las valijas, o de los mapas o GPS para ver cómo llegar.

Para mí, la única cosa cuestionable del crucero, es que hay ciudades que necesitan más días para conocerlas, entonces hay que saber que solo se dispone de paradas breves; y aunque tu ritmo sea intenso, algunos lugares no los podrás abarcar como te gustaría.

Si vas a hacer un crucero por el Mediterráneo y no conocés Roma o Estambul, te va a quedar mucho sabor a nada. Entonces habrá que armar la visita a esas grandes ciudades, antes o después del crucero, o, darle un vistazo y dejarlas en la lista del próximo viaje. Todo lo demás es puro disfrute!

Aquí fotos sacadas desde el crucero o en las bajadas del mismo:

Existen un sinfín de actividades que podrás realizar al hacer un crucero. Actividades que no te dejarán tiempo para aburrirte, ya que seguramente no podrás con todas y muchas veces elegirás quedarte descansando en una reposera mirando el mar, o en la privacidad de tu camarote.

Hay eventos y actividades para los más pequeños, para los adolescentes, para los adultos, e incluso para los más gourmets; desde parques infantiles y sesiones de cuenta cuentos, hasta catas de vinos y clases de yoga.

También podrás relajarte en spas y disfrutar de tratamientos de todo tipo. De hecho los cruceros suelen ser un espacio ideal para encontrar la paz y el bienestar.

El deporte está garantizado en todo crucero, ¿te imaginas escalando una pared con el mar de fondo? Esto es solo un ápice de lo mucho que te puede ofrecer un crucero.

¿Le tenés miedo a los mareos?

Hay gente propensa a marearse, sin embargo es una sensación que puede desaparecer a las pocas horas. El cuerpo se relaja y se tiende a dormir más de lo que se está acostumbrando, ya que el movimiento del mar incita a la relajación y a desconectar.

La brisa marina y el vaivén de las olas hacen que los músculos y los sentidos se relajen para dejar atrás el mundo exterior. ¡Fuera las preocupaciones, estás de viaje en alta mar!

Tu tiempo lo manejás vos:

Todos los itinerarios a bordo de un crucero incluyen multitud de excursiones en tierra que los pasajeros pueden o no realizar; eso depende de las preferencias de cada uno.

Lo mejor es que eso da la posibilidad de viajar al propio ritmo y que, si en algún momento, se prefiere descansar a caminar se puede optar por ello.

Seguí leyendo:

Crucero high-tech: alta tecnología y mucha diversión en Anthem of the Seas

Cruceros de Navidad con Mickey Mouse 

Crucero por el Danubio

Crucero por el Báltico: paraísos a bordo de un 5 estrellas

Crucero por Berlín y alrededores

 

 

  • Buena Vibra
  • Movida Sana
  • Por el Mundo

¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!
¡Hacete fan de
Por el mundo!

Ayudanos a compartir notas que invitan a viajar

BV

¡Hacete fan!